Las estafas de la era COVID: vacuna a domicilio y PCR falsa para viajar

Mossos d’Esquadra y Policía Nacional alertan sobre las nuevas estafas que siguen apareciendo a raíz de la pandemia por el coronavirus. Vacunas a domicilio a precios asequibles o certificados falsos para poder viajar son algunas de las más habituales.

Las últimas estafas de la era COVID: vacunación a domicilio y PCR falsas para viajar
Los cuerpos policiales alertan sobre el auge de estafadas relacionadas con la vacuna de la covid-19 / Archivo

La vacuna contra el coronavirus no se paga, es gratuita y la gestiona directamente el Departamento de Salud. Todo lo que se salga de esta premisa es una estafa. Los Mossos d’Esquadra alertan del auge de grupos criminales que, aprovechándose del caos generado por el calendario de vacunación, pretenden sacar partida del asunto. Son muchas las tentativas recibidas, aseguran, acerca de ofertas de vacunación a domicilio, a precios asequibles. En este sentido, Anna Hernández, del Grupo Central de Proximidad de la policía catalana, advertía ya en una entrevista en TV3 que estas proposiciones son falsas y que se debe ir con mucho cuidado para no caer en la trampa. Por suerte, explica, son pocas las denuncias recibidas, pero no los avisos de víctimas que han rechazado a tiempo dichas ofertas.

El procedimiento suele ser siempre el mismo: una llamada por teléfono ofertando la vacuna a cambio de simbólicas donaciones económicas. Estos estafadores, además, alerta Hernández, suelen introducir pretextos como “de este modo, te adelantaremos en el listado de vacunación” para tratar de convencer a sus víctimas. Nada de eso es cierto y, en este sentido, se recomienda llamar al centro de salud de referencia para contrastar la información en caso de duda. Si el canal es digital y se recibe un correo electrónico similar, por que a veces incluso disponen de bases de datos con información privada de las víctimas, la agente recomienda lo mismo: ignorarlo y denunciar. Si, por otro lado, se presentan en casa y es una visita no esperada, Anna Hernández recomienda ni siquiera abrir la puerta y llamar de inmediato a la policía.

Personas y colectivos vulnerables

Esta no es, ni mucho menos, la primera estafa con la que las policías de nuestro país tienen que lidiar desde que irrumpió la pandemia. Primero fueron las mascarillas, luego los geles hidroalcohólicos, las pruebas PCR falsas (que siguen circulando por la red) y, ahora, la vacuna. Las víctimas, como aseguran desde el cuerpo, suelen ser personas mayores, especialmente vulnerables. Pero no son las únicas. Ana Hernández también apunta a otros colectivos como las residencias de gente mayor en su totalidad.

La Europol y la Interpol, por su lado, también han iniciado campañas de concienciación para alertar sobre este tipo de alertas. La más común, aseguran, sigue siendo la circulación de certificados de PCR falsos para poder viajar.

PCR falsos para viajar por Europa

Sin duda, los certificados de PCR falsificados es, según fuentes de los Mossos y la Policía Nacional, la estafa más difundida en relación con la covid-19. De hecho, sin ir más lejos, esta semana ha trascendido la detención de 31 rumanos en la frontera de La Jonquera por viajar con certificados de PCR falsos. En este sentido, la Policía Nacional investigaba desde hace días la posible falsificación de pruebas PCR por parte de algunos ciudadanos comunitarios, con el objetivo de viajar a sus respectivos países, tras una alerta de la policía francesa.

Por ello, que la UCRIF de Girona, unidad especializada en la lucha contra las redes de inmigración ilegal y falsedades documentales, inicio una investigación para averiguar si ciertamente ciudadanos extranjeros, asentados en nuestro país, estarían viajando hacia el resto de Europa con informes de resultado negativo de las pruebas de PCR exigida por las autoridades francesas para acceder a su país, falsificados.

Tras el intercambio previo de varias informaciones entre ambas policías por estos mismos hechos, en la mañana del día 26 de marzo, se comunicó por parte de la Policía del Aire y Fronteras (PAF) de Francia, la retención de un autobús con destino a Rumania, cuyos viajeros presentaban un certificado de PCR presuntamente falso o falsificado, figurando como realizado por varios laboratorios españoles.

Efectivamente, tras realizarse las pertinentes gestiones con los supuestos laboratorios que habrían realizado las pruebas presentadas, se confirmó que o bien dicho código no correspondía a su emisor o bien que estaba asociado a otra persona, por lo que habrían sido manipulados.

El caso de la agencia estafadora

Pero este no es, ni mucho menos un caso aislado, y es que, recientemente, los Mossos han iniciado una investigación para dar con los responsables de una red de falsificaciones que estarían tras una agencia de viajes. Este grupo de estafadores proporcionaban certificados de PCR falsos a sus clientes para poder asegurarse el viaje a cambio de una retribución económica. Una vez llegaban éstos al aeropuerto, sin embargo, se percataban de la falsedad del documento, cuando los responsables les daban el alto por no corresponderse con la documentación oficial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here