La captación yihadista de una fallera de Cullera

La detenida, fuertemente radicalizada, quería trasladarse a Siria y convertirse en una mártir.

La captación yihadista de una fallera de Cullera
La joven fue detenida por la Policía Nacional | CNP

El pasado miércoles, se produjo la detención de una joven de 24 años en la localidad valenciana de Cullera, Cristina B.G., por su presunta participación en los delitos de integración en organización terrorista, financiación de actividades terroristas, desplazamiento a zona de conflicto y apología del terrorismo. La detención, que tuvo lugar en el seno de una operación de la Policía Nacional, pone fin a una intensa investigación llevada a cabo por la Comisaría General de Información, con la participación del CNI (Centro Nacional de Inteligencia) y la EUROPOL.

Según El País, esta joven cocinera, que abandonó recientemente su puesto de trabajo para dedicar su vida a la yihad, era popular en su localidad natal por ser muy activa en las celebraciones y en la comisión fallera de Cullera. Sin embargo, desde hace dos años, Cristina sufrió un proceso de radicalización que la alejó de sus aficiones y la llevó a adoptar otros hábitos. Desde hace unos meses, la joven empezó a llevar niqab, un tipo de velo islámico que solo deja los ojos al descubierto. La impactante transformación física de la joven habría llevado a parte de su entorno a comunicarlo a la policía.

A partir de ahí, los agentes descubrieron que la chica había viajado en el mes de enero a Turquía y que, durante ese primer viaje, había entrado en contacto con algunos miembros de la organización terrorista, Estado Islámico (Dáesh). Además, los investigadores constataron que, a su vuelta a Cullera, habría enviado una cifra que ronda los 5.000€ para la financiación del grupo terrorista, a través de estos contactos. Las indagaciones han concluido que los planes de la joven, que formaba parte de una red de captación de otras mujeres, serían trasladarse a Siria a finales de noviembre para cumplir su deseo de «ser una mártir». La compra de un billete de avión para una fecha próxima, junto a la publicación de unos mensajes en redes sociales en los que la joven hacía apología del terrorismo, alabando el asesinato del profesor francés decapitado, precipitaron su detención.

Este sábado, el magistrado de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, ordenó su entrada en prisión. Desde el año 2017, debido a la pérdida territorial y de poder del Estado Islámico, la de Cristina es la única detención que se ha producido en España de una mujer que intenta unirse a la organización terrorista.

El papel de las mujeres en Estado Islámico

El papel de las mujeres en Estado Islámico (EI) viene marcado por la férrea estructura patriarcal de la organización y sigue siendo fundamentalmente el de permanecer en el hogar al cuidado del marido y de los hijos, a los que debe inculcar los valores de la yihad y el martirio. No obstante, parece que el grupo terrorista ha ido ampliando su presencia en otros espacios. El motivo se debe, quizás, a que la organización se habría dado cuenta de que el proyecto de construcción del anhelado Califato es inviable sin la participación y el apoyo de la mitad de la población.

En los últimos años, Estado Islámico ha elaborado contenido propagandístico a través de sus publicaciones oficiales dirigido específicamente a las mujeres y se ha referido a ellas incluso como luchadoras activas. Este giro inesperado responde, probablemente, a la voluntad de ridiculizar a los varones que todavía no se han sumado a la causa y que, históricamente, han secundado el uso de la violencia, pero también a la de mostrarlas como modelos a seguir para la captación de otras mujeres. Además, permite algunas excepciones, como que las mujeres viajen solas, sin una figura masculina, si es para asentarse en la tierra del Califato.

Las españolas en Siria, ¿víctimas o terroristas?

Cristina no es la única española que ha intentado unirse a las filas de Estado Islámico. Se estima que de las, aproximadamente, 250 personas que salieron hacia Siria desde España, 30 fueron mujeres. Aunque detenida, parece haber sufrido mejor suerte que algunas de sus compatriotas. Yolanda Martínez, Lubna Miludi y Luna Fernández, todas ellas esposas de combatientes de EI, han sobrevivido a la caída del Califato y se encuentran en los campos de refugiados de Al Roj y Al Hol, ambos, en Siria.

Estas tres españolas inmersas en un limbo legal, con 17 menores a su cargo que viven en condiciones de extrema precariedad, han solicitado al estado español su repatriación. Aunque las mujeres niegan haber formado parte de la organización terrorista, ante la peligrosidad que supone su capacidad de captación, finalmente, la Audiencia Nacional ha ordenado su detención por diversos delitos relacionados con el terrorismo. Sin embargo, al no existir un convenio de extradición entre ambos países, su retorno parece poco probable. Con respecto a los hijos, mientras que otros países europeos repatrian a los menores por cuestiones humanitarias y para evitar su radicalización, España todavía no se ha pronunciado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here