Iván Redondo, la mano que mece la cuna

luis Artigue

Resultaba un poco infantil y del todo inquietante aquella amenísima novela de Henri Troyat titulada Rasputín, Rusia entre Dios y el diablo…

Sí, pero, en ella, en verdad había tensión, acción, finura psicológica, múltiples peligros, pesadumbre y sorpresas a la hora de recrear la vida de este personaje oscuro, contradictorio, intrigante, arribista y excéntrico que, venido desde Siberia, se ganó el favor del zar con sus vaticinios y su don de la profecía antes aún de la existencia de las estadísticas y las encuestas de intención de voto electoral…

Pasaba de todo en aquella biografía novelada. Pero el ladino Rasputín, en cuanto no acertó una vez en su predicción política, cayó en desgracia y acabó asesinado: como escribe el propio Henri Troyat, sólo la muerte pudo frenar el ascenso de este hombre extraordinario.

¿Qué pasará en España si Rasputín no acierta y, como ha vaticinado, el PSOE no gana por goleada las nuevas elecciones generales?…

España votó y ganó la izquierda pero no gobernó sino que se convocaron otras nuevas elecciones, lo cual –me confiesa un influyente militante del PSOE que fuera ministro e ideólogo socialista- quiere decir que quien de verdad ha ganado y se ha salido con la suya es Iván Redondo.

¿Y quién es Iván redondo? ¿En qué lugar se enamoró de ti? ¿A qué dedica el tiempo libre este consultor político premiado (tras idear y hacer consumar la moción de censura a Mariano Rajoy) con el cargo de jefe de Gabinete de Pedro Sánchez?¿Y cómo es él? ¿Qué hay detrás del tipo que trabaja no para el país sino para su líder, y por eso no cesa de merodear al líder y de apostillarle y dirigirle indirectamente como Rasputín? ¿Quierelo mejor para el país o lo mejor para su líder?¿O en realidad lo que quiere es mandar tanto y más que el líder como Rasputín o como aquel Rasputín español del Siglo de Oro, el Conde Duque de Olivares, y por eso se dedica a hacer estrategias políticas más pragmáticas que empáticas como Maquiavelo y a ejercer como gurú que interpreta los posos del café político y hace predicciones como Rapel y, claro, a veces acierta?

¿Qué pasa? ¿Es que el presidente Sánchez no sabe que hasta un reloj parado acierta dos veces al día? ¿Es cierto entonces que España está gobernada por un asesor, como en los tiempos de Felipe IV? ¿Quién maneja los hilos del poderoso Mago de Oz?

Sí, ¿de quién es la mano que mece la cuna?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here