La desesperada carta del intendente de la Guardia Urbana detenido por pedofilia

El imputado se dirige a todos sus compañeros en una misiva en la que se exculpa y critica la ligereza con la que los medios de comunicación están tratando esta noticia. La Guardia Civil insiste en la existencia de indicios racionales de criminalidad

“Habéis visto y escuchado seguramente la noticia de mi detención por la supuesta pertenencia a una red de pornografía infantil.”

Con estas palabras empieza la carta que el intendente de la guardia urbana imputado por su vinculación con un red de distribución de pornografía infantil, dirige a sus compañeros y en la que hace referencia al trato que los medios de comunicación están haciendo de su caso: “en algún medio, incluso, se habla de producción y distribución de material (…) a nadie escapa que es un delito que estigmatiza, y los medios de comunicación, con su imprecisión, contribuyen de manera importante”.

La imprecisión de los medios

Tras dirigirse a sus compañeros y querer, de algún modo, avisar sobre la “imprecisión” de los medios, el intendente de la Guardia Urbana prosigue con una primera consideración referente a la operación policial por la que fue detenido: “…la intervención fue realizada por la Guardia Civil y no por el CNP, tal y como aparece en los medios, se trata de otra operación, por lo tanto, el contenido se ha utilizado para aprovechar, puede ser de forma tendenciosa, mi implicación en esta operación”.

Con estas palabras parece que intenta exculparse e insinúa que ha sido víctima de una especie de “trampa”, de nuevo, culpando a la imprecisión de los medios de comunicación.

Motivo de la carta

En el transcurso de la misiva, el policía investigado manifiesta su intención al escribir esta carta: “Esta nota que os envío, que considero os la debo por el respeto que me merece, por el deterioro de la imagen del colectivo, y de nuestra querida GUB, no pretende justificarme, ni que tampoco me deis vuestra compasión, más bien quiere poner las cosas en su lugar…”.

De nuevo, insiste en el poder de los medios “…después de constatar las informaciones que están saliendo en los medios, una vez leída, obviamente, cada uno es libre de pensar lo que considere”.

Una explicación difícil

Uno de los momentos más importantes del escrito que dirige a sus compañeros se da cuando “normaliza” su situación, o procura acercarla a un error que la mayoría de personas comete: “suelo utilizar programas de intercambio de archivos: series, música, libros, películas, y porque no, en alguna ocasión también de adultos, es aquí, en este maremagnum en dónde entra de todo”.

De este modo intenta decir que a cualquier persona que visite ciertas páginas, sin querer, puede ser víctima del intercambio de ciertos archivos, como el de pornografía infantil, en su caso.

Continúa explicando que se trata de “archivos que modifican el nombre para pasar desapercibidos y son detectados por los buscadores de la policía. Desgraciada casualidad… en la que se añade un elemento que determina el concepto de distribución por el solo hecho de hacer el intercambio, intrínseco al mismo programa (P2P), lo que se podría denominar «metadatos», y por eso lo califican de distribución aunque ni sepas lo que descargaste, ni esté en tu ánimo hacerlo.”

La cabeza bien alta

Así manifiesta su integridad personal y va llegando al final del escrito en el que pide disculpas, de nuevo, dirigiéndose al personal de su cuerpo policial, incidiendo en su largo recorrido profesional al servicio de la ciudadanía y de algún modo, lanzando un mensaje de fuerza personal ante la injusticia en la que considera, se ha visto envuelto.

“Quiero pediros disculpas a todos aquellos que os hayáis sentido ofendidos, con toda la razón. Añadir que me sabe muy mal tener que terminar mi vida profesional de esta manera, son 37 años al servicio de la Ciudad y de la GUB, con ilusión, en que he intentado ser lo más profesional y honesto. Un saludo muy cordial a todas y todos.”

3 Comentarios

  1. Que cojones de «Rata policial», es ahora cuando cayó, pero cuanto tiempo estuvo delinquiendo.
    Creo que el sistema que está podrido hasta el tuétano, debería modificar en sus artículo de LEC, que a esta gentuza con Disfraz de orden público, la condena debería ser el doble pues hacen varios delitos y nos toman por tontos.
    Ahora igual pactas una conformatoria, en sede judicial.
    Tiempo al tiempo.
    Otro monstruo más, con chapa.
    La delincuencia no conoce de ricos y pobres, conoce de hechos.

  2. Y encima jefe de la Policía.
    Pensar que tiene toda la punta de que es un pedófilo,encima declara y para su casa.
    Privilegios a todo tren.
    Ojalá pague muchos años de condena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here