La crónica negra que cambió España I: Planificar el crimen perfecto

El caso de Mari Ángeles Molina (Angie) supuso un antes y un después en la crónica negra de nuestro país: siendo el primer crimen moderno en el que se alteró por completo el escenario post mortem para simular unos hechos que, en realidad, nunca habían ocurrido.

La crónica negra que cambió España I: Planificar el crimen perfecto
No existe el crimen perfecto, pero María Ángeles Molina así lo creyó y así lo intentó / El Taquígrafo

Para algunas asesinas la vida es como una partida de ajedrez. Buscan su jaque mate definitivo. Mari Ángeles Molina (Angie) creyó haber ideado el plan perfecto para seguir manteniendo el elevado nivel de vida que fingía, pero su ego no le permitió ver más allá de su ombligo. Fue un antes y un después en la crónica negra de España. Un caso que se alimenta de un cadáver desnudo, un escenario del crimen alterado y una supuesta burguesa suplantando la identidad de la víctima.

Mari Ángeles Molina es la primera protagonista de esta serie documental que pretende desengranar aquellos crímenes cometidos en nuestro país y que, por la razón que sea, han supuesto un punto de inflexión en el modo de investigar, perfilar o juzgar a los delincuentes más mediáticos con lo que se ha topado la crónica negra española.

Manipuladora y letal, Angie, el día del crimen, cogió su querido Louis Vuitton y, con la risa picarona de quien pretende hacerse pasar por boba, lo cargó con todo lo necesario para acabar con la vida de su víctima.

Antecedentes: el crimen casi perfecto

No existe el crimen perfecto, pero María Ángeles Molina, de 40 años – Angie para todos – así lo creyó y así lo intentó. Actualmente, esta mujer está en prisión, acusada de asesinar, el 18 de febrero de 2008, a Ana María Páez Capitán, de 35 años. La víctima fue hallada desnuda y con una bolsa de plástico en la cabeza en un piso de alquiler turístico de Barcelona. Al principio, los investigadores creyeron que se trataba de un suicidio o, incluso, del fatídico resultado de una arriesgada práctica sexual, la parafilia conocida como hipoxifilia o auto asfixia erótica. Sin embargo, la investigación policial pronto reveló que la asesina planificó durante años la muerte de Ana con un solo fin: el dinero. En la escena del crimen: una peluca negra que delató, al cabo de los días, la presencia de Angie en el escenario del crimen.

publicidad

Justamente, hacía dos años que Mari Ángeles Molina suplantaba la identidad de su víctima para contratar préstamos bancarios y seguros de vida. Pero claro, para cobrarlos, Ana tenía que morir. A pesar del concienzudo diseño de su coartada, pues el día de los hecho viajó hasta Zaragoza para recoger las cenizas de su madre – fallecida años atrás -, los Mossos d’Esquadra llegaron hasta ella. En las sucursales bancarias donde se hacía pasar por Ana Páez, ataviada con pelucas corte Cleopatra como la hallada en la escena del crimen, la conocían como “la del Porche”. Y es que su insaciable necesidad de aparentar una vida de lujos que no tenía la condujo al extremo de matar por dinero. Algunos sospechan, incluso, que ésta no era la primera vez.

Las cámaras de videovigilancia de los bancos la captaron y, a pesar de simular el peinado de su víctima, el novio de Ana la reconoció: Angie y Ana habían sido compañeras de trabajo y eran amigas; o, al menos, eso creía la fallecida. Pese la exhausta planificación para dejar un escenario limpio de su presencia, colocando semen de dos gigolós en la cavidad bucal y vaginal de la víctima, los investigadores hallaron, en casa de Angie, documentación relacionada con Ana y una botella de cloroformo. Todo ello, sumándole la peluca con su ADN y los rastros digitales hallados en su ordenador, que destaparon que había buscado cómo adormecer a una persona, fueron indicios, más que suficientes, para arrestarla.

Angie fue condenada a 22 años de prisión por falsedad documental y asesinato, pero por supuesto, recurrió la sentencia. El 5 de junio de 2013, el Tribunal Supremo rebajó la condena a 18 años, tras cambiar la consideración del crimen de asesinato a homicidio doloso, al no poderse probar la alevosía.

La historia oculta tras el crimen casi perfecto

El crimen perpetrado por Angie supone un punto de inflexión en nuestra crónica negra, un antes y un después en el perfil de nuestras asesinas. Se acercó al crimen perfecto, ya que alteró y manipuló la escena y el cuerpo de la víctima con la intención de escenificar algo que realmente no había ocurrido en aquel apartamento, con la única intención de redirigir la investigación y proporcionar información falsa respecto a cómo sucedieron los hechos. Se llevó todos los objetos personales de Ana Páez, dejando rastros biológicos y objetos que dieran pie a pensar que aquella noche se había llevado a cabo una práctica sexual de alto riesgo a tres bandas.

En sala de vistas quedó demostrada su sangre fría, por hechos como la planificación, la construcción de una amistad utilitaria, y la manipulación del cadáver de la víctima. Durante los 6 días que duró el juicio, Angie se mostró hierática, indiferente, poco expresiva y con una entereza que sorprendió a unos y asustó a otros. Porque ella, pertenece a ese grupo de personas encantadoras, peligrosas y manipuladoras capaces de todo por alcanzar sus objetivos.

Su más que evidente falta de empatía y su incapacidad para conectar con los demás a nivel humano, la convierten en una peligrosa depredadora social, una mujer letal. Mentirosa y seductora, posee los rasgos de personalidad y las herramientas necesarias para manipular y cosificar a los demás, consiguiendo lo que quiere de ellos. Su narcisismo y su obsesión por su imagen tratando de demostrar a los demás ser alguien que en realidad no es, le hacen capaz de mimetizarse en cualquier entorno.

Angie es una estratega, que sabe cómo jugar una partida mortal de ajedrez, donde para ella, todos somos peones. Y si hay que seducir al rey, se le seduce para lograr el Jaque Mate. Quien más le importa, es ella misma, tener una vida acomodada a costa de parasitar a los demás, porque su gran debilidad es el dinero.

1 Comentario

  1. Joseba Sarrionaindia, alias Sarri vuelve al país Vasco. Con tanto demócrata (Salimos más fuertes)
    ¿A que esperáis para entrevistarlo y preguntarle sobre democracia anal?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here