La mafia del atún comercializó pescado “podrido”

Las intervenciones telefónicas de las que fue objeto el “Grupo Fuentes” demuestran que, no sólo parte de su atún fue pescado de forma furtiva y comercializado sin permiso, sino que algunas partidas estaban en mal estado y lo sabían

La mafia del Atún comercializó pescado “podrido”
La Guardia Civil en una incautación de atún

El día 6 de junio de 2018 a las 8:35 a.m. minutos de la mañana, “Paco”, empleado y hombre de confianza del “Grupo Fuentes”, mantuvo una conversación telefónica con uno de los administradores de este holding, Juan Pedro Fuentes. El Grupo Fuentes está, desde el inicio de la “Operación Tarantelo, en el punto de mira de la investigación de la Guardia Civil.

En esa conversación, Paco le dijo a su jefe que había recibido un camión con 99 piezas y que mucho pescado estaba podrido, que se lo podía haber metido ya cortado para los supermercados y que estaría sufriendo hasta que se vendiera el atún, por las intoxicaciones.

Con la poli en los talones

Según el atestado de la Guardia Civil incorporado a la causa a cuyo contenido a tenido acceso eltaquigrafo.com, ese mismo día a las 8:55 a.m. un cliente del “Grupo Fuentes”, identificado por la Guardia Civil como Giuseppe (propietario de puestos en el mercado), comunicó con Paco.

En medio de la conversación José Fuentes, –que se encontraba junto a su empleado–, le cogió el teléfono y le preguntó a Giuseppe por “el susto, y si quedó en algo o en nada”. Fuentes se refiere a las vigilancias que la policía estaba realizando sobre el negocio del tal Giuseppe. Éste le responde que “le entraron el lunes (se supone que la policía) antes de que le entraran 20 y pico piezas (atunes)y que le salvó que los tenía repartidos (el género) en dos”.

Miedo a represalias legales

La Guardia Civil añade, en la transcripción de dicha conversación, como el tal Giuseppe explica, ostensiblemente preocupado, que “el martes vinieron otra vez, y le persiguieron dos coches de la secreta hasta Viladecans (Barcelona), y que le pararon en Viladecans, que le abrieron la nave y encontraron 4 piezas…”. La trascripción continúa: “Giuseppe dice que van a por él, que alguien les ésta dando detalles, que la situación no es normal”.

José Fuentes le dice que tiene que seguir trabajando, a lo que Giuseppe le dice que “no quiere problemas, que lo que tenga (se refiere al atún), lo tiene que poder justificar”.

¿Un poli amigo?¿Un poli en nómina?

Ese mismo día, pero a las 13:15h, el chofer de José Fuentes le dice, preocupado,a su jefe que ha visto a un tipo haciéndole fotos. Minutos después, alas 14 horas y 18 minutos, Juan Pedro Fuentes, llama a su hermano, José Fuentes, y le dice “que es un coche del Ministerio del Interior y que no sabe si es de la policía o de la Guardia Civil, que eso es lo que le han dicho”.

Se desprende que alguien, necesariamente vinculado con las fuerzas de seguridad, ha facilitado información reservada a estos dos sospechosos imputados por la autoridad judicial mientras estaban siendo investigados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here