La acusada de robar en el HUCA: “iba a los vestuarios a satisfacerme sexualmente”

La mujer, acusada de robar en las taquillas del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) ha asegurado en sede judicial que tiene una «patología de ninfómana» y niega haberse apropiado de objetos ajenos.

La acusada de robar en el HUCA: “iba a los vestuarios a satisfacerme sexualmente”
Imagen de la mujer declarando ante el tribunal / La Nueva España

La acusada de robar en cuarenta taquillas del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) aseguró este martes ante el Juzgado de lo Penal Número 1 que no se apropió de nada, ni cogió nada que no fuese suyo. Se justificó diciendo que tiene “una patología diagnosticada que es la ninfomanía” y que “visitaba los vestuarios para satisfacerme sexualmente”.

A preguntas de su defensa admitió que “es cierto que tenía relaciones íntimas con trabajadores del hospital con los que quedaba a través de Whatsapp”. Y “no era a cambio de dinero”. La Fiscalía le pide, sin embargo, cinco años de prisión.

Problemas de depresión y ansiedad

La procesada explicó durante el interrogatorio de su abogada (se acogió al derecho a no ser interrogada por la Fiscalía) que la detención y las acusaciones por los hechos presuntamente acaecidos entre 2018 y 2019 le han provocado procesos de depresión y ansiedad que le obligaron a coger la baja laboral “unos 15 o 16 meses”. Es más, recalcó que hasta recibió la agresión de una mujer que la acusó de ser una ladrona. “Me propinó un puñetazo en la cara que me causó lesiones, de las que tengo parte médico que he aportado como prueba”.

publicidad

Ya han declarado los primeros testigos

Hasta el momento, ya han declarado los primeros testigos que han explicado al juez que sus taquillas habían sido forzadas y que les habían desparecido dinero y enseres propios. En algunos casos sólo declararon por la sustracción que sufrieron aunque no reconocieron a la acusada como la culpable, ni expresaron tener conocimiento de quién les había robado en las taquillas. Durante las próximas jornadas se irán desgranando más testimonios para probar o no que la acusada, amparada en su patología de ninfomanía y encuentros sexuales en los vestuarios, sea culpable del delito del que se acusa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here