Los Guardian Angels de Nueva York, del Bronx a Barcelona

La popular patrulla ciudadana de NYC ha aterrizado recientemente en Barcelona para unirse a las patrullas locales y combatir juntos a los carteristas y delincuentes del metro barcelonés.

Los Guardian Angels de Nueva York, del Bronx a Barcelona
Los Guardian Angels patrullan, desde este martes, por Barcelona | Guardian Angels

El aumento significativo de hurtos y robos con violencia en la ciudad de Barcelona, datos confirmados por los Mossos d’Esquadra, ha llamado la atención de los Guardian Angels de Nueva York, la famosa patrulla ciudadana nacida en el Bronx a finales de la década de los 70. Con ciertas similitudes a las patrullas locales, los de Nueva York han aterrizado recientemente en la ciudad condal convencidos de que su fórmula puede ser útil también en la capital catalana.

Eliana Guerrero, en una entrevista con eltaquigrafo.com concedida el pasado mes de mayo, ya informó de la futura llegada de la patrulla estadounidense. Guerrero, la cazacarteristas más conocida del metro barcelonés, ya aseguró hace meses que los del Bronx vendrían a Barcelona a compartir métodos, consejos y nuevas técnicas de control y vigilancia.

Convencidos de que su fórmula puede ser de utilidad también en la ciudad condal, los Guardian Angels han empezado a asesorar e instruir a un grupo de cinco personas que desde hace un mes patrulla por las zonas más conflictivas de la capital catalana. Éstos, se han unido esta semana a las patrullas ya existentes, lideradas por Guerrero, entre otros.

«Estamos para ayudar»

Se da el caso de que una de las fundadoras del grupo, Nicole Orlando, nació en Nueva York hace 41 años, precisamente, la ciudad donde se creó la conocida patrulla ciudadana. «Mis padres siempre me enseñaron que los Guardian Angels estaban en la ciudad para protegernos, incluso cuando era adolescente, uno de ellos se acercó a mí y me dio una tarjeta de reclutamiento que aún conservo», recuerda Orlando en sus redes sociales.

Precisamente, los nuevos miembros de la patrulla ciudadana —instruidos en artes marciales— han utilizado sus respectivas redes sociales para presentar la iniciativa y exponer sus valores de trabajo y actuación. «Todos somos voluntarios, desarmados y apolíticos, y estamos ofreciendo libremente nuestro tiempo, no sólo para hacer que la ciudad sea más segura, mediante patrullaje preventivo visible, sino que también trabajamos para la comunidad en proyectos que la fortalecerán y harán que las personas estén más unidas», comenta Sarge, uno de los miembros, en uno de sus últimos tuits.

Sin embargo, su llegada no ha sido bien recibida por todos, sobre todo si nos referimos a Mossos y Ayuntamiento de Barcelona.

Bienvenida agridulce

Vestidos con pantalón negro, camiseta blanca y boina roja, ésta como símbolo característico, los discípulos de los ángeles de NYC se pasean desde hace un par de días por las líneas más transitadas y conflictivas del metro barcelonés, así como por el barrio del Raval. Pero su llegada, aumentando así la presencia de patrulleros, no ha sido una buena noticia generalizada, varios usuarios habituales del metro han asegurado a este medio que su presencia fomenta «todavía más» la sensación de inseguridad.

Y a estas opiniones de usuarios anónimos, se le añaden las declaraciones que un portavoz de los Mossos concedió a El País, asegurando que «las autodenominadas patrullas ciudadanas que persiguen a carteristas en el metro no aportan nada bueno, generan mayor sensación de inseguridad y utilizan herramientas que están al límite de la infracción penal».

Ya el pasado mes de julio, con la llegada de Albert Batlle al frente de los temas relativos a la seguridad de la capital catalana, se aseguró, desde el consistorio, que se combatiría a las patrullas ciudadanas. «La responsabilidad de la seguridad, el orden público y la ordenanza de convivencia, en democracia, corresponde a la Administración, no puede haber autoorganización, es peligrosísimo», se lamentó.

No quieren adelantarse

Su intención —como explicaron este martes durante su primer día de actuación— es vigilar y coger a algún delincuente in fraganti, pero no avanzarse, aunque reconozcan a los carteristas. Con ello, marcan distancias con las «Patrullas» que desde hace meses vigilan con éxito el metro de la Ciudad Condal bajo las órdenes de Eliana Guerrero, quienes tienen un registro fotográfico de más de 700 carteristas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here