Lo que la tramontana no se llevó

Los médicos que ejercen en Cataluña cobran menos que los del resto de comunidades autónomas, tampoco se ha incrementado el sueldo a los sanitarios y depende únicamente de la Generalitat

Ricardo Gómez de Olarte

En esta ocasión no voy a escribir mi pieza. Me limitaré a citar las palabras de otros y poner al lado algún hecho objetivo que otro

Jordi Pujol: “El andaluz es un hombre poco hecho, que vive en estado de ignorancia y de miseria cultural”. Por citar solo lo universalmente conocido y a modo de ejemplo sucinto debemos recordar que en Andalucía, en la Edad Media se construyeron la Alhambra de Granada, Medina Azahara y la mezquita de Córdoba, la Alcazaba de Málaga y la de Almería, los Reales Alcázares y la Giralda de Sevilla, los baños árabes de Jaén. Séneca (año 4 A.C.), fue un andaluz (cordobés), filósofo, político, orador y escritor romano conocido por sus obras de carácter moral. En la Edad Media, un tal Abbás Ibn Firná creo la primera ala delta de la historia, precursora de la posterior de Leonardo da Vinci. Averroes, filósofo andaluz medieval.

Catalina de Mendoza, del S. XVI, polifacética como el Renacimiento, se supo imponer al machismo y anulación de la mujer para dedicarse a las ciencias, la religión, los idiomas, la música, las matemáticas, la cosmografía, la filosofía, el dibujo y la pintura. “Un tal” Juan Ramón Jiménez, poeta del S. XX que “solo” obtuvo un premio Nobel. Un tal Pablo Ruiz, Picasso. Un tal Velázquez. En Cataluña, en la Edad Media solo han sido universalmente conocidos Ramón Llull (que era mallorquín). Posteriormente y como catalanes universales podemos citar a Agustina de Aragón (nacida en Reus), Pau Casals, Gaudí y Dalí. De todos ellos sólo se le conocen veleidades nacionalistas a Casals.

Joaquín Torra, referido los que no hablan en catalán en Cataluña: “Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeras, víboras, hienas. Bestias con forma humana, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con verdín, contra todo lo que representa la lengua”. Lo dice quien fue a un colegio de jesuitas hasta 1980, hizo casi toda su enseñanza en castellano y sin que nadie le prohibiera hablar en catalán.

Particularmente, como no soy catalano parlante, debo ser un carroñero, víbora, hiena, bestia con forma humana, que destilo un odio perturbado, nauseabundo, con dentadura postiza de verdín, etc.. Fui al mismo colegio jesuitas que ese señor, concretamente un curso por debajo, y ya en esa época Torra era blanco de todas las bromas (incluyendo las de cursos inferiores) por ser tan rarito.

Por cierto Sr. Torra, no estoy en contra de la lengua catalana, estoy en contra de la sinrazón catalán que Vd. representa. El odio que Vd. destila no es normal. Le recomiendo una urgente visita al galeno especializado de turno porque eso ya tiene toda la pinta de rozar algún tipo de alteración cognitiva con efectos jurídicos sobre su propia capacidad para el autogobierno.

Durán Lleida: “Con lo que damos nosotros, reciben un PER para pasar una mañana o toda la jornada en el bar”. Un Mosso de Esquadra raso cobra entre 33.684,96 y 37.978 euros brutos anuales. Un Guardia Civil de la misma categoría 24.515,9 euros y un Policía Nacional 24.524,5 euros. Los médicos que ejercen en Cataluña cobran menos que los del resto de comunidades autónomas –salario fijo hasta 10.000 euros menos al año- y trabajan 1.000 horas más al año.

En Cataluña tampoco se ha incrementado el sueldo a los sanitarios y depende únicamente de la Generalitat. Con lo que se llevaba hace años un diputado catalán, daba para vivir en un hotel en Madrid del estilo del Palace y que te detuviera la policía por darle una paliza a una prostituta o/y con un maletín con muchos millones injustificados y que ni siquiera trascendiera. ¡OJO! No digo que realmente sucediera, ojo. Digo que daba para eso.

