La víctima de violación grupal en Zaragoza explica la brutal agresión ante el juez

La mujer de 22 años, que fue retenida en un piso de la capital aragonesa y violada sistemáticamente durante dos días por un grupo de seis hombres, sigue en tratamiento por las secuelas psíquicas de la agresión

Seis hombres son los presuntos violadores grupales
Todos detenidos están en prisión

La mujer víctima de una violación grupal en junio de 2020 en Zaragoza, declaró este lunes en el juicio contra sus agresores y relató cómo fueron los dos días en los que los seis miembros de la banda latina Dominican Don’t Play (DDP), la tuvieron retenida en un piso donde la violaron sistemáticamente, la drogaron y le negaron comida y agua, hasta que al final la echaron a la calle desnuda.

Pánico de la víctima

Debido al pánico y al estrés sufrido por la brutal agresión, la víctima se ha negado en todo momento a ejercer la acusación particular, por lo que ha sido la fiscalía quien ha ejercido la acusación de oficio. Incluso ahora, más de un año después de los hechos, la mujer ha sufrido un ataque de ansiedad en la sala mientras la interrogaban los abogados de la defensa. La víctima ha tenido que parar su declaración, lo que ha sido aprovechado por los abogados defensores para solicitar la puesta en libertad provisional de los acusados.

La declaración, muy dificultosa por el estado de la víctima, ha obligado al juez de Juzgado de Instrucción 7 de Zaragoza a repreguntar a la chica en varias ocasiones con tal de dejar clara la versión de víctima.

“Hasta me metieron una botella”

A pesar de las dificultades, en su declaración de este lunes la mujer ha empezado señalando a tres hombres de color como parte del grupo de agresores. Además, ha declarado que cree que fue drogada con sustancias de sumisión y que aunque los recuerdos de la agresión son vagos, son persistentes. La chica ha explicado en la Sala que se resistió a las agresiones y que no la dejaron marchar. Como recoge El Heraldo, en su declaración ante el juez ha declarado que hasta me metieron una botella”. También ha expresado que nunca dio permiso para ser grabada.

publicidad

Después de dos días seguidos de agredirla sexualmente, los acusados la echaron a la calle. Un vecino la encontró desorientada y desnuda, lo que le hizo avisar a la policía, quien la trasladó al hospital, donde estuvo ingresada en la unidad de psiquiatría una semana y media, debido a las alucinaciones y desorientación que sufría a causa de las drogas que le habían obligado a ingerir.

16 videos de la violación

La víctima nunca denunció los hechos por miedo a las represalias de sus agresores y su entorno. La violación fue descubierta de casualidad al incautarse una serie de teléfonos móviles en otro operativo policial donde se encontraron 16 videos de la violación de la víctima. La Policía solicitó seguir con la investigación y localizó a la mujer en menos de una semana. Ella les confirmó que había sido agredida sexualmente y que no había acudido a denunciar por miedo a sus agresores.

Ahora, ante las dificultades de la víctima para acabar su declaración, los videos encontrados en los teléfonos móviles donde se ve a la víctima en actitud totalmente pasiva y sumisa, según fuentes policiales, se convierten en una de las principales pruebas de cargo contra los presuntos violadores.

Víctima amenazada

Durante el tiempo que ha durado la instrucción, la mujer ha recibido amenazadas de manera constante por parte del entorno de los presuntos violadores, especialmente de la novia de uno de los agresores, que incluso llegó a ser detenida y puesta en libertad con cargos por un presunto delito de amenazas.

Los imputados como responsables de esta brutal agresión sexual según consta en el informe remitido en su día al Juzgado de Instrucción número 9, son el líder de los DDP en Zaragoza, Steven Guarionex V. M., alias Biwan, Santiago L. V. y Juan Estibel F. C., de quienes la Policía Nacional considera sus dos lugartenientes, así como de Enock D. M. y Pablo Andrés S. M., todos ellos en prisión. El sexto investigado, Mustapha Kamel A., no pudo ser detenido por la Policía y podría haber huido de España. A todos ellos se les imputan delitos de agresión sexual y detención ilegal, entre otros.

Sin embargo, aunque tras la declaración de la víctima el juez optara por la libertad provisional de los acusados tal y como solicitan sus defensas, tanto el líder de los DDP como otros dos investigados seguirán en la cárcel de Zuera, puesto que también se decretó su ingreso por pertenencia a organización criminal tras la macroperación de marzo contra los DDP.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here