Intenta robar un vehículo con dos agentes de la Guardia Civil en su interior

El joven, que ya se encuentra en libertad, se subió a la parte trasera del coche en el que una pareja de la Guardia Civil hacía guardia durante un dispositivo de vigilancia

Intenta robar un vehículo con dos agentes de la Guardia Civil en su interior
El joven es el presunto autor del robo de otros vehículos en la misma localidad | La Nueva España

Con un día de diferencia, efectivos de la Guardia Civil de la Comandancia de Gijón han detenido en dos ocasiones al mismo sujeto, un viejo conocido de las autoridades, en la localidad de Colombres (Ribadedeva). La primera detención se debió a un delito de daños a un vehículo, mientras que la segunda fue arrestado por intentar robar un turismo estacionado en la vía pública. 

La segunda detención ha venido motivada por un despliegue policial a raíz de varios hurtos cometidos en la localidad a principios de verano. Tal y como recoge el diario La Nueva España, en el mes de junio los vecinos trasladaron su preocupación a la Benemérita ante la oleada de robos de vehículos y de estragos ocurridos en este municipio asturiano. Tras una reunión de urgencia, las autoridades acordaron intensificar la vigilancia en la zona con una mayor presencia de patrullas policiales para garantizar la seguridad ciudadana. En el marco de ese dispositivo especial iniciado en el mes de junio, el sujeto ahora detenido, ya fue arrestado aunque quedó en libertad poco después. Según los habitantes de la localidad, este vecino de Colombres de 23 años, estaba detrás de los sucesos funestos que atormentaban al vecindario. 

El sábado, dos agentes de la Guardia Civil salieron de nuevo a patrullar las calles de Colombres en el marco de este operativo de seguridad. Lo hicieron en un coche camuflado y vestidos de paisanos. Los dos agentes se encontraban en el interior del turismo haciendo guardia cuando vieron a un sujeto que se acercaba al vehículo. El joven, que no veía a los agentes debido a las lunas tintadas, intentó sustraer el turismo. Los efectivos del instituto armado lo dejaron hacer. Instantes después, el ahora detenido se subió a la parte trasera del vehículo. La sorpresa del delincuente fue mayúscula al descubrir que se había montado en un coche de la Guardia Civil. En un primer momento, el joven intentó huir a toda prisa del lugar, pero fue interceptado y detenido a pocos metros. Fue entonces cuando el presunto ladrón cambió de estrategia y alegó que él también era agente de la Benemérita y que formaba parte del dispositivo de vigilancia. De poco le sirvió la teoría peregrina y, esa noche, durmió entre rejas. 

publicidad

Pillado in fraganti dos veces en un día

El joven es un asiduo de los calabozos de la Guardia Civil de Gijón. El día anterior a este suceso pasó por las mismas dependencias después de, presuntamente, incendiar un coche. Los agentes lo localizaron con una mochila con un camping gas, una bombona y un mechero en su interior. De poco le sirvieron las excusas también en esa ocasión. 

Sin embargo, pese al esfuerzo de los agentes por sacarlo de circulación, el joven ya se encuentra en libertad después de haber declarado ante el magistrado del Juzgado de Instrucción número 1 de Llanes, que ha desestimado su ingreso en un centro penitenciario. Habrá que esperar al juicio rápido del 18 de agosto para conocer si este delincuente de poca monta, pero que trae de cabeza a un pueblo entero, entrará o no en prisión. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here