Los MENA en el centro del conflicto social en Cataluña

Es la cuarta vez este año que un centro tutelado sufre un altercado violento. La Generalitat considera que el auge de la extrema derecha tiene que ver con las últimas reyertas y manifestaciones en contra de este colectivo de menores

Los MENA en el centro del conflicto social en Cataluña
Un grupo de jóvenes en un centro de acogida

En lo que llevamos de año, municipios como Castelldefels, Rubí, Canet de Mar y, recientemente, El Masnou y Calella han protestado por la presencia, en aumento, de menores migrantes no acompañados (MENA) en sus calles. Estos menores, mayoritariamente extranjeros, llevan semanas protagonizando un huracán político y mediático entre manifestaciones xenófobas y acusaciones de protagonizar robos y violaciones en las localidades en las que son acogidos.

Los últimos lugares en los que la llegada de estos menores sin padres y desamparados por las administraciones han elevado la tensión han sido El Masnou y Calella, ambas poblaciones de la comarca del Maresme, en Barcelona.

Los desencadenantes

En la apacible población costera de El Masnou, los Mossos d’Esquadra detuvieron hace una semana a un menor migrante no acompañado, tutelado en un centro de acogida de dicha localidad, acusado de intentar violar a una chica, también menor, en plena calle y realizarle tocamientos. Según fuentes cercanas a la investigación, los amigos del joven, también menores tutelados, pudieron evitar que consumase la agresión sexual, se lo llevaron y le recriminaron su actitud.

Además, el pasado viernes 28 de junio otros dos menores tutelados, en este caso en Canet de Mar, también en la comarca del Maresme, fueron acusados de una agresión sexual de madrugada a una joven, mayor de edad, en esta la localidad. Y, por otro lado, en Calella, se registró una pelea multitudinaria hace dos semanas en la que se enfrentó un grupo de personas de etnia gitana y varios jóvenes no acompañados alojados en un establecimiento hotelero de la zona. El detonante de la reyerta fue el robo de un teléfono móvil a un adolescente.

Estos tres incidentes, en la misma comarca costera, desencadenaron una oleada de quejas, movilizaciones y manifestaciones que culminaron en una violenta reyerta a las puertas del centro de acogida Josep Maria Batista i Roca en El Masnou y en una nueva agresión entre miembros de la comunidad gitana y varios MENA en las inmediaciones del centro de acogida de Calella.

Cuatro menores heridos en El Masnou

Los hechos ocurrieron este pasado jueves por la tarde en El Masnou, tras una doble manifestación antiracista y de personas contrarias al colectivo, que vivió varios momentos de tensión.

Según confirmaron fuentes de la Generalitat y del mismo centro de acogida, un grupo de personas irrumpió en el centro de menores Josep Maria Batista i Roca, agrediendo a diversos jóvenes. Cuatro de los más de 50 que residen ahí, tuvieron que recibir atención médica por diversas heridas y contusiones y fueron trasladados al hospital Germans Tries i Pujol (Can Ruti) de Badalona, aunque el pronóstico no fue grave.

La estampa sacudió a los vecinos de la localidad, que vertieron en las redes su preocupación por la escalada de tensión en su pueblo. «Un grupo xenófobo ha subido a la casa de acogida y ha irrumpido en el patio increpando a los menores, todo ello con la presencia de los Mossos. Un día negro para la historia de El Masnou», apuntó uno de ellos.

Dos heridos más en Calella

Después del ataque ultra en el centro de menores migrantes en El Masnou, el pasado viernes un grupo de personas de etnia gitana se manifestaron frente al hotel donde residen 60 menores migrantes en Calella.

Se enfrentaron a algunos menores migrantes que residen en el espacio. Tras gritos e insultos llegaron a las manos y dos personas resultaron heridas. De hecho, el SEM tuvo que trasladar cuatro ambulancias y los Mossos están investigando los altercados. Sin embargo, se desconoce si las víctimas son niños tutelados o manifestantes.

La alcaldesa, Montserrat Candini, recrimina al Govern que un hotel turístico no es el lugar más idóneo para acoger los jóvenes, según declaró a Ràdio Calella. Candini insistió en no criminalizar al colectivo. «Los MENA representan el 8% del incivismo entre los jóvenes de su edad que hay en la ciudad», explicó.

