La importancia de mantener tus datos a salvo

Uno de los sectores que, recientemente, ha sufrido más ciberataques es el que tiene que ver con la salud. Por eso, hablamos con Lorena Jane, cofundadora de DICUS, una aplicación que facilita la comunicación entre médicos y garantiza la protección y privacidad de los datos de los pacientes

La importancia de mantener tus datos a salvo
La seguridad en los datos médicos debe ser una prioridad

La era de Internet es una realidad. Compramos por Internet, buscamos pareja por Internet, incluso, pedimos hora a nuestro médico por Internet. Un especialista de la Policía Nacional en Catalunya y experto en ciberseguridad, ya lo advertía: “los usuarios le damos al botón de siguiente y aceptamos unas condiciones sin saber exactamente la importancia de lo que estamos dando a cambio”.

Y es que, quizá sin saberlo, dejamos nuestro rastro y nuestros datos en Internet, abierto a vulnerabilidades, a través de todos los dispositivos con los que accedemos a la red cada día.

Y en este contexto, nace el cibercrimen y, por lo tanto, los cibercriminales que, siendo unos expertos informáticos en el funcionamiento de la red, si hacen un mal uso de sus conocimientos pueden convertirse en traficantes de nuestros datos, que se convierten en la moneda de cambio. Y es que expertos como Ortega o Eusebio Nieva, director técnico de Check Point para España y Portugal, reiteran el peligro que supone tanto el robo, el hackeo como la fuga de datos, pudiendo tener negativas consecuencias en la vida real, más allá de la online.

De todas formas, hay que dejar claro que no es lo mismo un hacker que un ciberdelincuente. “Un hacker es un experto en informática, un tecnófilo extremo, al que le gusta conocer en profundidad cómo funcionan los dispositivos y los sistemas, y llevarlos al límite, para saber cómo se rompen y por qué se rompen”, explica Nieva. Cuando esta pasión y conocimiento se usan para obtener un beneficio económico o para perjudicar deliberadamente a alguien, entonces, es cuando podemos empezar a hablar de ciberdelincuentes.

El cibercrimen se especializa

Y conscientes de la importancia de los datos, los ciberdelincuentes cada vez se especializan más y se vuelven más sofisticados. Ya no solo hay ataques masivos, sino que se han especificado a empresas y sectores en concreto.

Hablamos de delitos perpetrados por organizaciones criminales que se materializan en robos de datos de suma importancia a través de suplantaciones de identidad, de fraudes, de ventas o actividades ilegales. Es decir, auténticas bandas organizadas dedicadas a delinquir de manera profesional por Internet.

En este sentido, las compañías aseguradoras, especialmente las vinculadas al sector de la salud, son el objetivo preferente de numerosos ciberdelincuentes que persiguen el robo de datos que éstas atesoran, a menudo con sencillas técnicas de phishing. Se persiguen datos muy sensibles sobre millones de personas, muy codiciados, y que han provocado un 300% de aumento en ataques por correo electrónico, según los análisis que maneja la empresa de ciberseguridad Proofpoint.

Y aunque a veces resulta muy complicado proteger nuestros datos de todas estas amenazas, es importante dotar a estos sectores más vulnerables de herramientas y canales que protejan y dificulten tanto el robo como la fuga de datos. Así lo aseguraba Lorena Jané, cofundadora de DICUS, una aplicación que facilita la comunicación entre médicos y que garantiza la protección y privacidad de los datos de los pacientes.

Consecuencias de la fuga de datos médicos

Jané, graduada en ADE y derecho y relacionada desde pequeña con el ámbito de la salud, tiene muy claras las consecuencias que puede conllevar el robo o la fuga de datos tan vulnerables como la historia clínica de un paciente. Es por eso, por lo que ha creado DICUS, con el asesoramiento de médicos y profesionales del sector salud, para garantizar un canal seguro por el que los médicos puedan comunicarse y tratar datos de extremo interés, como asegura Proofpoint, como lo son los relacionados con la salud.

La joven, en una entrevista con eltaquigrafo.com, asegura que si los datos médicos, la historia clínica, de un paciente se hace pública puede suponer que ninguna aseguradora quiera asegurarlo en el futuro. “Si las aseguradoras, que al fin y al cabo son un negocio como cualquier otro, conocen tu historia clínica y la de tu familia, porque se han filtrado datos o no ha habido un trato adecuado de los mismos, pueden decidir que, por tus antecedentes, no te aseguran. Si ya estás asegurado, no te pasará nada – añade -, pero quizá tus hijos, cuando estos dejen de estar presentes en tu póliza, pueden verse desamparados en este sentido, únicamente porque se filtraron unos datos que les hacen más vulnerables, según las aseguradoras, a padecer según que enfermedades o dolencias”.

Por eso asegura que se necesitan más herramientas que protejan estos datos tanto por parte del Gobierno, “que debería ser el encargado de proteger las historias clínicas y garantizar que en el hipotético caso de que se hicieran públicas las personas más “vulnerables” pudiesen ser aseguradas”; así como por parte de las empresas dedicadas a la ciberseguridad para que se otorguen más canales de comunicación seguros para evitar la fuga de datos entre profesionales del sector, como lo hace su aplicación.

“No solo proteger la historia clínica, sino que las comunicaciones que tratan sobre la historia clínica también lo estén, además de las médico-paciente que garantizan otras aplicaciones”.

Buscar un equilibrio en la protección

Precisa, por otro lado, la cofundadora de DICUS, que “es importante buscar un equilibrio en la protección de los datos y no pecar de un blindaje que los hace inaccesibles”. “Lo que tampoco podría ser – asegura Jané – es que un médico para poder acceder a nuestra historia clínica necesite veinte firmas”. Y es este equilibrio, y el acertar con él, lo que provoca que se puedan fugar o desaparecer datos.

Lamenta, por otro lado, que muchas veces sin ni siquiera saberlo, la fuga de datos confidenciales se da de una forma tan sencillo como lo es a través de WhatsApp o Gmail en una conversación entre doctores, en un canal no creado para ello.

Jané recalca aquí, que no solo es la fuga o el robo de datos, sino que también interviene en todo lo que tiene que ver con ciberseguridad la vulneración de la intimidad de la persona/ usuario/ paciente. “Sabemos que constantemente nos están vulnerando la intimidad con los anuncios personalizados, obtenidos de las páginas que miramos de manera personal e íntima, pero hasta cierto punto nos da igual, no nos debería dar igual cuando esta vulneración afecta a datos más sensibles como los sanitarios o la historia clínica”.

¿Cuáles son los propósitos de estos ataques?

El principal motivo, asegura el experto en ciberseguridad, Deepak Daswani, es el lucro económico, pero hay otros: el poder que otorga el control de la información, el robo de la propiedad intelectual, el espionaje industrial o algo que está muy en boga hoy: el hacktivismo, o la utilización no violenta de herramientas digitales ilegales con fines políticos.

Así pues, debido a la importancia de estos datos y a los beneficios que pueden generarle a los cibercriminales que buscan adueñarse de ellos, y a la continua observación brechas de seguridad relacionadas con la fuga de información, en los cuales se utilizan distintos vectores de ataque para lograr los fines maliciosos; Jané defiende buscar el equilibrio idóneo para mantener nuestros datos más vulnerables a salvo y evitar, así, posibles represalias para la sociedad de cara al futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here