«La Manada de Manresa», condenada por abuso sexual y no por agresión

Finalmente, cinco de los seis procesados por violar por turnos a una menor de 14 años en Manresa (Barcelona) en 2016 han recibido penas de entre 10 y 12 años de prisión por un delito de abuso sexual y no por agresión.

«La Manada de Manresa», condenada por abuso sexual y no por agresión
Los condenados, durante el juicio.

La Audiencia de Barcelona ha condenado por abuso sexual y no por agresión a los cinco jóvenes acusados ​​violar en grupo a una menor en Manresa en 2016. La sentencia, comunicada por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) y dictada por la sección 22 de lo penal de la Audiencia de Barcelona, les impone penas de entre 10 y 12 años de prisión. Además, absuelve a otro joven juzgado por los mismos hechos. Había un séptimo joven acusado por un delito de omisión de socorro que también ha quedado absuelto.

En el último momento, la Fiscalía había decidido elevar a agresión sexual la acusación contra los seis procesados ​​por violar a la chica, que entonces tenía 14 años, en la línea de lo que había mantenido desde el inicio la acusación particular. Así pues, mientras que la Fiscalía decidió pedir entre 14 y 15 años de prisión y la acusación particular entre 15 y 20, la defensa pedía la absolución de los acusados. 

La Audiencia de Barcelona, sin embargo, ha descartado finalmente el delito de agresión que reclamaban Fiscalía y acusación y ha impuesto una pena de 12 años de prisión para dos de los acusados, y una de 10, para tres más. 

A dos de los acusados se les impone una pena más elevada que al resto, al considerar que en sus casos concretos se dio una situación de continuidad donde, estando ellos dos con la víctima en la misma escena, le pidieron «prestación sexual» pero se desestima la acusación de obstrucción a la justicia por el que estaba también procesado uno de ellos.

Además, la Sala ha fijado en 12.000 euros la indemnización a la víctima, al considerar que «el ataque a la indemnidad sexual de la víctima fue extremadamente intenso y especialmente denigrante, y además, se produjo sobre una menor que se encontraba en situación de desamparo…”. 

En una fábrica abandonada

Los hechos tuvieron lugarhace tres años, el 26 de octubre de 2016, en una fiesta de Halloween celebrada en una fábrica abandonada de Manresa, la capital del Bages, situada en una zona aislada cerca del campus de la zona universitaria. El principal acusado, que conocía a la víctima, se la habría llevado a un lugar apartado y la habría violado. Después, habría animado a otros a hacerlo por turnos.

En un inicio, la Fiscalía, que siempre ha dado crédito a la declaración que la menor hizo durante la instrucción, acusaba a los autores de un delito de abuso sexual, pero elevó la acusación a delito de agresión sexual después de escuchar el testimonio de la víctima y de la amiga que la alertó de que la habían violado seis chicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here