La Generalitat acusa a la extrema derecha

El ‘conseller’ de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, Chakir el Homrani, aseguró en una rueda de prensa que el ataque al centro de menores de El Masnou fue organizado por grupos de extrema derecha, que así «han traspasado una línea roja», y anunció que la Generalitat se personará para ejercer como acusación popular contra los atacantes.

Además, la Fiscalía de Delitos de Odio de Mataró asumirá la investigación del intento de asalto al centro de menores extranjeros tutelados por la Generalitat.

El ‘conseller’ se reunió este viernes con el alcalde de El Masnou, Jaume Oliveras, para valorar el ataque a un centro de menores tutelados en el municipio. Tras el encuentro, los dos políticos determinaron que «trabajarán conjuntamente y con la máxima contundencia para que un episodio así no vuela a ocurrir» y confirmaron que ambas administraciones ejercerán la acusación contra los atacantes por delitos de incitación al odio, allanamiento de morada, amenazas, lesiones, desórdenes públicos y atentado a la autoridad entre otros.

Oliveras, asimismo, reclamó más ayuda para solventar el conflicto: «Nosotros no somos los responsables de la gestión de los menores, pero necesitamos más medios«, dijo.

Asimismo, aseguró que los municipios necesitan recursos para ofrecer más propuestas, proyectos y formaciones relacionados con la atención a la convivencia de estos menores. En otras declaraciones, en RAC1, y en la misma línea, el alcalde de El Masnou ha pedido que no se banalice la actuación de grupos de extrema derecha que se manifiestan contra los menores.

Vox podría estar detrás de las movilizaciones

En estos momentos, la policía catalana está investigando los hechos. En esta ocasión, la investigación la coordina grupo central de información de los Mossos que, entre otras materias, es el equipo especialista en grupos de ultraderecha.

Como ha adelantado El Periódico, entre los instigadores de la protesta se barajan varios nombres. Uno de ellos, Jordi de la Fuente, exportavoz de Plataforma por Cataluña y actual militante de Vox. Con un megáfono, entre otras premisas, sugirió a los niños que viven en el centro a que se “inmolaran”. El partido lo reconoce, dice que fue a nivel particular, aunque niega que le vaya a retirar el carné de militante.

Otra persona que instigó a la protesta, al menos a través de las redes es Antonio Tripiana, que se presentó por Ciudadanos en las elecciones municipales de Teià. Desde el partido informan que no está afiliado, que ignoran el papel que haya podido tener en los actos violentos y que condenan el ataque.

La cuarta agresión en lo que llevamos de año

Poblaciones como Castelldefels o Rubí también han protagonizado momentos de extrema tensión entre los vecinos, el colectivo de ultraderecha y los MENA.

En Castelldefels un grupo de jóvenes del municipio se enfrentó a otro grupo de MENA a las puertas del centro donde estaban acogidos. un grupo de 25 jóvenes del municipio atacó la casa de colonias que acogía a 35 MENA. Según un informe del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias junto con las primeras declaraciones de los Mossos, el grupo de jóvenes migrantes habría lanzado piedras desde una colina a los jóvenes del municipio que más tarde perpetraron el asalto. De dicha agresión no salió nadie herido.

Y, aun que sin protagonizarse ninguna pelea multitudinaria, otras poblaciones como Canet de Mar, Rubí o Arenys de Mar también han vivido manifestaciones contrarias a este colectivo y se han propuesto, incluso, patrullas ciudadanas, para minimizar los robos que, según los vecinos, ejecutan estos jóvenes no acompañados.

Su situación en Cataluña

La Generalitat estima que unos 5.500 menores migrantes no acompañados llegarán a Cataluña durante 2019. La mayoría proceden de Marruecos y del África subsahariana y tienen entre 15 y 17 años. Cuando llegan a la comunidad, estos jóvenes pasan a estar bajo la tutela de la Dirección General de Atención a la Infancia y a la Adolescencia (DGAIA).

Asuntos Sociales ha creado 2.000 plazas en un centenar de centros durante el año pasado para acoger a estos menores. Y, como afirmó a eltaquigrafo.com, la plataforma de seguridad ciudadana ‘Helpers BCN’, solo el 20% de estos jóvenes ha delinquido alguna vez, desde su llegada a Cataluña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here