La cita de los horrores: quedaron, le robaron y luego lo enterraron vivo

Al parecer, se trata de una banda criminal asentada en Zaragoza que se dedicaba a citar hombres a través de Internet para luego, ser asaltados de manera violenta.

La cita de los horrores: quedaron, le robaron y luego lo enterraron vivo
José Antonio Delgado desapareció el 6 de septiembre tras citarse a través de Badoo | @guardiacivil

La Guardia Civil ha detenido a dos personas —un hombre y una mujer— acusados de citarse con un informático vasco a través de Badoo, una plataforma de citas por Internet, asaltarlo, golpearlo brutalmente y enterrarlo vivo en una población cercana a Zaragoza.

Se sospecha que el hombre fue víctima de una banda criminal que se había especializado en asaltar a hombres con los que se citaban a través de una conocida red social de citas. La mujer detenida, que ejercía de cebo, contactaba con sus víctimas y les proponía ir en coche a una zona más apartada para tener más “intimidad”. Una vez alejados de la ciudad, aparecía el segundo detenido, el “matón” y, entre los dos, le robaban el dinero, la cartera, el teléfono y el coche a la víctima.

En este caso, la situación parece que se les fue de las manos y mataron a José Antonio Delgado, de 54 años y vecino de Getxo (Vizcaya), al parecer, enterrándolo vivo. El hombre viajó el pasado, 6 de septiembre, de Vizcaya a Zaragoza para encontrarse con la mujer y ya no se supo nada de él hasta el pasado jueves, cuando hallaron su cadáver enterrado a las afueras de Pedrola (Zaragoza).

Había tierra en sus pulmones

Según ha desvelado El Periódico de Aragón, la autopsia apunta a que fue enterrado con vida, porque había tierra en sus pulmones. Según esa misma información, la víctima había contactado con una mujer a través de la red social Badoo y se citaron en Zaragoza. 

Las investigaciones realizadas por la Ertzaintza y por la Guardia Civil han conducido hasta los dos detenidos por su presunta implicación en este crimen. El juzgado que lleva el caso ha declarado el secreto de las actuaciones. Aun así, ha trascendido que los detenidos son una pareja, un marroquí y una mujer sudamericana. Los investigadores acudieron este miércoles por la tarde a una nave industrial en un polígono de Pedrola, donde, tras cinco horas de registro, encontraron restos de sangre del hombre asesinado, según publica El Heraldo de Aragón. Al parecer, la pareja habría puesto a la venta el vehículo Mercedes que pertenecía al informático asesinado, lo que fue clave para involucrarlos en la desaparición de José Antonio y su posterior muerte.

Las detenciones fueron practicadas a primera hora de la tarde de este miércoles en la localidad zaragozana de Pedrola, en cuyos alrededores fue hallado el cuerpo del informático.

Otras víctimas de la banda

Pese a tratarse de un caso totalmente blindado por un secreto de sumario muy rígido, los detalles que han trascendido apuntan a que no se trata de un crimen aislado, porque el modus operandi coincide con al menos otros dos asaltos sufridos por hombres en los últimos meses y en esa misma zona. Se ha apuntado que, al menos, dos hombres más denunciaron haber sido víctimas de robos violentos tras haber quedado con una mujer a través de la plataforma Badoo. Ellos, sin embargo, vivieron para contarlo.

La tipología coincide: contactaban con la mujer, se citaban y, tras quedarse a solas, se desplazaban a una zona más apartada en busca de intimidad. Ahí eran asaltados violentamente por tres individuos —no todos están detenidos— que les robaban sus pertenencias, dinero, cartera, teléfono y coche. Todo apunta a que el informático vasco fue víctima de la misma red. Queda por aclarar, de confirmarse estos extremos, si los autores del crimen lo enterraron a sabiendas de que aún estaba con vida o si creyeron que lo habían matado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here