Juego de tronos, más lila que nunca

El invierno ha llegado a los siete reinos y con él, la octava y última temporada de la famosa serie de fantasía medieval, Juego de Tronos. Tras siete temporadas de lucha incesante por el poder, la serie basada en la novela de George R.R. Martin pondrá, al fin, al heredero de poniente en el trono de hierro

Juego de tronos, más lila que nunca
Jon Nieve y Daenerys Targaryen en Juego de Tronos

Esta madrugada se vivirá un estreno simultaneo en todo el mundo, Juego de Tronos dará comienzo a su última temporada. La más breve de todas, con tan solo 6 capítulos, pretende ser una superproducción internacional que dejará a todos sus fans boquiabiertos. “La humanidad no está preparada para recibir el final de Juego de Tronos”, comentaba una de sus protagonistas, Emilia Clark, al conocer el final de la serie.

Con todo, para esta última temporada se espera conocer, por fin, quien terminará gobernando los siete reinos de poniente, tras siete temporadas de lucha, traición y venganza por obtener el poder. Un poder representado con el trono de hierro, un poder que ha imperado en el papel de la mujer. Y no porque una mujer es quien se sienta actualmente en dicho trono, sino porque el papel femenino está dotado y cargado de fuerza e, incluso, podríamos decir de superioridad.

Y es que, en Juego de Tronos, a diferencia de nuestra realidad y de la realidad de la época, las que mandan y, además, son reconocidas por su poder y ambición son las mujeres. Ya hace tiempo que los fans de la serie nos dimos cuenta de que “las que cortan el bacalao” son ellas. Excepto en las dos primeras temporadas, que podría quedar más dudoso, el resto de la trama es dirigida, orquestada e ideada por mujeres.

Cersei Lannister

La rubia, manipuladora, inteligente y rica. Esa es Cersei Lannister, la actual soberana de los siete reinos de poniente. De hecho, es reina desde mucho antes de sentarse en el trono, pues siendo la regenta de sus dos hijos (ahora fallecidos), ya era la cabeza pensante.

Ella dirige todo el cotarro, quien muere, quien vive y quien sufre. Y es que su personaje tiene la paciencia y la habilidad suficiente para conseguir todo lo que se propone. Su único impedimento siempre han sido otras mujeres, igual de listas y astutas que ella.

Para esta última temporada, Cersei Lannister ha perdido a toda su familia, su hermano y amante Jamie Lannister la abandona al ver que su ansia de poder le impide ver quiénes son los auténticos enemigos. Pero ella, fría y calculadora, no se rinde y de camino a sus aposentos se dirige la Compañía Dorada, un grupo de mercenarios sangrientos que lucharán en su nombre en la gran batalla final, que se espera.

Daenerys Targaryen

La rubia, manipuladora, desamparada, inteligente y que se busca la vida ella solita. Esta es Daenerys Targaryen. La niña de pelo blanco y sangre de dragón que se convierte en una de las mujeres más temidas y admiradas de la saga.

Y, no la temen únicamente porque bajo su orden están dos dragones de varias toneladas de peso (perdiendo uno contra los caminantes blancos), sino porque las dificultades de su vida la han convertido en una mujer fuerte, astuta y sin miedo. Además, está convencida de que ella es quien merece estar sentada en el trono de hierro, puesto que su familia es la legítima heredera, por lo que sus ansias de poder y venganza la hacen todavía más temible.

Sin duda, la evolución de la madre de dragones, uno de sus muchos títulos, es una de las más notorias de la serie. Pasa de ser una niña manipulada a una mujer que orquesta miles de cientos de hombres que luchan en su nombre.

Arya Stark

La guerrera, espadachina del norte. Esa es Arya Stark. Es la antítesis a las princesas de cuentos de hadas, Arya es fuerte, inteligente y ágil. Lleva siete temporadas vagabundeando sola por los siete reinos y, por muchas dificultades y adversidades que se le presentaran, sus fans no han temido por su vida.

Acompañada de aguja, su espada, la pequeña Arya ha matado ella solita a hombres y mujeres. No les teme. Tiene una lista de la gente que desde la primera temporada quiere y esta dispuesta a matar, ya ha tachado varios nombres, pero queda uno: Cersei Lannister.

Sansa Stark

La pelirroja, vengativa y más lista de lo que muestra. Esa es Sansa Stark. Odiada en la primera temporada y admirada a partir de la quinta. Sansa empieza siendo débil, manipulada y mangoneada por todos. Su deseo de ser princesa y casarse con el príncipe Joffrey (hijo de Cersei Lannister) le hace tomar decisiones poco admirables.

Con el tiempo se va observando la increíble evolución que vive este personaje. Se vuelve astuta, vengativa e inteligente. Ha aprendido a hablar el idioma de quienes la rodean, un idioma movido por el interés. La nueva Sansa tortura a quien la había torturado a ella, su marido Ramsay Bolton, y ordena matar a su aliado y enemigo a partes iguales, Petyr Baelish.

Lady Olenna

Aunque ya está fallecida, Lady Olenna es la representación más gráfica del poder que representan las mujeres en la serie. Olenna Tyrell es una mujer mayor, la matriarca de su casa, y por proteger a su familia es capaz de todo. Incluso de matar.

Olenna, como Cersei, es manipuladora y lista, quien mueve el cotarro en su familia y aliados. Pero hay algo que tiene Olenna de la que carece Cersei, y son más años de experiencia. A Lady Olenna se la puedo representar con el refrán popular, “más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

“It was me” (fui yo), es una frase clave que demuestra que este personaje femenino es poderoso y muy astuto. Sentencia que pronuncia instantes antes de morir, cuando le confiesa a Jamie Lannister que fue ella quien mató al príncipe Joffrey.

Estos son tan solo algunos de los ejemplos de personajes femeninos que demuestran la fuerza y el empoderamiento que adquiera la mujer en la serie. De hecho, la realidad deja mucho que desear, pues mujeres fuertes, valientes e inteligentes hay también en nuestra sociedad, pero mancan las oportunidades, el respeto y la convicción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here