Las marchas por Hasél incendian Barcelona por cuarta noche consecutiva

La cuarta noche consecutiva de protestas en Barcelona por la libertad del rapero Pablo Hasél se ha saldado, una vez más, con graves disturbios. Lo que ha comenzado como una concentración pacífica, ha terminado con barricadas y cuantiosos destrozos en las calles de la Ciudad Condal.

Las marchas por Hasél incendian Barcelona por cuarta noche consecutiva
Numerosos contenedores arden en el Passeig d'Isabel II, cerca de la Estación de Francia | Periscope

La cuarta jornada de protestas ha arrancado con una concentración pacífica convocada a las 19:00 del viernes en Plaça Universitat. A los pocos minutos, con mayor seguimiento que en noches anteriores, la plaza ha comenzado a llenarse. Según fuentes policiales, la manifestación ha sido secundada por unas 2.000 personas. 

Los primeros momentos han transcurrido con tranquilidad, a excepción de la incautación, ya en este primer emplazamiento, de un martillo y de una porra extensible a dos de los manifestantes que auguraba a los agentes una noche cargada de violencia. Paradójicamente, a través del micrófono “libre y abierto” a todo el que quisiese lanzar una proclama por la defensa de la libertad de expresión, los partidarios de Hasél han vuelto a señalar a la prensa y a tachar a los medios de comunicación presentes de manipuladores. 

Pocos minutos después han puesto rumbo por Ronda Universitat y Ronda de Sant Pere hasta la Plaça Urquinaona donde se han protagonizado los primeros momentos de tensión. A su paso por la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, en Vía Laietana, pequeños grupos violentos han lanzado todo tipo de objetos contra la línea policial situada en las inmediaciones del edificio. 

En esta noche en la que la proclama lanzada por la plataforma Llibertat Pablo Hasél solicitaba a los manifestantes que evitasen quemar bienes particulares como motos y coches, los asistentes se han cebado, una vez más, con los contenedores de la Ciudad Condal. En el cruce de Passeig d’Isabel II con Pla de Palau, a escasos metros de la Estación de Francia, los agitadores han levantado una pira de enormes dimensiones que ha provocado un gran incendio. Aunque otra de las peticiones de la plataforma era la de evitar la confrontación con los vecinos, la indignación y los gritos de desaprobación desde las ventanas de Ciutat Vella han terminado a botellazos contra las fachadas.

publicidad

Los disturbios se han extendido por las calles del Born, donde los manifestantes han causado desperfectos en establecimientos comerciales y han destrozado, al menos, tres entidades bancarias, dos en Pla de Palau y otra, que además han incendiado, en Carrer del Rec. 

La persecución policial ha continuado en la parte final de Las Ramblas donde los manifestantes se han encarado con los agentes de la Guardia Urbana y le han lanzado todo tipo de objetos, como sillas y mesas de terrazas de cafeterías y maceteros que, finalmente, han acabado siendo pasto de las llamas. A escasos minutos del toque de queda, se han desplegado en el lugar efectivos de la ARRO para reforzar a la GUB.

Medio millón de euros en desperfectos

Hasta el jueves, el Ayuntamiento de Barcelona estimaba los daños causados por los manifestantes durante los tres primeros días de protestas, en los que ardieron 200 contenedores, en una cifra de entre 400.000 y 500.000 euros. De esta esta cantidad, calculan una pérdida de 315.000  euros solo en contenedores. 

Dos nuevos detenidos 

Los Mossos d’Esquadra han confirmado la detención de dos manifestantes durante la noche del viernes, uno en Ronda Universitat con Balmes por atentado a la autoridad y otro en la zona de Las Ramblas con Santa Anna por desórdenes públicos. Se espera que el sábado se produzca otra manifestación multitudinaria, convocada a las 19:00 en Plaça Universitat que, con el pretexto de solicitar la liberación de Hasél, previsiblemente volverá a incendiar la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here