Las mafias del narcotráfico de marihuana, más especializadas y sofisticadas

Este negocio multimillonario implica a miles de personas, desde los capos de las mafias que dirigen el tráfico de esta sustancia, hasta los peones que la cultivan y la distribuyen.

Las mafias del narcotráfico de marihuana, más especializadas y sofisticadas
Plantación de marihuana indoor desarticulada en Esplugues de Llobregat

El negocio de la marihuana se ha extendido en los últimos cuatro años, periodo en el que incautaciones de esta «droga blanda» se han disparado en España y las redadas de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado son casi semanales, sobre todo en puntos muy concretos de las provincias de Málaga, Barcelona y Valencia. De los cerca de 20.000 detenidos por tráfico de drogas que se registran anualmente en España, más de la mitad lo son por cannábicos y la mayoría (casi un 70%) españoles, según datos y estadísticas oficiales. 

Este negocio multimillonario implica a miles de personas, desde los capos de las mafias que dirigen el tráfico de esta sustancia, hasta los peones que la cultivan y la distribuyen. «Los propietarios de una empresa de pinturas de Valdemoro (Madrid) que quebró con la crisis, jóvenes que se han quedado en paro, currantes que vieron menguar sus ingresos y temieron no llegar a fin de mes para mantener a sus familias…». Son algunos de los perfiles que describen los investigadores de la Guardia Civil para referirse a personas que han entrado en el negocio de la marihuana en estos últimos cuatro años.

Desde 2013 —cuando comenzaron a contabilizarse— hasta 2018, las incautaciones de plantas de marihuana se han incrementado, año a año, acumulando un aumento de casi un 600% (de 175.000 a casi un millón), según datos del Ministerio del Interior. «Ha ido subiendo progresivamente, con un repunte importante en 2017, que se ha mantenido al alza hasta hoy», coinciden los investigadores de Policía Nacional y Guardia Civil. 

Las mafias se han especializado

Los investigadores coinciden, además, en asegurar que las organizaciones dedicadas al cultivo y tráfico de marihuana se han especializado, y sus métodos de ocultación y producción cada vez son más sofisticados. De hecho, esta semana, fuentes cercanas a la División de Investigación Criminal de la Región Metropolitana Sur de los Mossos d’Esquadra aseguraban a este medio que parte de los trabajadores de estas mafias tan solo se dedican a buscar pisos o locales que cumplan una serie de requisitos mínimos donde instalar sus plantaciones. Por lo que no todos los locales sirven. 

Esta misma semana se desmantelaba una plantación indoor en Esplugues de Llobregat (Barcelona) con más de 1.800 plantas. Dos hombres albanos y uno español fueron detenidos in situ, los albanos incluso aseguraron dormir en colchones en el mismo local. A raíz de estas detenciones, pudieron comprobar cómo las mafias que están detrás tienen trabajadores que se especializan en buscar locales concretos. ¿Los requisitos? Que la instalación permita ocultar la actividad que ahí se está realizando. En este caso, el local permitió hacer un butrón hasta la comunidad de la parte posterior para pinchar la luz por debajo —los vecinos ni se percataron de ello— y, además, por el local pasaba la bajante general de agua en forma de columna, por lo que pudieron pinchar el agua sin que ni siquiera las compañías lo percibieran. 

Conflicto cerca del Estrecho 

Desde hace más de 30 años, España ha sido y es la puerta de entrada de la droga, concretamente la cocaína y la marihuana, de Europa. El hachís llega principalmente en lanchas a las costas del Estrecho y Andalucía desde Marruecos. 

El volumen de negocio ha llegado a un nivel tan elevado que se les ha escapado de las manos a las mismas organizaciones mafiosas, de tal forma que ya no pueden pasar desapercibidos y esto ha provocado que empiecen a protagonizar incidentes violentos a plena luz del día. Vendettas, amenazas y asesinatos son el pan de cada día, lo que ha generado una alarma social y llevó a que el Ministerio del Interior, a principios del año 2017, diseñara un plan de choque contra el narcotráfico en Andalucía: La Operación Estrecho.

Más de 400 agentes especiales de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía fueron destinados a aquella zona equipados con los medios económicos y técnicos más avanzados a manos del gobierno español. La Policía Nacional y la Guardia Civil han utilizado helicópteros, submarinos, radares del ejército e inagotables fondos reservados para poder comprar confidentes, consiguiendo en dos años desarticular seis de las principales organizaciones mafiosas de narcotráfico que operaban en el Estrecho. Según datos policiales, la cifra obtenida a raíz de esta operación, ejecutada durante los dos últimos años, con relación a las organizaciones mafiosas desarticuladas, asciende a más de 2.000 personas detenidas y se cuantifica en millones de euros interceptados en viviendas, barcos y coches de lujo incautados por la Policía.

Nuevo medio de vida

En algunos pueblos, es ya un medio de vida para muchos de sus habitantes, algunos porque han encontrado en el cultivo de la marihuana un modo de obtener un sobresueldo para sus empobrecidas economías, otros, los más jóvenes, porque ven la posibilidad de ganar un buen dinero, rápido, fácil y con poco riesgo, según analizan los investigadores. 

El negocio del narcotráfico en el sur de España adquirió tanta fuerza, que los principales clanes criminales europeos, gallegos, rusos y de otras nacionalidades se instalaron en la zona sur del litoral mediterráneo y en la costa andaluza, fundamentalmente en Málaga y Cádiz, para desarrollar su actividad delictiva. No sólo traficaban, sino que también vivían allí.

Esto significa que, con el paso de los años, estas organizaciones, como ya hicieron los gallegos con los vecinos de los pueblos donde tenían implantado su negocio, sobornaron y captaron a ciudadanos que vivían en Málaga, Cádiz y Algeciras u otros puntos del sur de la costa de España, para mantenerlos informados de los movimientos policiales y trabajando para ellos como peones, creando, de este modo, una importante red humana de personas involucradas e infiltradas en las principales mafias del narcotráfico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here