Los asesinos de Badoo, un poco chapuzas

La Guarda Civil busca a un presunto tercer implicado, que hubiese sido necesario para enterrar el cuerpo del vecino de Getxo asesinado.

Los asesinos de Badoo, un poco chapuzas
La pareja presunta asesina del vecino de Getxo, José Antonio Delgado.

La falta de pericia o el exceso de confianza fueron elementos clave para la detención de los asesinos del informático de Getxo (Vizcaya), José Antonio Delgado, cuyo cuerpo se localizó el pasado jueves en las afueras de Pedrola (Zaragoza), tras quedar con la presunta asesina en el portal de citas Badoo.

Poco se imaginaba Delgado que su encuentro con la venezolana que había conocido por Internet iba a acabar con su vida. El hombre, de 54 años, indicó al GPS de su vehículo Mercedes que le llevara de Getxo a Luceni (Zaragoza), donde había quedado con la mujer, según publica El Periódico de Aragón, hecho que permitió que se localizara su vehículo.

Además, una vez asesinado y enterrado por sus presuntos captores (la mujer, su pareja y, quizá, un tercer y un cuarto implicados), éstos utilizaron su tarjeta de crédito para sacar dinero e incluso su teléfono móvil para vender el vehículo de la víctima.

Como si nada

Por si fuera poco, el presunto asesino, Mohamed A.D., nacido en Tánger, se desplazó con el vehículo, para su venta, como si fuera suyo, sin guantes, y quedó con el comprador en el aparcamiento de un supermercado de Utebo (Zaragoza), donde fue grabado por las cámaras de seguridad.

También ha ayudado el localizador de la pulsera de seguimiento que llevaba por su implicación en dos casos de violencia de género, según publica el Heraldo.

Tras el asesinato, Mohamed actuaba con absoluta normalidad e incluso se le vió algunas veces realizando compras en establecimientos del municipio.

Modus operandi

Se habían especializado en asaltar a hombres con los que se citaban a través de Badoo. La mujer detenida, que ejercía de cebo, contactaba con sus víctimas y les proponía ir en coche a una zona más apartada para tener más «intimidad». Una vez alejados de la ciudad, aparecía el segundo detenido, el «matón» y, entre los dos, le robaban el dinero, la cartera, el teléfono y el coche a la víctima. Esta vez,la cosa se les fue de las manos.

Según Heraldo, la Guardia Civil encontró este jueves dos pistolas (una era Taser, para disparar cargas eléctricas), una carabina, varios vehículos (el negocio aparente al que se dedicaban era limpieza de coches) y una decena de teléfonos móviles, material que podría proceder de robos anteriores a otras víctimas que no han presentado denuncia.

Sí lo hicieron otras dos víctimas de sendos asaltos sufridos en esa misma zona. Se ha apuntado que, al menos, dos hombres más denunciaron haber sido víctimas de robos violentos tras haber quedado con una mujer a través de la plataforma Badoo. Ellos, sin embargo, vivieron para contarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here