La autopsia revela que Pablo Sierra murió de forma accidental

Los investigadores creen que se desorientó al volver a la residencia y cayó una o varias veces hasta ahogarse en el río. La Policía Nacional ya trabajaba con esta hipótesis tras analizar las imágenes de las cámaras de seguridad y hablar con decenas de testigos

La autopsia revela que Pablo Sierra murió de forma accidental
Imagen difundida de Pablo Sierra / SOS Desaparecidos

Los datos de la autopsia revelan que Pablo Sierra, el joven de 21 años que desapareció en Badajoz, murió de forma accidental, tras varias caídas. Todos los indicios apuntan a que este estudiante de Matemáticas pudo confundirse de camino y en lugar de ir hacia su residencia universitaria se trasladó hasta una zona apartada del río.

Decidió volver a pie

La Policía Nacional ya trabajaba con esa hipótesis desde hace varios días tras analizar las imágenes de decenas de cámaras, tomar declaración a su entorno y a otras personas, y confirmar que la sangre hallada en su móvil era suya. Ni rastro de terceras personas, poco a poco la hipótesis de robo con violencia fue perdiendo consistencia. El inspector jefe responsable del caso, Chema Rodríguez, se ha referido a un “fatal accidente”.

Las cámaras de seguridad lo grabaron hasta las 5:00 horas de la madrugada y en los vídeos se podía ver que el joven de 21 años, que muy probablemente había bebido más de la cuenta, andaba con dificultades. Aunque le había dicho a un amigo que iría a por un taxi, lo cierto es que Pablo decidió volver a pie hasta la residencia de estudiantes donde vivía con su hermano mellizo. Fue entonces que tuvo que desorientarse hasta terminar en la zona de Pico del Guardiana, en dirección opuesta a su destino.

Pudo caer una o varias veces

El joven desapareció la noche del 3 de diciembre tras una noche de copas por el centro de la ciudad. Su cuerpo fue hallado el viernes de la semana pasada, tras 15 días sin noticias del muchacho. El cadáver estaba dentro del río, a unos cinco metros de la orilla en la que apareció su móvil. Los GEO habían empezado un rastreo exhaustivoel martes en esa parte del río. El viernes, un perro adiestrado para seguir rastros biológicos marcó un punto en el agua y dos buzos del Grupo Especial de Operaciones pudieron rescatar el cadáver.

publicidad

Según varias fuentes, llevaba su documentación, lo que también descarta que le robaran y afianza la teoría del accidente. La pérdida fortuita del móvil y que tuviera sangre de la víctima hacen pensar que se cayó una o varias veces antes.

Dificultades en la investigación

Según el criminólogo Nacho Abad, los investigadores de la Policía han tardado tantos días a encontrar el cuerpo de Pablo Sierra por dos motivos: el primero, por las temperaturas, ya que cuando son tan bajas el cuerpo tarda más en flotar. La segunda, por culpa de una planta invasora del río, que dificultó las tareas a los agentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here