La ‘viuda negra’ de Alicante y su ‘cuidador’ declarados culpables de asesinato

Durante su declaración ante el jurado, Conchi negó los hechos y aseguró que había encontrado a su marido en el suelo y éste había incriminado en los hechos a un hijo suyo.

La 'viuda negra' de Alicante y su 'cuidador' declarados culpables de asesinato
Los dos acusados, en segunda fila | EFE

El jurado popular ha declarado culpables a Conchi, conocida como la ‘viuda negra’ de Alicante, y al amigo que actuaba como cuidador, por el asesinato del marido de ella, con el que Conchi se había casado 15 días antes tras fingir una discapacidad física y moverse en silla de ruedas.

El jurado popular de la Audiencia Provincial de Alicante ha tomado la decisión por unanimidad, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valencia.

Dos semanas casados

El crimen ocurrió el 20 de agosto de 2018, en una zona de aparcamiento de la Playa de la Albufereta de Alicante. Conchi se había casado hacía dos semanas con la víctima, al que conoció a través de su cuidador, Francisco (Paco) Pérez, aunque nunca llegaron a compartir vivienda.

La Fiscalía pedía para ambos 30 y 28 años de prisión por el delito de asesinato con las agravantes de ensañamiento y aprovechamiento de las circunstancias de lugar y tiempo, a los que se suma el de parentesco en el caso de la mujer.

Conchi y su marido se citaron el día del suceso, el 20 de agosto, en el aparcamiento de la playa para ir a cenar a un bar al que habían ido en dos ocasiones anteriores. Según el relato del Ministerio Público, ambos se abalanzaron sobre la víctima, lo arrojaron al suelo y le clavaron repetidamente destornilladores hasta causarle la muerte.

Incriminó al hijo de la víctima

Durante su declaración ante el jurado, Conchi negó los hechos y aseguró que había encontrado a su marido en el suelo y éste había incriminado en los hechos a un hijo suyo. «Le vi en el suelo y balbuceó algo así como ‘mi hijo me la clavó en el corazón’», relató.

Asegura que se desplazó a la playa con su cuidador, porque era su chófer, y, al llegar al aparcamiento, éste la preparó para sacarle del coche y se fue al maletero a coger su silla de ruedas. Tras ello, según relató, oyó a su amigo gritar y pedir ayuda, así que salió del vehículo como pudo y se arrastró hasta allí: «Como pude, me impulsé. Medio arrastrándome… Iba como una gata».

En su declaración apuntó a una tercera persona que se subió a un coche, pero explicó que no le reconoció la cara. «Sueño mucho con esta persona para intentar averiguar quién era, pero no lo sé», añadió.

Testigo clave

Una agente de Policía fuera de servicio que practicaba deporte por la zona y acudió al lugar de los hechos incriminó a la pareja en la agresión: «A él lo retiré y cuando se giró hacia mí estaba lleno de sangre y llevaba un destornillador en la mano, me identifiqué como policía y eso me salvó. Les dije: ¡hostia lo habéis matado!», explicó la agente ante el Tribunal. La policía relató que, seguidamente, apartó a Francisco de la víctima, mientras que Conchi sujetaba la cabeza de su marido. «Le pedí que se apartara y me dijo que era un borracho, un alcohólico y que unos negros lo habían matado».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here