La policía no es tonta. Y los Mossos menos

Ricardo Gómez de Olarte

Vaya por delante que escribo esto antes de la publicación de la sentencia sobre el “prusés”, lo cual dará mucho trabajo (¿¿??) a los Mossos.

El líder supremo de esta secta que es eltaquígrafo.com ha tenido a bien ilustrar al personal en modo Rajoy, sin barba pero con plasma de por medio. The Boss se hacía eco del nuevo descubrimiento de los Mossos de Esquadra. Concretamente, nuestro insigne cuerpo policial catalán no ve normal el incremento de robos en casas desocupadas al momento de la ejecución del “golpe”.

Grandioso descubrimiento cercano al de Perogullo, que a la mano cerrada le llamó “puño”

Parece que en la provincia de Barcelona, las cifras de asaltos en domicilios han aumentado entre el 25 y el 30% respecto de las del año 2018. Su origen es variado: georgianos, albano (no es Dante Fachín) kosovares, españoles y chilenos que según los Mossos, apretados por la policía de Madrid, al primer tiro se han dado el piro (que decía J.M. Serrat en el Romance de Curro el Palmo). Total, que se han venido al Mediterráneo: Valencia, Málaga, Barcelona.

La punta del iceberg y lo realmente grave es que solo están moviendo la neurona cuando ha empezado a afectar a un alto porcentaje de la plantilla del FC Barcelona. Resulta que el 40% de los probos trabajadores del primer equipo del Barça han sufrido robos en sus casas. Incluso en algunos de ellos se han llevado 300.000.- € entre joyas y metálico.

De los datos ofrecidos por ese pozo de sabiduría policial, se pueden extraer algunas conclusiones. La primera es que los futbolistas viven en los mundos de Yupi. ¿A qué memo se le ocurre guardar todo eso en casa? Por otra parte y debido a la poca o mucha experiencia que he ido acumulando a lo largo de los años en mi profesión de abogado, sé positivamente que si algún ciudadano denuncia que le han entrado en casa y le han guindado 300.000 pavos entre joyas y metálico, la victima pasa a convertirse en sospechoso de blanqueo de capitales de forma fulminante. Sin embargo, estos astros que corren en calzón corto dando patadas a una pelota tienen bula, nadie les pregunta qué hacen con ese pastizal en casa.

Otra conclusión podría ser la triste vida de soledad en la que viven los futbolistas ricos ya que justo cuando les roban, la casa está vacía. O bien viven solos, o bien los que les acompañan se dan el bote a la que el astro se larga. ¿Se imaginan a uno de estos lloriqueando en el teléfono de la esperanza?: “Esteeeeee, soy el pibeeeeee, me siento soloooooooooo, nadie me quiere, me cago en la concha de la madreeeeeee”

Sin embargo, lo más divertido de todo es una noticia que apareció en el diario “20 minutos”. Nada menos que el 19 de noviembre de 2008. Por significativo transcribo el titular: “Más robos en casa de jugadores del Sevilla. Hace unos meses sus víctimas fueron Palop y Luis Fabiano. Esta vez, los hurtos fueron en casa de Romaric, Tom de Mul, Adriano, Koné y Maresca.

También hubo saqueo en el despacho de Del Nido”. Esto sucedió en 2008, hace nueve años y con el mismo modus operandi. Los ladrones saben qué casas están vacías y saben qué llevarse. Nueve años sin que ninguna policía aporte datos tangibles para acabar con estos hechos. Y lo que es peor, ¿si los robos ya estaban detectados en 2008, por qué se reproducen en 2019 sin solución de continuidad?

¿Será que los Mossos se han adelantado a la desconexión indepe? ¿Pasan de contrastar datos con otras policías? ¿Les importa una higa lo que suceda más allá del Ebro? ¿La culpa es de Madrid que, además de robarnos, exporta maleantes? ¿O es de Sevilla, donde según algunos catalanes son todos unos vagos?

¿O es que nos hallamos ante un total y absoluto desprecio hacia la más simple de las fuentes de información como es la prensa? ¿Los Mossos tienen prohibida la cooperación con la Policía Nacional? ¿No hablan entre polis? ¿Nueve años sin avances?

Tras nueve años ¿los Mossos no han podido prever nada? ¿Es necesario que se robe en casa de ese ejemplo de intelectuales sobresalientes como son los futbolistas para que alguien se acuerde de que los robos en casas de ciudadanos de a pie se han desmadrado desde hace años?

Según el portavoz neo convergente Eduard Pujol, me imagino que la respuesta a estas cuitas de seguridad ciudadana es que eso distrae de la independencia y el delincuente peligroso es ese señor que lo sigue en patinete (sé que es una fijación personal, pero que tamaño lerdo nos gobierne obliga al sarcasmo). Según Torra, me imagino que destinar mayor dotación a investigar, merma personal a su guardia de corps. Será que querrá evitar las collejas que recibía en los jesuitas de Sarriá.

Y ya que estamos, ¿dónde está la condena de Chis Torra a su antiguo mentor, el jesuita padre Sala, que recientemente ha confesado sus abusos pedófilos?

Ante el vergonzante silencio tan solo nos queda acudir a los oráculos de la gobernabilidad catalana: Sra. Gisbert, Sra. Rahola, ¿podrían preguntar a Coco Mocho cómo los catalanes podremos sobrevivir a la delincuencia? El tema del metro barcelonés está solventado: han destinado 22 agentes a una red que consta de 12 líneas con una longitud de 166 kilómetros y 198 estaciones. Me imagino cual será la solución del antiguo portero de discoteca y actual consejero de interior Sr. Buch: como editorial Bruguera era catalana, disfrazará a algunos Mossos de Mortadelo, Filemón, Superlópez, Anacleto y Don Pantuflo Zapatilla (como represor de sus hijos Zipi y Zape) y los pondrá a “apatrullar” las ciudades y pueblos de Cataluña”.

Los choros, presa de un pánico irrefrenable emigrarán a sus lugares de origen y respetarán los tradicionales hechos diferenciales catalanes a fin de mantenernos al margen de la delincuencia organizada. La portavoz del gobierno catalán dirá que ha quedado demostrada la superioridad catalana y a ver quién es la periodista española que se atreve a preguntar ni media.

Cataluña, como es muy diferente al resto de los pueblos de la península ibérica volverá a respirar tranquila para continuar cagándose en la pérfida Madrid.

Un buen amigo, matritense hasta las trancas, me dijo hace años que la única solución para España, para toda España, era gobernarla como El Corte Inglés. Vicente, ¡¡¡¡¡qué razón tenías!!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here