La Policía Local de Caldes d’Estrac denuncia irregularidades y acoso por parte del Ayuntamiento

Fuentes vinculadas con las Policía Local de Caldes d’Estrac (Barcelona) denuncian a eltaquigrafo.com que, tras exigir que consistorio cumpliera con la ley, los sindicalistas del cuerpo han sido perseguidos y marginados por parte del propio Ayuntamiento

La Policía Local de Caldes d’Estrac denuncia irregularidades y acoso por parte del Ayuntamiento
Imagen de archivo de un coche policial de la Policía de Caldes d'Estrac / Ayuntamiento de Caldes d'Estrac

La Policía Local de Caldes d’Estrac (Maresme, Barcelona) se encuentra en la actualidad en una situación realmente tensa: en una especie de “guerra fría” contra el Ayuntamiento del municipio, en la que se han vivido presuntos episodios acoso, discriminación y contra la libertad sindical.

Hechos que los Juzgados de Mataró ya han empezado a investigar, al apreciar indicios de un delito contra el derecho de los trabajadores en una de las últimas querellas presentada por una agente del cuerpo.

En contra de los intereses de la Policía

En este sentido, voces vinculadas a la Policía Local han explicado en exclusiva a eltaquigrafo.com lo que llevan años sufriendo y, paralelamente denunciando: “los agentes, vinculados al sindicato CSIF, que han reclamado al consistorio el cumplimiento de la ley, del convenio de personal, los acuerdos y la ejecución de la sentencia que anulaba el calendario, los turnos y grupos de servicio para el 2021, se han visto represaliados con turnos abusivos, con poco margen para ejercer sus funciones sindicales y con amenazas indirectas para hacerles callar”.

publicidad

De este modo, el Ayuntamiento de Caldetas lleva años, según las mismas voces, actuando en contra de los intereses de la Policía y discriminando a los agentes, en especial los delegados del personal, que de forma activa han pedido el cumplimiento de algunos convenios que se estaban ignorando.

12 contenciosos en marcha

De hecho, al margen de las recientes denuncias penales por las consecuencias que ha tenido esta situación laboral, la Policía Local ha presentado 12 contenciosos contra el ejecutivo municipal, para exigir el cumplimiento de lo que llevan años reclamando.

Desde el cuerpo lamentan que los acuerdos del ayuntamientos no han respetado el cumplimiento de los turnos de trabajo, amenazan con eliminar el “plus” por las horas extra, y, de forma general, vulneran reiteradamente la ley en cuanto al nombramiento de personal.

Ni caso a la GAIP, ni al Síndic de Greuges

Con todo, estos contenciosos, explican las mismas voces, se iniciaron de forma paralela a que el Ayuntamiento hiciese caso omiso a la Comisión de Garantía de Acceso a la Información Pública – órgano independiente, pero nombrado por el Parlament de Catalunya – que dictó cerca de 30 resoluciones a favor de la Policía y en contra del consistorio. Y, al Síndic de Greuges catalán, ya que el consistorio, aseguran las mismas fuentes, «no se ha dignado ni a facilitarles información o documentación alguna al respecto».

Entre los reclamos que denuncian los delegados de personal del cuerpo policial destaca la vulneración de la jornada laboral de 42 horas semanales, establecida por convenio, llegando a realizar 84 horas semanales, en turnos de 12 horas de lunes a domingo. Además, denuncian las amenazas indirectas que se han hecho desde el ejecutivo para hacer callar a los agentes: “si reducimos las horas, os quitamos el plus por las horas extras”.

Por otro lado, lamentan que a los delegados de personal, afiliados al CSIF, se les ha marginado, agrupando a los dos representantes en un mismo turno, sin margen para poder ejercer sus laborales sindicales.

La exalcaldesa en el punto de mira

En el punto de mira de esta situación se encuentra la exalcaldesa de Caldes d’Estrac, Rosa Pou Baró, el alcalde actual, Oscar Baró Clariana, y el cabo jefe accidental de la policía local, Raúl M. Caballero Vázquez. A todos ellos se les acusa de perpetrar las irregularidades que los agentes llevan años reclamando y de represaliar a los delegados del personal que así lo han hecho constar.

Las fuentes vinculadas con la Policía Local de Caldetas también han explicado que gracias a un regidor del PSC, en coalición con ERC en el ejecutivo local, los agentes se pudieron adelantar a los movimientos del consistorio. Este miembro de la ejecutiva, responsable de la Policía, era quien les informaba de la decisiones que iba a tomar el consistorio. Demostrando, de este modo, el malestar que incluso había en el seno del gobierno municipal.

Con todo, los agentes afectados, que cuentan con el apoyo de la mayoría de la comisaria, esperan ahora la resolución de varios contenciosos, a la vez que los Juzgados de Mataró han aceptado a trámite la querella por acoso y en contra de los derechos de los trabajadores que ha presentado una de las agentes que lleva años siendo marginada por el propio consistorio de Caldes d’Estrac.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here