Los abogados de los CDR detenidos denuncian contradicciones

Al estar acusados de terrorismo, los siete detenidos que se encuentran en Madrid podrían estar incomunicados hasta este jueves, cuando pasen a disposición judicial.

Los abogados de los CDR detenidos denuncian contradicciones
Operación de la Guardia Civil contra los CDR en la localidad de Sant Fost de Campsentelles | EFE

Los abogados de los nueve integrantes de los Comités de Defensa de la República (CDR) detenidos han denunciado contradicciones en el dispositivo policial y han explicado que todavía no han podido hablar con siete de sus representados, quienes ayer, tras las detenciones y prestar declaración ante la Guardia Civil, fueron enviados a Madrid.

En declaraciones a Rac1Xavier Pellicer, portavoz de Alerta Solidària, el colectivo de abogados que coordina la defensa, ha señalado que no tiene explicación lógica que se haya dejado en libertad a dos de los nueve detenidos pese a que también están acusados de terrorismo. Ha asegurado que «no se ha demostrado» que el material incautado sea explosivo y ha apuntado que «no se pueden perseguir delitos futuros». Pellicer ha señalado que no se les informó de la localización de los detenidos hasta que no denunciaron que llevaban más de 15 horas incomunicados y han asegurado que toda la información que tienen es a través de los medios.

Pellicer ha denunciado que todo este operativo no es más que una “guerra sucia mediática” por parte de la Guardia Civil y de la Audiencia Nacional que busca criminalizar al movimiento independentista para conseguir una “oportunidad electoral” y la “desmovilización”.

Posibilidad de estar incomunicados

En cualquier caso, el siguiente paso que tiene en mente la defensa es poder visitar a los detenidos y esperar a que la Audiencia Nacional les requiera para hacer una declaración, que se espera que será este jueves. Sin embargo, el hecho de que se les aplique la ley antiterrorista implica que pueden estar incomunicados hasta entonces.

De momento, lo que se ha podido confirmar es que los siete individuos que siguen detenidos han pasado la noche en dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, en la localidad de Tres Cantos, y están a la espera de comparecer ante el titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, que, desde hace año y medio, investiga posibles actividades terroristas.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional atribuye a los nueve detenidos delitos de terrorismo, rebelión y tenencia de explosivos y dice tener la «certeza» de que se proponían atentar con explosivos en el periodo comprendido entre el próximo aniversario del 1-O y la publicación de la sentencia del juicio del procés.

Tenencia de explosivos

Sin embargo, Pellicer, sobre el supuesto material para la fabricación de bombas caseras, se ha limitado a explicar que, según la propia información de la Guardia Civil, “son precursores que pueden ser susceptibles, siendo manipulados”, de fabricar explosivos pero, a su juicio, no son más que “fertilizantes de uso común que se pueden encontrar en cualquier casa”. Según el portavoz, “no hay explosivos porque si los hubiera, se habrían enseñado”.

Por otro lado, en el mismo registro que hallaron los materiales susceptibles para la fabricación de explosivos, también fue hallada termita ya elaborada. Se trata de un deflagrante de gran potencia, que se fabrica a partir de óxido de aluminio. La termita tiene un uso militar, para la eliminación rápida de estructuras o vehículos de metal, por su alto poder calórico, capaz de fundir el acero rápidamente. En el campo civil, y en dosis mínimas, la industria pirotécnica también usa este precursor incendiario.

Operación Judas

Esta situación se desencadena tras el operativo policial que tuvo lugar durante la jornada de ayer en distintos municipios de Catalunya, con un epicentro claro en Sabadell (Vallès Occidental, Barcelona). Hasta 500 agentes, con nutrida presencia de miembros de las Unidades Centrales Especiales y el Servicio de Información del instituto armado, especialistas en delitos de terrorismo han participado en el operativo, que ha sido bautizado como “Operación Judas” y que sigue en marcha y bajo secreto de sumario. La Fiscalía de la Audiencia Nacional, por su lado, sostiene que el grupo tenía ya «objetivos seleccionados». Entre el abundante material informático y documentación que les incautó, la Guardia Civil halló planos de accesos a la casa cuartel de Canovelles (Barcelona). La misma instalación policial fue objeto de duros escraches durante los sucesos del procés en septiembre y octubre de 2017.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here