La Comunidad de Madrid tenía la custodia del niño asesinado por su madre

El trámite llevaba 15 días aprobado y el pequeño tenía plaza asignada en un centro público tutelado.

La Comunidad de Madrid tenía la custodia del niño asesinado por su madre
El niño tenía que haber ido al centro tutelado de Hortaleza (Madrid) | EP

La Comunidad de Madrid tenía, desde hace dos semanas, la custodia del niño de seis años, supuestamente asesinado el pasado fin de semana por su madre en un hostal del centro de la capital y ya tenía plaza asignada en un centro público tutelado, según han informado a Europa Press fuentes de la consejería de Políticas Sociales, Igualdad, Familias y Natalidad.

La próxima retirada del pequeño de manos de su madre por parte de la Administración, por diversos motivos, aún sin determinar, habría sido el detonante que la llevó a matar a su hijo y a quitarse la vida posteriormente, según las primeras pesquisas policiales. Como han explicado desde la Consejería, se estaba siguiendo el protocolo establecido en estos casos, ya que no se puede retirar de repente al niño de una madre para «no causarle traumas en el futuro».

Padecía un trastorno mental

La madre había dejado en la mesilla de la habitación una nota explicando que no quería vivir sin su hijo, han explicado a Europa Press fuentes policiales, que señalan que la mujer sufría problemas mentales. De hecho, sus familiares aseguraron a los agentes que no les extrañaba este trágico desenlace.

Los hechos ocurrieron en el hostal residencia Levante, situado en el número, 6, de la calle, Postigo de San Martín, de Madrid. Madre e hijo llegaron al hostal el sábado por la noche y «actuaron con total normalidad», según han dicho a los periodistas los responsables del establecimiento, que confirmaron que era la primera vez que se alojaban allí.

El domingo por la mañana, pidieron que no les arreglaran la habitación y, desde entonces, no habían escuchado ruidos dentro, por lo que el matrimonio que regenta el hostal llamó esa misma noche a la Policía extrañados de la falta de movimientos en la habitación número 6. Los agentes comprobaron que la mujer no tenía requerimientos previos y les pidieron que si persistía la misma situación volvieran a llamar el lunes por la mañana.

Y así lo hicieron. Hasta allí se desplazaron varios agentes que, sobre las 10.20 horas, comprobaron que dentro de la habitación no respondía nadie y que estaba cerrada por dentro. Por ello, accedieron a los balcones y vieron, desde la ventana exterior, que yacían muertas las dos personas. Por ello, rompieron el cristal y entraron para comprobarlo.

A la espera del resultado de la autopsia

Según las primeras pesquisas a la espera de confirmación de la autopsia, la mujer podría haber asfixiado a su propio hijo y luego haberse quitado la vida ahorcándose, como apuntaría la disposición de los cuerpos y los objetos encontrados en la escena del crimen. También había ansiolíticos en la mesilla, pero no se sabe si la mujer los usó para dormir al pequeño, antes de asfixiarle, o para tomárselas ella, antes de suicidarse.

El Grupo V de Homicidios de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid está investigando el filicidio y ya ha comunicado lo ocurrido a los familiares de las víctimas, que son españoles, la mayoría oriundos de Badajoz. Los cuerpos fueron trasladados ayer por la tarde al Instituto Anatómico Forense de Madrid y los agentes se encuentran a la espera de los resultados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here