La malversación “fantasma” del “procés”

La guardia civil insiste en que se utilizaron burdas maniobras para tratar de camuflar los gastos del 1-O mientras que fuentes jurídicas próximas a los imputados denuncian la actuación “prospectiva” del instituto armado.

Los informes de la guardia civil sobre el dinero que costó el “procés” y sobre quién y cómo se pagó, son inapelables: 3.700.000 euros desviados de las arcas públicas a través de inflar y/o maquillar contratos “marco” de la Generalitat. La última partida “desviada”, 700.000 euros, ha sido atribuida por la guardia civil a Pere Aragonés, número dos de Junqueras al frente del Departamento de Economía y actual vicepresidente del Govern.

En un reciente informe enviado al juez de instrucción número 13 de Barcelona, la guardia civil hace especial referencia a las maquinaciones de aquellos que manejaron el dinero público (que habría sido utilizado en el referéndum) para disimular o encubrir esas operaciones. Es, según expone la policía judicial, como si hubieran puesto diques a una futura, eventual y previsible investigación penal.

Unipost en el disparadero

En concreto hacen referencia a la contabilidad de la empresa Unipost, la utilizada para la gestión del censo, sobres y papeletas del 1-O. La guardia civil intervino miles de certificados de sendos servicios ofrecidos por esta empresa a la Generalitat cuyas facturas “no están en el sistema” contable de la administración. Simplemente no aparecen. Unipost trabajó por encargo de la Generalitat, cuantificó económicamente esos servicios acreditando que se realizaron pero no consta factura alguna.

Eso, para los investigadores es algo más que un indicio de esa maquinación delictiva que pusieron en marcha “los directores del procés”.

Guardia civil “pro-activa”

Opinión radicalmente distinta es la de los abogados de las personas imputadas tanto en el Supremo, como en la Audiencia Nacional, como en el juzgado número 13. Para estas fuentes, la guardia civil se ha extralimitado en su investigación, lanzando hipótesis no confirmadas, dando por malversado un dinero no usado pera ningún hecho delictivo.

Según estas fuentes jurídicas, el sumario “Anubis” demuestra cómo de forma aleatoria y sin motivo objetivo que lo justificase, la guardia civil ha investigado actos políticos de las fuerzas soberanistas para ver si encontraba indicios de financiación irregular o con dinero malversados de la contabilidad pública. Es el caso de un acto central independentista que se celebró en el Teatro Nacional de Catalunya.

Para muchos observadores judiciales, la clave del llamado del “procés” radica en la justificación o no del delito de malversación, toda vez que empiezan a evidenciarse grietas en algunas partes en el litigio sobre la existencia de los delitos de rebelión y sedición más aun cuando los tribunales europeos, no los contemplan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here