Los locales de ocio nocturno piden un plan de rescate para el sector

Fecalon lamenta que los departamentos de Salud e Interior de la Generalitat lleven más de 15 días sin darles respuesta, provocando que los pocos locales que han decidido abrir sus puertas no tengan ningún protocolo oficial y detallado para el sector.

Los locales de ocio nocturno piden un plan de rescate para el sector
Hace mucho tiempo que los locales de ocio no ven sus pistas así | ANTOINE JULIEN (UNSPLASH)

El ocio nocturno es uno de los sectores que ha salido más perjudicado por el impacto de la pandemia en la economía de nuestro país. Como ha ido relatando el presidente de la Federación Catalana de Locales de Ocio Nocturno (Fecalon), Fernando Martínez, a este medio a lo largo de los últimos meses, «el ocio nocturno no solo tuvo que cerrar sus puertas durante los largos cien días que perduró el estado de alarma, sino que es el sector que ha tenido más complicaciones a la hora de reabrir, dadas las exigencias de la nueva normalidad y, además, es el primero que debe cerrar sus puertas en caso de rebrote como ha sucedido con los locales de Barcelona y su área metropolitana».

Es por ello, y teniendo en cuenta que menos del 40% de los locales han podido reabrir tras el estado de alarma, que los representantes del ocio nocturno catalán se han aliado para pedir a la Generalitat un plan de rescate que contemple ayudas económicas directas e inmediatas que permitan la subsistencia del sector tras el impacto de la pandemia y «aseguren el mantenimiento de los 37.000 puestos de trabajo que ofrece el sector», así como, «la viabilidad de las 3.600 empresas que conforman el conjunto del ocio nocturno en Catalunya». Esta propuesta no va dirigida, en exclusiva, a las administraciones catalanas, sino que hacen un llamamiento al Gobierno y a las instituciones europeas para que elaboren una propuesta de rescate para este sector, a quien le está tocando vivir la parte más triste de la «nueva normalidad», la cual no contempla las relaciones interpersonales del mismo modo que las entendíamos hasta ahora.

Desde Fecalon, unida en esta causa con la Asociación de Salas de Conciertos de Catalunya y el Gremio de empresarios de discotecas de Barcelona y Provincia, lamentan que parecen ser los grandes olvidados de las administraciones. «Mientras que el comercio, el turismo o la cultura han recibido inyecciones económicas para remontar, el ocio nocturno permanece ante la incertidumbre de saber si podrán permanecer abiertos, incluso si podrán subsistir a esta situación», apuntan fuentes de Fecalon a este medio.

Consideran que su presencia es un factor fundamental para el tejido empresarial del turismo y la cultura de este país y, por ello, se ven en la necesidad de pedir un plan que permita afrontar los importantes gastos de alquiler de los locales, los suministros, el personal, los impuestos municipales, autonómicos y estatales, así como las cuotas de la seguridad social y de autónomos. «Gastos que se complican, si tenemos en cuenta, apuntan fuentes del gremio, que los locales tienen limitación de aforo y riesgo de cerrar en caso de rebrote».

También carecen de protocolos

En la misma línea del olvido, el sector lamenta que lleven más de 15 días sin respuesta de los departamentos de Salud e Interior de la Generalitat, con quienes estaban elaborando un plan sectorial de contingencia que determinara las bases para poder reabrir, cumpliendo con las exigencias de la nueva normalidad.

La falta de respuesta ha provocado que los pocos locales que han podido abrir (se estima, según Fecalon, que son menos del 40%) hayan tenido que autorregularse, aplicando aquellas medidas que cada uno, de forma particular, ha creído que eran más oportunas, pero sin tener ninguna guía detallada ni ninguna normativa aprobada por el Plan Territorial de Protección Civil de Catalunya (Procicat), que se pueda aplicar de forma específica a su actividad.

«Desde el primer momento, el ocio nocturno ha defendido que la única manera de evitar la propagación del virus en el contexto del ocio es a través de una estricta regulación que dé seguridad al público, pero que también permita a la mayoría de los locales poder abrir y ejercer su oficio en condiciones», asegura Martínez. El presidente de Fecalon añade que «una buena regulación evitaría la proliferación de botellones, fiestas ilegales y clandestinas, en las que no hay ningún tipo de control sanitario».

La falta de regulación favorece los botellones

Es precisamente esta falta de regulación del sector —la que pide (y exige) Fecalon— la que provoca que desde la Generalitat y otras instituciones se criminalice y responsabilice al sector de los rebrotes registrados en Catalunya. «Más del 60% de las empresas adheridas al ocio nocturno catalán no han podida abrir sus puertas al ser inviable económicamente, por lo tanto —se enfada Martínez— asociar los rebrotes a nuestro sector es tremendamente injusto e incierto, ya que el ocio nocturno está totalmente legalizado ante el ocio ilegal (los botellones) que no tiene ningún tipo de control. ¿Con nuestros locales cerrados en Barcelona, a quien le darán ahora la culpa las administraciones?»,sentencia, con ironía, el presidente de Fecalon, en un comunicado al que ha tenido acceso este medio.

Desde el sector son conscientes que en las zonas donde hay un rebrote deberán cerrar sus puertas o limitar aún más sus accesos, pero lamentan la criminalización del sector, «cuando están siendo precisamente los representantes de este sector» quienes están pidiendo a gritos medidas que regulen de forma uniforme a todos los locales de ocio nocturno.

Exigen una respuesta inmediata

En este sentido, exigen una respuesta inmediata de las administraciones, donde se den soluciones tanto para el plan de rescate económico como para el plan de regulación sectorial que establezca unos protocolos comunes para evitar la expansión del coronavirus.

Desde el sector, se propuso establecer un rastreo de los asistentes mediante la venta anticipada o la recogida de datos personales a las puertas del local, el uso obligatorio de geles hidroalcohólicos en los accesos, salidas y espacios de interacción, el uso de mascarilla (excepto en el momento de consumo de bebidas), la limpieza constante de los espacios, incluidos los baños, la creación de rutas de circulación para evitar aglomeraciones en puntos determinados y el control del aforo, tanto en la sala como en las terrazas y en la pista de baile.

1 Comentario

  1. Y hubo unos meses,que en ese momento no se sabía cuánto,la miseria en su modelo comunista se repartió equitativamente entre sectores que antes hacían dinero como Churros. (Inspección y agencia Tributaria aparte)
    Donde queda el pangolin, murciélago y demás idioteces que promulgaron,como verdad incuestionable.
    Se exige respuesta inmediata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here