ILETRADOS

Ricardo Gómez de Olarte
Ricardo Gómez de Olarte

A pesar de haber empezado Filosofía, Ada Colau no posee titulación universitaria. Nacida en 1974, su formación política se basa en haber sido okupa y activista.

Recuerda mucho a un personaje de la serie “Los jóvenes”, concretamente al surrealista Rick, estudiante de sociología, presuntuoso anarquista y reivindicativo de todo aquello que fuera ir a la contra, aunque careciera de sentido. Lo interpretó Rik Mayal, que luego haría “El diputado fantástico”.

Volviendo a Colau, consiguió cierta fama representando en Barcelona (en Madrid fue Irene Montero) a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (su madre era agente inmobiliario, digo yo que de ahí le vendría el conocimiento especulativo del suelo). De ahí saltó a la política municipal. De hecho, ella y las organizaciones en las que militó vivían de la subvención. No ha cumplido nada de lo prometido porque no conoce lo que es la política real de la utopía “poseur” o de postureo en la que se instaló hace años.

Gabriel Rufián. Nacido en 1982, diplomado en Relaciones Laborales desde 2004 y máster en Dirección de Recursos Humanos por la Universidad Pompeu Fabra. Trabajó en la privada durante unos pocos años hasta que lo echaron por absentismo laboral, que es la forma educada de llamarte vago.

Como Colau, se apuntó a otra Plataforma, llamada Súmate, creada por ERC y todo lo que sabe de política, según propia confesión, “lo ha aprendido de El Padrino”. Un tuercebotas cuyo único logro es el insulto como forma de hacer política, notándosele la absoluta ausencia de discurso de fondo. Claro que si no tiene poso, no puede tener fondo.

Carles Puigdemont, nacido en 1962, por generación debería tener una formación cultural más sólida, pero sus carencias resultan elocuentes: como Colau, empezó Filología pero no la terminó. Se dedicó al periodismo subvencionado sin que haya trabajado jamás en la empresa privada. Últimamente le da por impartir “urbi et orbe” clases de Derecho Constitucional

Pablo Iglesias, nacido en 1978, licenciado en Derecho y Ciencias Políticas, jamás ha trabajado en la empresa privada, salvo como comentarista para los diversos medios de Roures y como docente.

Pablo Echenique, eminente físico, tampoco ha trabajado nunca como tal. De hecho, no ha trabajado nunca salvo como docente.

Pedro Sánchez, nacido en 1972, economista y doctor (polémico) en Ciencias Económicas, siendo su primer empleo como asesor a parlamentarios europeos.

Pablo Casado, nacido en 1981, es licenciado en Derecho con máster también polémico y siempre ha vivido de la política.

Albert Rivera, nacido en 1979, el rey del billar (porque toca todas las bandas de la mesa de juego y no se queda en ninguna) es licenciado en Derecho y trabajó en la Caixa desde 2002 hasta 2006

Unos tienen estudios superiores y otros no. Eso sí, todos tienen derecho de sufragio pasivo (ser elegidos), ¡Faltaría más!. Pero, ¿cuál es el denominador común de casi todos? Todos (salvo en parte Rufián y Rivera) han vivido siempre de la política desconociendo el mundo real. También es cierto que todos se expresan a través de las redes sociales, reduciendo al mínimo la necesidad de profundizar en el pensamiento o la historia.

No digo que la titulación universitaria sea conditio sine qua non para poder adquirir mayor profundidad de pensamiento. Todos procuran ser ingeniosos pero pecan de excesivamente superficiales ¿Es por el hecho de ser políticos o por el hecho de ser producto de una época?

Según nuestra sacrosanta Constitución, todos los españoles tenemos los mismos derechos. En la práctica algunos son más iguales que otros. Para que todos tuvieran las mismas igualdades, Dios creo a Alfredo Pérez Rubalcaba y éste, investido y revestido de ese poder divino, parió la LOGSE (Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España), vigente de 1990 hasta 2002 y que sustituyó a la LODE (Ley Orgánica reguladora del Derecho a la Educación de 1985).

La LOGSE socialista fue sustituida por la aznarista LOCE (Ley Orgánica de Calidad de la Educación), que duró hasta 2004, fecha en la que el Gobierno de Zapatero la suspendió para seguir aplicando la LOGSE y posteriormente derogar la LOCE en 2006 y pasar a la LOE (Ley Orgánica de Educación).

En 2013 pasamos a la LOMCE (Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa). La legislación sobre educación en España es un auténtico laberinto. Cinco/seis leyes (LODE y la LOGSE, la LOCE, la LOE y la LOMCE y LOE de nuevo) en 34 años: o faltan años o sobran leyes.

La premisa básica de casi todas ellas es que bajando el nivel educativo, será más fácil que la población tenga un título mínimo de educación. Otra cosa es que ese título mínimo sirva para algo que no sea el siguiente escalón de la mediocridad.

