Juicio Guardia Urbana: Albert se aferra a que Rosa mató a Pedro

La defensa de Albert López sigue insinuando que fue Rosa quien mató a Pedro Rodríguez y que su cliente se lo encontró «todo hecho». Aun así, los peritos creen que esta opción es poco compatible con los datos telefónicos extraídos.

Juicio Guardia Urbana: Albert se aferra a que Rosa mató a Pedro
Albert, a través de su abogado, culpa del asesinato a Rosa.

De forma excepcional, este viernes la Audiencia de Barcelona celebró una nueva sesión del juicio por el «crimen de la Guardia Urbana». La pericial electrónica, iniciada el martes de esta semana, se tuvo que prolongar durante una jornada más, siendo ayer el turno de la defensa de Albert, liderada por José Luís Bravo. El letrado, siguiendo la estrategia que ha adoptado durante todo el juicio, trató de dar verosimilitud a su teoría: que fue Rosa quien mató a su pareja, Pedro Rodríguez, y que su cliente, Albert López, al llegar a casa de Peral la madrugada del 1 al 2 de mayo de 2017, «ya se lo encontró todo hecho». 

«Si tardó casi cinco horas, desde que Rosa le llamó a las 21.53h, hasta que finalmente se presentó en su casa, fue porque estaba pensando si ir a ayudarla», comentó Bravo. Ante esta nueva hipótesis, los peritos insistieron en que los datos de la pericial electrónica son insuficientes para avalar dicha teoría, pero que aun así, no sería compatible si hiciesen una lectura en conjunto de todos los hechos estudiados. 

Insiste en que Rosa llamó a su padre

Bravo, en su objetivo de acusar a Rosa, insinuó que la acusada podría haber matado a Pedro en poco tiempo —algo que los peritos ya habían descartado— y puso en duda la hora que los expertos determinaron como momento de llegada a Cubelles de Rosa y Pedro. 

Además, enfrascado en que Rosa llamó a su padre, Francisco Peral, pidiendo ayuda, comentó que quizá llamó a su padre a través de WhatsApp y que, por eso, no quedó registrada. Los peritos, sin embargo, aseguraron que no les consta que hubiese habido ninguna llamada vía WhatsApp entre ambos. 

Insinúa que Rosa fue al pantano tras el crimen

En una estrategia que se basó en acusar a Rosa y no en defender a Albert de su no implicación en los hechos, los peritos dieron respuesta a prácticamente todas sus preguntas, desmintiendo buena parte de sus rocambolescas hipótesis. Entre ellas, que Rosa pudo haber ido al pantano de Foix la tarde del 3 de mayo, pues su teléfono móvil no funcionó en dos horas. Al parecer, Rosa, esa tarde, fue al cine con sus hijas, habiendo fotografías que así lo avalan. 

Otro de los rebuscados planteamientos, basados en hipótesis sin base probatoria, y que de nuevo el letrado insinuó en la sala, fue la posibilidad de que Rosa, el miércoles, 3 de mayo, por la mañana, hubiese ido a la comisaría de zona Franca para devolver su arma reglamentaria al armero. Los peritos pasaron por alto esta idea y le explicaron que los informes de tarificaciones no la sitúan en la comisaría.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here