Juicio 17A: Guevara aplaza el final

La complejidad de la investigación y el elevado número de peritos que todavía faltan por ratificar los informes de la causa han empujado al magistrado Guevara a posponer el final de un juicio que hoy debería haber quedado visto para sentencia

Juicio 17A: Guevara aplaza el final
Uno de los móviles encontrados entre los escombros de Alcanar | Diligencias del caso

El análisis de los dispositivos tecnológicos utilizados por el grupúsculo de Ripoll ha revelado durante la que estaba prevista que fuese la última jornada del juicio una basta cantidad de información sobre los planes de la célula terrorista en los meses previos a los atentados de Barcelona y Cambrils. 

Una de las agentes que formó parte del análisis de los dispositivos, en el que participaron miembros de los tres cuerpos de seguridad (Mossos d’Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional) a petición del magistrado Fernando Andreu, resalta un cambio en los archivos de uno de los chicos a mediados del año 2015. En una tarjeta de memoria perteneciente a Younes Abouyaaqoub, utilizada por el joven entre 2004 y 2017, la investigadora ha resaltado que fue en ese año cuando comenzaron a aparecer los primeros archivos de carácter religioso extremo. Además, la fecha encaja temporalmente con la llegada de Es Satty a Ripoll. Entre los documentos recuperados también hay un número relevante de nasheeds, un tipo musical vocal sin acompañamiento instrumental muy popular entre las ramas más rigoristas del Islam que consideran que el uso de instrumentos musicales constituyen un pecado. Estos cánticos son utilizados habitualmente por los salafistas yihadistas como herramienta de propaganda terrorista. Asimismo, en el dispositivo móvil de otro de los miembros de la célula, Omar Hychami, se encontraron 14 vídeos de carácter yihadista y 31 nasheeds.

Precisamente en uno de los vídeos recuperados, Younes Abouyaaqoub recita mirando a cámara, en lo que parece el interior de una nave industrial, un nasheed. “No nos importan los enemigos, somos los que anhelan el martirio” canta a capela antes de cortar bruscamente la grabación por la irrupción de alguien en la escena.

El análisis del disco duro del ordenador que los agentes atribuyen al imam de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, revela la cronología aproximada que los terroristas siguieron para desarrollar los explosivos de Alcanar. Las búsquedas generales de manuales para principiantes a partir de noviembre de 2016 siguen una progresión paralela al proceso de fabricación de los explosivos de la célula hasta centrarse en el TATP. De 2016 son también los billetes de avión que llamaron la atención de los investigadores a nombre de Mohamed Hychami procedentes de Zurich con destino Barcelona encontrados en el correo de Younes. Sin embargo, no se ha podido constatar el motivo por el cual Mohammed Hychami y Youseff Aalla visitaron la ciudad suiza en diciembre de de ese año. A partir de junio de 2017 las consultas desde el portátil de Es Satty revelan que la célula empezaba a buscar emplazamientos de objetivos potenciales. El pantano de Riudecanyes, donde finalmente celebraron la ceremonia de despedida los cinco terroristas de Cambrils, fue consultada en el mes de julio un total de 219 veces. Lo mismo hicieron los jóvenes con la Audiencia Nacional (Madrid), la fiesta de la Tomatina de Buñol (Valencia), la Alhambra (Granada), Barbastro (Huesca), los ocho lugares turísticos imprescindibles que visitar en París o la sede de la OTAN en Bruselas (Bélgica). 

Los investigadores creen que las fotografías que realizaron en el interior de un centro comercial ubicado en Tánger (Marruecos) podrían ser operativas. Llama la atención la claridad con la que se han encuadrado los sistemas de ventilación de los grandes almacenes en las imágenes. Los terroristas buscaron también el parque de atracciones de Port Aventura ubicado en Salou (Tarragona) y a escasos kilómetros de Cambrils, en el que llegaron a fotografiarse con una atracción en concreto al fondo. 

Los diversos peritos han ido relatando a lo largo de la mañana la presencia de imágenes de armas, manuales de explosivos, audios, fotomontajes, mapas, libros, foros y un sinfín de documentos digitales más que acreditan que la célula de Ripoll se preparaba para atentar al menos desde finales de 2016. La complejidad del caso y la cantidad de peritos que todavía tienen que prestar testimonio finalmente han empujado al magistrado de la Audiencia Nacional, Félix Alfonso Guevara, a aumentar el calendario de un juicio que hoy debería haber quedado visto para sentencia. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here