La Audiencia decide sobre la imputación del alcalde de Sabadell por prevaricación

El Tribunal estudia el recurso presentado por una alta funcionaria municipal que denunció al alcalde, Matías Serracant, por haber concedido a Arrán (partido antisistema con el que Serracant mantiene estrechos vínculos) un equipamiento público destinado a actividades deportivas. Se trata de una “maniobra”que los técnicos del Ayuntamiento calificaron de ilegal hasta en 4 informes distintos que el edil guardó en el cajón

Matías Serracant. La Audiencia decide sobre la imputación del alcalde de Sabadell por prevaricación
Matias Serracant alcalde de Sabadell con una camiseta donde puede leerse "luchar contra la corrupción no es ningún delito"

Va a tener que ser finalmente la Audiencia Provincial de Barcelona, la que decida si el alcalde de Sabadell, Matías Serracant, deberá ser investigado por la denuncia que la responsable del Servicio de Planificación Urbanística, Maite Morao, presentó contra él y en la que le acusa de haber favorecido a dedo, saltándose la normativa urbanística municipal vigente y con pleno conocimiento de ello, a un colectivo antisistema liderado por Arran, organización política que sustenta a la coalición a la que pertenece el alcalde.

Según la denuncia, el actual presidente de la corporación municipal, (en 2015, cuando ocurrieron los hechos, era concejal de urbanismo) cedió unilateralmente al colectivo anti sistema “Casal Popular Independentista El Talleret” un local público conocido como Can Balsach catalogado oficialmente como equipamiento deportivo, no asociativo y mucho menos, político.

Informe sobre la legalidad

Esa sospechosa actuación se llevó a cabo a pesar de que la jefa del Servicio de Planificación Urbanística de Sabadell presentó un informe técnico al respecto en el que detallaba las irregularidades cometidas en dicha concesión que calificaba como de “ilegal si, para empezar, no se aprobaba por los cauces normativos establecidos el cambio de uso de ese equipamiento”.

Allí empezó el calvario de esta mujer que fue relegada a la vez que Serracant buscaba técnicos “afines” que pudieran informar favorablemente a la cesión de dicho local a sus amigos antisistema.

No lo tuvo fácil el edil, porque otros 4 informes en la misma línea que el presentado por Morao, coincidían y ahondaban en que que dicha concesión era ilegal, sospechosa y prevaricadora.

Archivo y reapertura

El instructor número 2 de Sabadell inició una investigación que meses después archivó.

En su opinión, el proceder de Serracant puede ser interpretado de muchas formas pero (así lo esgrime en su auto de archivo ahora recurrido) “no se observa -en la conducta de Serracant- ningún indicio de decisión irracional, argumentada de forma grosera o esperpéntica con motivación hueca o de mera apariencia sin que haya, por tanto, resultado materialmente injusto”.

Es decir, el juez ve extraña o criticable la actuación de los denunciados pero no ve delito. “Forma parte de la dialéctica entre superiores y subordinados, entre los que se establecen, en ocasiones disparidad de criterios”.

La defensa acusa

La defensa de Maite Morao ha presentado un contundente informe contra ese auto ante la Audiencia Provincial.

Dicen los abogados que “el señor Serracant aprovechó su posición para favorecer a una asociación política con la que tenía estrechos vínculos. Lo hizo con la emisión de un informe urbanístico abiertamente contrario al ordenamiento y a los informes previos y posteriores, que constan en el expediente. Lo hizo con la destrucción de informes desfavorables y redacción de planteamientos ‘ad hoc’ para dar apariencia de legalidad a las actuaciones, una vez iniciada la investigación penal”.

El recurso, además, incide en que “esa concesión directa y gratuita de un equipamiento municipal se hace a una entidad política, (no deportiva, como se ha pretendido ocultar por los investigados) constituida por el partido político ARRAN e “integrada en la Red de Casales Populares Independentistas de que dispone la CUP”.

Coacciones a los denunciantes

Los letrados añaden que “la señora Morao (y otros funcionarios municipales) ha sufrido y sufren severas coacciones por haberse opuesto a las anteriores conductas, por haber emitido informes desfavorables contra el alcalde y por haber denunciado a los investigados”.

El recurso jurídico contra el auto de archivo que ahora ha de dirimir la Audiencia, concluye con la siguiente afirmación: “El alcalde se ha saltado todas la normas y todos los informes técnicos y sólo con voluntad de favorecer a sus amigos”.

La audiencia tiene la última palabra

El recurso evidencia que el actual alcalde actuó de forma prevaricadora, traficando con sus influencias políticas y para su beneficio. El Talleret disfrutó de ese local incluso antes de que se oficializase la cesión (ahora bloqueada), gracias al beneplácito de Serracant.

Maite Morao ha reiterado que el actual alcalde de Sabadell y sus afines la han sometidos a fuertes presiones y que la han relegado por no comulgar con las consigas del edil.

La partida está en juego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here