El resultado de todo este galimatías es que, según el último informe del World Economic Forum, el sistema educativo español ocupa el puesto 38 de 137. En cuanto a calidad del sistema educativo, caemos al puesto 55. En lo que afecta a matemáticas y ciencias estamos en el puesto 72º: Zimbabue, Chipre o Moldavia tienen más calidad en ciencias y en matemáticas que España. Eso sí, con un nivel tan ínfimo, tenemos un porcentaje alto de matriculación universitaria: el 6º puesto mundial.

Según el mismo informe del World Economic Forum respecto al nivel de idiomas y la FP también es para llorar: en cuanto al dominio de otras lenguas, nuestro país se queda en el puesto 56 de 61, mientras que la formación profesional se sitúa en la 50ª posición de 61.

Tan solo destacamos en las escuelas de negocios (entidades absolutamente privadas) donde somos los 8º de Europa y 13º del mundo.

Para acabar de arreglarlo, es de competencia plena de la Generalitat la regulación y administración de la enseñanza en toda su extensión, niveles y grados, modalidades y especialidades. En Euzkadi pasa tres cuartos de lo mismo. Cabría preguntarse si los partidos autonómicos con representantes en el Congreso tendrían derecho a votar sobre Leyes de Educación, pero eso es materia para otra pieza.

En otro artículo mencioné el hecho de que el actual sistema universitario español premia el silencio y el gregarismo del pensamiento único, aislando y separando a todo aquel que piense diferente a la clase dirigente. Según el ránking de Shanghai (al parecer es la clasificación más conocida de universidades de todo el mundo), España lo hace bien en el top 500, pero no tiene ninguna universidad entre las 200 mejores.

Sirva como ejemplo Suiza: tiene menos universidades que España en el top 500, pero coloca cinco entre las 100 mejores el mundo. Es decir, somos muy corrientitos: “aurea mediocritas”

La tendencia es a peor, ya que cualquier intento de elevar el nivel académico de la enseñanza primaria y secundaria es tachado de elitista y criticado como retrógrado-fascista. La realidad cotidiana se retroalimenta: el que se ha sacado la secundaria y deja de estudiar no ve con buenos ojos que los líderes del país sean gente más preparada que él mismo. El votante medio quiere a alguien igual de medio en la política. Como la “cosa del pantano”, el político medio surge de ese lodazal en el que hace años se ha convertido la enseñanza en España. Ni se lee, ni mucho menos se reflexiona.

El segundo de mis artículos publicados en este medio, el 17 de febrero de 2019, versaba únicamente sobre la violencia en el delito de rebelión. Artículo más denso por técnico, pero necesario para entender un difícil concepto penal.

Sin embargo, recientemente se me ha quejado un lector de no poder usar el término “rebelión” de forma seria respecto a los políticos presos. Entiendo que según ese lector (licenciado en Derecho, para más señas), la acusación de rebelión es una broma de mal gusto. Es como si yo me ciscara en la madre de alguien y apelara a su condición de ramera pública y borracha (sin que fuera cierto nada), lo hiciera público en todos los medios de comunicación y la señora madre de ese alguien no tuviera derecho a interponer un procedimiento por injurias porque mis injurias “no iban en serio”.

La situación es como la del niño que trata de disimular la maldad o gamberrada en el clásico “era broma”. Era broma pero te has cargado la cristalera y sabías que no debías jugar a pelota delante del ventanal.

Como sea que en el anterior artículo comenté en extenso el tema de la rebelión, respondí a mi lector parafraseando a Pérez Reverte: “Qué osada es la ignorancia y la juventud”. Evidentemente hacía alusión a la cita de Pérez Reverte: “La incultura es muy osada, muy atrevida, y en España hay muchos incultos especialmente atrevidos”.

La referencia cayó en saco roto, ya que hasta el momento de escribir el presente ni siquiera se ha dado cuenta de que era una alusión a ese autor, ni de que le faltaba profundidad para emitir esa opinión al respecto de la rebelión.Y lo que es peor, ni siquiera ha leído el artículo sobre rebelión para poder opinar. Repito: ese lector es licenciado en Derecho. Claro que viendo las faltas de ortografía de algunos profesores de esa Facultad…

No sé de qué me extrañé entonces. Su comportamiento es propio de la generación tweeter: falta profundizar en los conceptos y las ideas y sobran energías para pontificar sobre lo que no se conoce, ni se quiere conocer. Eso sí, siendo (o intentando ser) chispeante.

Así pues, no debemos extrañarnos cuando Rufián aparece blandiendo una impresora en el pleno del Congreso; ni cuando los diferentes diputados acatan la Constitución jurando por Snoopy o aparecen con camisetas reivindicativas; ni cuando un portero/matón de discoteca es nombrado Consejero de Interior con poder sobre los Mossos… Goya pintó el grabado 43 de la serie “Caprichos”. Se denominaba “El sueño de la razón produce monstruos”. Parece que la razón se ha dormido para una larguísima temporada.

El actor italiano Antonio de Curtis, más conocido por Totò tuvo muchas frases célebres. Destaco dos, una la traduzco, la otra no. A ver quién profundiza…

La demoscopia descansa en la errónea presunción de que las personas en general tienen una opinión.”

“Dove l’ignoranza urla, l’intelligenza tace. È una questione di stile: Signori si nasce… Stronzi pure!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here