La sombra de Mainat protege a Rosa Peral

El circo mediático por el supuesto intento de asesinato de Josep Maria Maniat ha reducido al anonimato la vista por el recurso que Rosa Peral y Albert López han presentado contra la sentencia que les condena por la muerte de Pedro Rodríguez

La sombra de Mainat protege a Rosa Peral
Rosa Peral y Albert López ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña

Un clavo saca a otro clavo. Y un árbol puede tapar el bosque.
Llegó el momento de la verdad para Rosa Peral y su ex novio, Albert López, condenados por el asesinato del que, en el momento de los hechos, era el compañero sentimental de la Peral, Pedro Rodríguez.

A las 10 de la mañana se celebra en la sala civil y penal del Tribunal Superior de justicia de Catalunya la vista por el recurso contra la sentencia de la Audiencia provincial que condenó, tras el veredicto del jurado popular, a los dos guardias urbanos por la muerte del también policía, Pedro Rodríguez.

Peral, ataca

Ambos se van a exculpar y, como ocurrió en el juicio, van a lanzar la acusación de lo ocurrido, el uno a la otra, y viceversa.

El recurso de López no aporta argumentos especialmente novedosos, sin embargo el presentado por la letrada Olga Arderiu, en representación de Rosa Peral, si. El recurso recoge decenas de “condicionales” que sustentan los argumento incriminatorios contra la agente. “Demasiados condicionales, supuestos o apriorismos”, denuncian desde su defensa, para poder condenar a esta mujer.

publicidad

“Muchos supuestos y ninguna prueba”. En el caso de la agente no hay móvil pero, ahora, tampoco existe una presión mediática tan extraordinaria como la que que le supuso a Peral una condena anticipada al juicio del que fue objeto.

Menos focos, más objetividad

El intento de asesinato de Mainat, lo tapa todo. Incluida la larga sombra de la sinuosa policía. Eso quizá la benefició. O quizá no. Pero de lo que no hay duda es de que durante el juicio con jurado, que acabó en condena, el aurea de femme fatal, Mata Hari, viuda negra y diversos calificativos más de este estilo, se le giraron en contra y precisaron de muchos condicionales, supuestos y apriorismos, para poder construir el relato acusatorio. Los focos están en otro sitio. Apuntan a otro lado. No van a deslumbrar a los jueces del TSJC que van a escuchar los argumentos de las partes durante la vista.

Quizá el verdadero juicio por el caso del crimen de la guardia urbana se celebra ahora en el TSJC. Es la última oportunidad para Peral y López. La estadística va en su contra (el alto tribunal ratifica del 90% de las sentencias), pero como diría Valdano..: “en el minuto 90… aun queda partido”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here