La Policía detiene a los padres de un bebé de 3 meses por maltrato infantil en Málaga

Fue la doctora quien alertó a la Policía de que apreciaba signos evidentes de maltrato infantil. Esta noticia llega dos días después de conocerse la sentencia de 4 años de prisión para la madre acusada de matar a su recién nacido en Lleida.

La Policía detiene a los padres de un bebé de 3 meses por maltrato infantil en Málaga
La madre ya ha ingresado en prisión al tener antecedentes por delitos similares / Getty Images

«Evidentes signos de violencia infantil«. Esa fue la conclusión a la que llegó la médica del hospital de Málaga que atendió al bebé de tres meses tras valorar su estado de salud y diagnosticar que padecía varias fracturas en las piernas.  Fue ella quien alertó a la Policía Nacional que ya ha detenido a los padres por los supuestos delitos de maltrato infantil y lesiones graves. La madre, que tuvo otro bebé en 2016 y que murió a los tres meses también por malos tratos, ha ingresado en prisión.

Le partieron las piernas a su bebé

Todo empezó el pasado 12 de julio, cuando el padre del neonato, de 47 años, se presentó en la sección de urgencias del Hospital Materno de Málaga con el bebé, asegurando que se encontraba mal. Tras reconocerlo, diagnosticaron que el menor tenía el fémur izquierdo y la tibia derecha rotos y la doctora a cargo activó el protocolo de maltrato infantil al sospechar de las lesiones.

La versión que dio el padre fue: que, mientras su pareja y madre del bebé se duchaba, estaba dándole un biberón. Supuestamente y de forma accidental, se le había resbalado de los brazos, y él lo había cogido por la pierna para evitar que se cayera al suelo.

Su versión no encaja con el diagnóstico médico

Sin embargo, según se desprende de las diligencias -en la que se ha contado con la valoración de los facultativos-, la fractura del fémur, ocasionada por rotación, podría justificarse con la versión ofrecida por el padre del bebé, pero «no así la de la tibia», en forma de asa de cubo, «típica de maltrato infantil».

publicidad

Además, los investigadores se entrevistaron con los progenitores del pequeño, que ofrecieron «explicaciones contradictorias e incompatibles» con el origen de las lesiones, según la Policía. Durante la investigación, los agentes tomaron declaraciones a familiares que vivían con el niño y sus padres, quienes ofrecieron versiones diferentes, y permitieron a los agentes averiguar que el bebé dormía atado a una silla de paseo y que se le proporcionaba alimentación que no era acorde con su edad.

La madre ya ha ingresado en prisión

Se da la circunstancia de que la madre del bebé ya tuvo una hija en 2016 que también murió a los pocos meses, víctima de un supuesto maltrato. La progenitora fue investigada entonces por su presunta implicación en los delitos de asesinato y maltrato infantil de su primer bebé, también de tres meses, cuando también fue detenido en relación con los hechos el padre biológico de la niña fallecida, distinto del niño de este caso.Con estos antecedentes, el Juzgado de Instrucción número 2 de Málaga ha decretado el ingreso en prisión de la madre, de 25 años, y ha dejado en libertad con cargos al padre, ambos de nacionalidad española.

Ante esto, el Servicio de Protección del Menor de la Junta de Andalucía decretado el desamparo provisional del niño.

Cuatro años de prisión por matar a su bebé

Esta información se conoce dos días después de que el Juzgado de lo Penal número 3 de Lleida dictaminara cuatro años de prisión para una mujer, de origen rumano y vecina de Tàrrega, por causar la muerte de su bebé, de un mes, en noviembre de 2020.

El neonato ingresó en urgencias del hospital Arnau de Vilanova de Lleida y fue trasladado posteriormente al hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, donde médicos activaron el protocolo por posible maltrato al considerar que las lesiones cerebrales que tenía el neonato eran compatibles con el síndrome del zarandeo. El padre, que inicialmente declaró como testigo, lo hizo después como investigado y en el acuerdo de conformidad, en el que no está acusado, renuncia a reclamar alguna indemnización a la madre.

El juzgado de Cervera inició la investigación por un presunto delito de malos tratos y lesiones y cuando falleció el bebé la transformó a un presunto delito de homicidio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here