Las croquetas del señor Keller, de Jorge Salvador Galindo

Hay tanto ingenio argumental aquí que lo mejor es que no se lo destripe contándoles nada previo. Inviertan en su calidad de vida: ¡compren y lean este libro, coño!

Las croquetas del señor Keller, de Jorge Salvador Galindo

He aquí un buen libro, de Jorge Salvador Galindo y editado por Eolas, de narrativa de humor escrito con prosa suelta, inventiva y dinamitera, exento de pretensiones pero no de logros y sobre todo trufado de historias dispares, locas, fáciles de leer y difíciles de olvidar, las cuales sirven de homenaje a la obra y la memoria del narrador aragonés radicado en Barcelona y ya desaparecido y olvidado (tenía ingenio a lo Kafka pero su prosa era más plana que las modelos planchadas de las pasarelas) Javier Tomeo. “Javier Tomeo escribe novelas como croquetas” dijo un crítico de colmillo retorcido de los años 90.

Pues aquí hay un cuento para cada uno de las novelas de Javier Tomeo, y se rescatan personajes, y giros…

Y eso es lo más alucinante: este libro no necesitaría para nada esa muleta pues tiene vida propia, identidad propia, entidad personal, y, además, es un libro mejor que el mejor libro de Javier Tomeo tanto si atendemos a la calidad de página como al nivel de invención como al ingenio verbal y humorístico.

Dejó escrito don Ramón Gómez de la Serna que lo más difícil en literatura es el humor y la poesía lírica.
Este libro es un hito que no se deben perder por eso, porque es difícil de hacer, porque está lleno de humor, ingenio, poesía sin mariconadas y talento a raudales. ¡No se hacen ideas de la cantidad de chispazos sorprendentes que hay por metro cuadrado en estas croquetas!

Por cierto, el autor tiene tanto morro que, si atendemos a las influencias, Javier Tomeo no es una de ellas sino que construye su prosa y edificio narrativo apoyándose en esas vigas maestras llamadas Jonh Kenedy Toole, David Foster Wallace, Woody Allen y sobre todo Eduardo Mendoza construyendo con todos ellos una voz muy personal.

Hay tanto ingenio argumental aquí que lo mejor es que no se lo destripe contándoles nada previo. Inviertan en su calidad de vida: ¡compren y lean este libro, coño!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here