Historia local de la chulería: Gabriel Rufián

Luis Artigue escritor

“Si no haces el gilipollas no existes” escuché una vez decir al gran Fernando Arrabal.

Asumiendo como propio ese aforismo a la vez chusco y metafísico, pero cogiéndolo sólo por su lado chusco, lo cierto es que la derecha parlamentarista española da de vez en vez histriones psiquiátricamente preocupantes, sí, pero propicios para figurar en la Historia Local de la Chulería; especímenes muy mediáticos cuya falta de elocuencia se disimula (supuestamente) con esparavanes bufonescos: por ejemplo el trajeado José María Ruiz Mateos, y su imitador postmoderno con americana color ceniza y camiseta negra marcabarrigacervecera, Gabriel Rufián.

Y es que, como bien escribieron en su día los dos venerados santos del comunismo –no creo que hoy llevaran coleta ni lazo amarillo, pero vale-Marx y Engels (fue en su librito titulado Los nacionalismos contra el proletariado), los nacionalistas siempre son de derechas…

Así las cosas, en este noviembre frío como el blusón de los domingos de Miquel Iceta, va Gabriel Rufián, rostro orondo como el 3% del sueldo de un diputado de la era Pujol, barba luciferina a lo Kiko Arguello, tez brillante y carmesí, aspecto general –con su formato de gitano andaluz fuera de forma y sus modos burdos del torero El Cordobés (padre) -como de actor de un anuncio de “de la cama también se sale, pero no será hoy”,y se pone a saludar al parlamento así, con los brazos abiertos, creyendo que el parlamento español entero es una plaza de toros…Sólo le faltó agacharse y saltar luego capote en mano haciendo la rana.

«Rufián, ese aspirante a diablo cojuelo del parlamentarismo cutre, viene a ser una pincelada infantil de artista de neuropsiquiátrico para decorar la política»

¡Cuán sería su sorpresa al ver que no le entonaban pasodobles y oles desde la platea sino que, en su lugar, la Presidenta le expulsó por miedo a que los diputados no separatistas le tiraran cacahuetes, lo cual queda feo!

Y es que parece que Gabriel Rufián ha crecido muy deprisa y sus padres ya no lo entienden: supongo que, ahora que la ciencia psíquica es capaz de detectar en los sujetos de histrionismo sintomático hasta un mal biberón, Sigmund Freud, al fijarse en Rufián,seguramente creería ver un poco a sus padres, justo al llegar éste a casa desde el Congreso de los Diputados, diciendo aún con sus gestos y maneras una y otra vez “los abuelos tuvieron una guerra civil y vosotros una dictadura, ¿y yo, qué?… ¡Jope, yo quiero una guerra civil para mí solo!”.

Sí, hay mucha gente que se indigna con la chulería parlamentaría supuestamente izquierdosíosima de Gabriel Rufián, pero he de reconocer que, a algunos, nos hace gracia como se pone en ridículo: Rufián, ese aspirante a diablo cojuelo del parlamentarismo cutre, viene a ser una pincelada infantil de artista de neuropsiquiátrico para decorar la política, ya de por sí esperpéntica, de esta farra neoliberal post-dictadura repleta de corruptelas y, sí, exenta de altura de miras…

Oh, por favor, no nos prive del espectáculo, señor Rufián, siga minusvalorándose y le darán una pensión por discapacidad enseguida.

Artículo anteriorPiel fina
Artículo siguienteAtentado 17-A: el juez Andreu dio manga ancha a la Guardia Civil desde el primer momento
Luis Artigue (León, 1974) es licenciado en filología hispánica, y amplió estudios en la Universidad de Toronto. Como escritor ha publicado cinco poemarios (entre ellos TRES DOS UNO... ¡JAZZ!, Premio Ojo Crítico, LOS LUGARES INTACTOS, Premio Arciprete de Hita y LA NOCHE DEL ECLIPSE TÚ, Premio Fray Luis de León), y cinco novelas (entre ellas CLUB LA SORBONA, Premio Miguel Delibes, y DONDE SIEMPRE ES MEDIANOCHE, Premio Celsius). Asimismo ha publicado más de mil artículos(El País, ABC, Leonoticias, La Crónica-El Mundo, Diario de León, Asturias Diario, Infobierzo, Latra Internacional), y, en febrero de 2020, verá la luz su nueva novela, un biopic pulp sobre el trompetista Miles Davis que llevará por título CAFÉ JAZZ EL DESTRIPADOR (https://twitter.com/cafejazzed)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here