Juicio Guardia Urbana: Albert se queda sin la bala que le salvaría

El fragmento de metal hallado en el maletero del coche calcinado de Pedro Rodríguez sería compatible, por su composición, con una bala estándar con núcleo de plomo o con el llavero en forma de bala que la víctima podría haber llevado encima.

Juicio Guardia Urbana: Albert se queda sin la bala que le salvaría
Albert López pierde una de las bazas de su defensa | EFE

Los peritos de los Mossos d’Esquadra expertos en balística descartaron en la vista de este jueves que el fragmento de metal hallado junto al cadáver calcinado de Pedro Rodríguez perteneciese a una bala reglamentaria de la Guardia Urbana de Barcelona (GUB).  Los técnicos subrayaron que «por su composición y morfología» el proyectil encontrado en el pantano de Foix no podría pertenecer a la GUB, pues las balas empleadas por este cuerpo policial no contienen plomo, a diferencia del indicio recogido en el coche. 

Los peritos concluyeron que «por la composición» el fragmento de proyectil hallado sería compatible con una bala estándar de 9 milímetros con núcleo de plomo. Esta bala podría haber sido disparada por cualquiera de las armas reglamentarias de los agentes acusados. Sin embargo, los investigadores no valoran esta hipótesis como válida ya que ningún vecino escuchó un disparo la madrugada de los hechos y la autopsia indicó que Pedro murió estrangulado. 

Además, los peritos demostraron in situ que los restos metálicos hallados también podrían corresponder a un llavero con forma de bala, como el que regaló la víctima a los asistentes a su boda con su exmujer. La posibilidad de que se tratase de un llavero salió a la luz, precisamente, con la declaración de la exmujer de Pedro Rodríguez, quien entregó al tribunal un llavero en forma de bala, el cual ha servido este jueves para demostrar ante los miembros del jurado popular que los restos podrían ser compatibles perfectamente. Ambos contenían un núcleo de plomo. 

Se desmorona la defensa de Albert

Con la hipótesis del llavero prácticamente demostrada, la defensa de Albert se podría ver desmoronada. La defensa del acusado sostiene ahora, a diferencia de lo que habría dicho durante la instrucción, que Rosa Peral mató a su novio de un disparo con su pistola reglamentaria de la Guardia Urbana. Su teoría es que Rosa fue a comisaría, cogió su arma del armero (sin que nadie la viese), mató a Pedro y devolvió el arma a su lugar, donde fue encontrada. Todo ello, sin dejar rastro de su paso por comisaría. 

El abogado de Albert López, José Luis Bravo, ha insistido en múltiples ocasiones en la posibilidad de haberse ejecutado su teoría, defendiendo que Peral pudo hacerlo sin ser vista, ni captada por los agentes de control, ni las cámaras de seguridad. Con todo, este relato se basaba en relacionar el fragmento hallado en el maletero, con la bala que faltaba en el arma de Rosa Peral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here