La policía detiene ‘in extremis’ a un sicario y a sus compinches

Agentes del CNP han logrado detener ‘in extremis’ la ejecución de un ciudadano costarricense afincado en Marbella. El sicario y sus compinches ultimaban los detalles del crimen en una cafetería cuando fueron sorprendidos por la policía.

La policía detiene ‘in extremis’ a un sicario y a sus compinches
El motivo de este encargo fue por una supuesta deuda que la víctima había contraído en su país de origen | EFE

Día de fortuna para un costarricense afincado en Marbella. La impecable actuación de la Policía Nacional ha impedido su inminente ejecución.

Los agentes de la Udyco de la Comisaría Local de Marbella, con la colaboración de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Badajoz, han logrado frustrar el asesinato de este hombre tras la detención de cuatro personas que estaban planeando su muerte. Entre los arrestados figura un sicario, de nacionalidad cubana y 27 años, que habría cobrado una suma de 15.000 euros por acabar con la vida de la víctima. El plan para terminar con el ciudadano de Costa Rica, residente en la localidad marbellí, se debía a una deuda contraída en su país de origen.

Con las manos en la masa

La detención se ha producido después de que los agentes descubriesen que el plan se encontraba ya en una fase muy avanzada. Ante la sospecha de un homicidio inminente, no dudaron en irrumpir en una cafetería de una zona céntrica de Marbella en la que los implicados se habían citado para ultimar los detalles de la ejecución. 

El cerebro de este macabro plan es un ciudadano de la misma nacionalidad de la víctima que, desde Costa Rica, se puso en contacto con una pareja marbellí, un hombre español de 29 años y una mujer colombiana de 31, para encargarles la ejecución del presunto moroso. A su vez, estos sujetos se pusieron en contacto con una joven colombiana de 25 años, residente en Badajoz, que les habría recomendado los servicios del presunto sicario.

El presunto asesino a sueldo, que ya había cobrado parte de la cifra acordada, se había reunido con la pareja marbellí anteriormente y, tras el pago de una señal, ultimaban los detalles en una última cita para evitar dejar flecos sueltos tras el crimen. Los investigadores han podido constatar que habían conseguido obtener el teléfono y la dirección de la víctima y que habían preparado un cebo para atraer al costarricense con la excusa de un negocio y materializar así su ejecución. 

Los cuatro implicados, (el presunto sicario, la pareja de Marbella y la joven residente en Badajoz que contactó con el supuesto verdugo), han sido detenidos de forma simultánea en distintos puntos de la geografía española. Se les ha intervenido una pistola de aire comprimido, un vehículo y dinero en efectivo. Todos ellos han pasado a disposición judicial y el Juzgado de Instrucción número 1 de Marbella ha solicitado el ingreso en prisión de dos de los arrestados. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here