Joan Oliver, exdirector de TV3, (la TV autonómica pública catalana) en 22 de enero de 2008 dijo: “Valoremos un poco la competencia técnica, la inteligencia, el trabajo y el esfuerzo, porque los españoles son españoles y son chorizos por el hecho de ser españoles, desde mi humilde punto de vista”. Joan Oliver está o estuvo imputado en el Juzgado de Instrucción nº 24 de Barcelona por «administración fraudulenta y descubrimiento y revelación de secretos» derivado del gasto de 3 millones de euros que refleja un informe de la Fiscalía General de Catalunya. Además, arruinó el Club Deportivo Reus dejando un pufo de 5.000.000.- euros mientras él cobraba 300.000.- euros.

Un tal David Font, alcalde de Gironella (un pequeño pueblo de la provincia de Barcelona) en 2015 publicó en Twitter “El estado español incumple reiteradamente la ley. Ellos hacen las leyes, ellos nos hacen las trampas. El 27S decimos basta” En 2017 es de los que se marchó a Bruselas a protestar por el “golpe de Estado” de 2017 de España contra Cataluña. Este Sr. David Font es el actual director de la Agencia Catalana de Turismo.

Dicha Agencia es la que ahora ha lanzado la campaña de turismo hacia Cataluña dirigida al resto de España bajo el lema de “Cataluña es tu casa”. El hombre, que no debe tener muchas luces, se ha olvidado de advertir a sus correligionarios que retiren cualquier símbolo independentista de la mayoría de monumentos y sitios oficiales del territorio catalán que siguen colgando. No creo yo que el turista nacional, en caso de dejar de recordar todas las barbaridades que los dirigentes indepes han soltado por sus respectivas boquitas, identifique mucho su casa con el independentismo (minoritario) catalán.

Hay muchas perlas más, pero el tema empieza a ser pesadito. En todo caso, algún apunte hacia ese sector indepe, al que le falta alguna lectura que otra, cuando dice frases del tipo “La batalla de un independista es la que se libra en las calles, en los medios, en las empresas e instituciones, para ser escuchado, valorado y reconocido.” Lo que realmente cansa es el actual cósmico alejamiento de la realidad de este sectarismo.

El movimiento indepe ya es una minoría dentro de Cataluña (43’7%, según la encuesta del CEO –el CIS catalán- de diciembre de 2019). Aburre ese suspirar constante por una Cataluña que jamás fue independiente: primero perteneció a la Corona de Aragón y luego al reino de España. Lo diga Agamenón o lo diga su porquero la historia no se puede cambiar. La guerra de sucesión fue de sucesión, no de secesión. Es más, Cataluña apoyaba a un candidato a rey de España más conservador y el resto de España a un borbón, más liberal. Pero ambos bandos defendían a la monarquía. Así pues, mal está mentir sobre los datos, pero peor está mentir sobre hechos históricos contrastados y ciertos.

Y cansa.

La batalla indepe, en la práctica, se ha traducido en violencia gratuita e innecesaria, con calles incendiadas y gente sin poder salir a la calle. Eso no es una revolución pacífica. Es violencia. Corre por ahí un video con el audio de la nueva campaña turística y las recientes imágenes de la Cataluña más actual que es muy ilustrativo.

Y cansa.

Lo cierto es que los representantes de esa Cataluña supuestamente independentista son jóvenes tan barbados como iletrados que resumen su pensamiento (o su ausencia del mismo) en frasecitas de Tweeter y posturitas de niño mal criado al que siempre se les ha dado la razón aun careciendo de ella.

Y cansa.

Menos mal que a los independes les queda el consuelo que la mayoría de sus oponentes políticos se dividen en dos: mentirosos y cobardes. A favor es que están todos a la misma altura: la del betún.

Y cansa, cansa muchísimo.

Serán más lentas, pero no creo que la razón, la historia y la verdad sean más débiles que la sinrazón, la cerrazón, la manipulación histórica y la mentira. Las primeras llegarán siempre más lejos que las segundas. Además, siempre habrá algún pobre desgraciado como este servidor que con un candil busque en el ágora un hombre honesto.

“El insulto deshonra a quien lo infiere, no a quien lo recibe”
Diógenes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here