Jimena Tierra: directora del máster de UDIMA en Periodismo de Investigación y Crónica Negra

Jurista de profesión y escritora por vocación, Jimena Tierra es, además, fundadora y directora del máster, único en el mundo, que llega a la UDIMA el próximo otoño

Jimena Tierra: directora del máster de UDIMA en Periodismo de Investigación y Crónica Negra
Jimena Tierra es jurista, escritora, directora del sello editorial Tierra Trivium y, ahora, directora del Máster en Periodismo de Investigación y Crónica Negra | Cedida

Jimena Tierra es una amante innata de las letras y la literatura. Declarada fan incondicional de la prosa de Miguel Delibes, hasta donde su memoria alcanza, la lectura y la escritura siempre han sido su principal entretenimiento. Sin embargo, el destino tenía otros planes para ella. “Siempre he querido ser periodista y abogada, pero la vida se te impone y no te da tiempo a todo… pero mi juego siempre ha estado entre estas dos ideas”. Quizás por esta vocación frustrada, de una ciencia inexistente hasta ahora, Jimena ha creado junto con la UDIMA el Máster en Periodismo de Investigación y Crónica Negra que ella misma dirigirá a partir de septiembre. “Para mí este máster hubiese sido sensacional”, confiesa.

Además de directora de este máster absolutamente innovador, por ofrecer una especialidad única en el mundo, Jimena Tierra nunca ha dejado de formarse. Licenciada en Derecho, tiene un máster en Gestión Cultural, otro en Análisis de Conducta Criminal y, en el último año, se ha especializado en Pericia Caligráfica y Documentoscopia. “Es alucinante, aprendes a trabajar las firmas y determinar si es de su autor o es falsa. Es una maravilla el tema de la letra, sobre todo, estudiar la letra de los criminales”, confiesa la jurista, que siente especial debilidad por todo aquello relacionado con las palabras. 

Sin embargo, no siempre se ha dedicado a esto. Anteriormente trabajó 13 años como abogada en accidentes viales, reclamando lesiones en colisiones de tráfico. En un momento de su vida decidió que ese no era su destino. Estaba cansada y deseaba dedicarse a otras cosas: a la gestión cultural y a la literatura. El hecho de llevar escribiendo desde los 13 años la animó a dar el salto. 

La influencia familiar

No es una casualidad que Jimena Tierra haya dedicado gran parte de su vida a la literatura y a las letras. Toda su familia proviene del teatro y la escritura. De hecho, su primer referente fue su abuelo, apuntador en el Teatro de la Comedia. Él fue, precisamente, quien le inculcó el amor por la literatura que, combinado con la fascinación de la jurista por los crímenes, acabó desembocando en la creación de dos novelas de ficción criminal: Equinoccio y Cambio de rasante. Como cualquier novela negra que se precie, ambas obras están protagonizadas por Anastasio Rojo, un detective encargado de resolver casos enigmáticos. Aunque en su última obra la autora se aleja de la novela de ficción para presentar su primer true crime, confiesa que le gustaría escribir una tercera novela con Anastasio como protagonista. “Tengo ya la idea desde hace tiempo en la cabeza. Me gustaría que volviera porque da mucho juego y porque su figura reivindica muchas cosas”.

publicidad

Para escribir Equinoccio, Jimena Tierra se pasó tres años documentándose sobre sectas y ritos satánicos. “Mi interés por el satanismo viene de mi desinterés por el catolicismo”. La autora lo atribuye a su paso por un colegio religioso y segregado por sexos. “Empecé a cuestionarme muchos valores y mucha información que yo recibía”. A esto se suma que, en 1998, con apenas 17 años y recién aterrizada en la facultad de Derecho, Jimena leyó una noticia que recogía un intento de suicio colectivo en Tenerife. Treinta seguidores de una rama del Templo Solar, entre ellos mujeres y niños, estaban dispuestos a suicidarse. “Quedé prendada de esta idea. Me pareció asombroso el hecho de que alguien pudiera convencer a treinta personas de que se quitaran la vida, desde el punto de vista psicológico. A partir de ahí empecé a investigar y de ahí surgió Equinoccio.”

Sobre la posibilidad de que en España pudiese repetirse un episodio de estas características, la autora lo tiene claro. “Por supuesto que podría ocurrir un crimen relacionado con el satanismo. Tanto las Baleares como la Costa Blanca son lugares en los que prolifera el satanismo. Sin ir más lejos, hace pocos años, en Collado Villalba detuvieron al líder de una secta satánica. Es algo que está entre nosotros.”

Sin embargo, en su última obra se aleja de este registro y se atreve con una historia real: La del asesino de la baraja. Jimena Tierra presenta su primer true crime, Muerte en un naipe, que sale a la venta el 1 de junio. La escritora recuerda los días en los que Madrid fue escenario de varios crímenes aleatorios. “Yo soy gata de nacimiento. Alfredo Galán Sotillo mató a seis personas y lo intentó con otras tres. Fue un tema muy cruel, lo recuerdo con miedo. Actuaba en zonas que me rodeaban y era algo que me parecía interesante relatar”, explica la escritora. Jimena Tierra ha analizado a conciencia las 4.000 páginas que componen este sumario para analizar la figura de un asesino que, en 2003, tuvo en vilo a un país entero. 

Sin embargo, Jimena Tierra lo tiene claro. “A fecha de hoy no tengo pensado escribir otro true crime. Ha sido muy duro para mí. No sé si más adelante, porque ninguno somos dueños de nuestro destino, pero ahora mismo prefiero inventarme los crímenes y ser cruel con mis personajes inventados a estudiar un sumario real, con fotografías y trasladar a los lectores eso que ha sucedido en la realidad”.

Tierra Trivium

Su brillante y polifacética trayectoria profesional la compone, además, un proyecto del que Jimena forma parte desde 2016. La escritora ejerce la dirección del sello editorial grupo Tierra Trivium. Nace sin grandes pretensiones, como un sello independiente y sobre todo con la idea de apostar por los valores, por la escritura como terapia, por el hedonismo. Por la editorial, que ya ha publicado más de 200 obras, han pasado autores que han sido víctimas de la drogadicción, de violencia de género, de la trata o incluso del terrorismo… “Es casi un proyecto humano que se funda con el objetivo de publicar novelas de escritores de calidad que no habían podido publicar de manera tradicional o que habían sido rechazadas por las grandes editoriales”.

Además de todos estos proyectos, Jimena ha conseguido encontrar tiempo para impartir Crimen Perfecto, un taller de escritura criminal creado para solventar carencias de los escritores de novela negra. Posiblemente esta haya sido una de las semillas del revolucionario máster.

1 Comentario

  1. Leí equinoccio hace unos años y me pareció una novela increíble, con descripciones cinematográficas y didáctica, la recomendé en mis redes sociales porque creo que es una novela que deberían leer sobretodo los jóvenes para no caer en este tipo de sectas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here