Las fuerzas de seguridad sufren dos nuevos ataques

En los últimos días la policía ha tenido que lidiar con el aumento exponencial de la violencia en las calles. Los últimos incidentes se han producido en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y en Manacor (Mallorca)

Las fuerzas de seguridad sufren dos nuevos ataques
Los sindicatos policiales se quejan de la violencia exponencial a la que los agentes tienen que enfrentarse | Twitter @policia

La policía ha sufrido dos nuevos incidentes en una semana dura para las fuerzas de seguridad. Después del aumento de la violencia en los botellones, que en el último fin de semana ha tenido como principal objetivo a los agentes del orden público, este miércoles los Mossos han sido objeto de otra agresión. 

Ha sucedido en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) donde, después de protagonizar un incidente con un patinete, los Mossos han pedido al conductor del vehículo eléctrico que se identificara. Al serle requerida la documentación, el hombre se puso muy nervioso y profirió varios insultos a los agentes antes de marcharse a su domicilio. No obstante, tal y como ha adelantado El Caso, el hombre regresó pocos minutos después al lugar en el que todavía estaba la pareja de Mossos con dos perros de raza potencialmente peligrosa sin bozal y azuzó a los animales para que atacaran a los agentes. Los agentes se vieron obligados a desenfundar las armas reglamentarias aunque, finalmente, no tuvieron que utilizarlas. Instantes después el joven fue arrestado. En el momento de la detención llevaba encima un cuchillo con el que intentó atacar a los Mossos. Sin embargo, el grave incidente se saldó sin ningún herido. 

Por otra parte, en otra intervención, esta vez en Manacor (Mallorca), dos agentes de la Policía Local han disparado a un hombre que presentaba una actitud extremadamente violenta. Los agentes acudieron a una casa de campo de la localidad después de recibir una alerta sobre una persona que amenazaba con suicidarse. Cuando llegaron, se encontraron a un varón visiblemente nervioso que portaba un cuchillo e intentaron disuadirlo, sin éxito, para que soltara el arma con el que intentaba autoinfligirse una herida mortal. El hombre, que se ha revuelto para evitar ser reducido por los agentes, ha intentado atacar con el arma blanca a los policías. Para evitarlo, tal y como relata Crónica Balear, los policías han efectuado varios disparos, hiriendo de gravedad al sujeto, que ha tenido que ser intervenido de urgencia. 

Estos dos episodios se suman a una semana negra en la que mossos y policías han tenido que huir a la carrera de un macrobotellón en Tiana al ser perseguidos por la multitud, y que deja en evidencia la falta de herramientas de los agentes, que reclaman decisiones políticas urgentes, para enfrentarse a este tipo de situaciones. 

publicidad