Los “apaleados” del 1-0 perdonan para evitar ser denunciados

Fuentes judiciales ha confirmado que se suceden los casos de personas que fueron lesionadas por la policía y la guardia civil durante las cargas del 1-0, que lo denunciaron y que han acabado retirando dichas denuncias por miedo al efecto boomerang

Plaza de la Paeria de Lleida | EFE

“Las presentes actuaciones sobre delitos leves 432/2017 se incoaron por lesiones, habiendo comparecido el denunciante D. Rubén Ramón M.S., manifestando que perdona al denunciado, renuncia expresamente a cualquier acción penal que pudiera corresponderle y solicita el archivo de las diligencias”.

Es sólo un ejemplo. El denunciante era uno de los ciudadanos que se concentraron en la escuela oficial de idiomas de Lleida durante la celebración del referéndum ilegal del 1-0.

Rubén Ramón M.S. resultó golpeado por un agente del Cuerpo Nacional de Policía que, siguiendo las órdenes dictadas por el mando del operativo, cargó contra los allí presentes al objeto de facilitar el camino a otros policías para que requisasen las urnas y las papeletas según había ordenado el TSJC. Este vecino de Lleida denunció al policía por un presunto delito de lesiones.

Se da la circunstancia que la mencionada denuncia desembocó en un juicio de faltas que no se llegó a celebrar porque el denunciante, de forma espontanea, perdonó al denunciado tras lo que el juez añadió que “procede el sobreseimiento libre de las presentes actuaciones y el consiguiente archivo de las mismas, al haber otorgado el ofendido su perdón, lo que extingue la acción penal”.

Esta secuencia se produce pocas semanas después de que, tal y como adelantó eltaquigrafo.com, otro juez dedujese testimonio contra un hombre, Gerard R.C., que también denunció a un policía por los golpes recibidos durante las cargas del 1-0. El policía fue absuelto pero él, el denunciante, se evidenció como una de las decenas de personas que trataron de impedir aquel día y en aquel colegio la actuación policial que seguía una orden dictada por el TSJC.

A partir de este razonamiento, la Abogacía del Estado solicitó en el juicio “que se dedujera testimonio por denuncia falsa contra Gerard R.C.”. El juez no lo aceptó. Si lo hizo, sin embargo, respecto a la petición formulada a continuación por la fiscalía: “Que se deduzca testimonio de las actuaciones a la subdelegación del gobierno en Lleida por si la actuación del denunciante fuere constitutiva de infracción conforme a la ley de seguridad ciudadana”. El juez, oído el alegato del fiscal concluye. “En este punto, cabe señalar que a la vista de las actuaciones, a lugar a lo interesado por el fiscal a los efectos oportunos”.

El artículo 36 de la mencionada ley castiga como falta grave y con hasta 6000 euros de sanción a quienes “impidan a autoridad o funcionario el cumplimiento de una orden judicial”.

Algunos denunciantes huyen del efecto boomerang.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here