¿Hacemos una porra a ver si cae antes Podemos o Venezuela?

Luis Artigue escritor

Pues bien parece que la democracia venezolana se ha caído a un pozo y van a tener que ir los mineros de enmelonados cojones a rescatarla.

Así las cosas, hoy os contaré la historia de la democracia (o eso) en la valleinclanesca tierra bolivariana.

Sí, he aquí la apresurada crónica de cuando el mesías Tirano Banderas Hugo Chávez murió enfermo, calvo y lejos, y le sustituyó su ungido Peseto Loco el Bigotudo.

Y es que hubo unas últimas elecciones las cuales el presidente Maduro Peseto Loco perdió, y, como no tenía así ya mayoría en la asamblea nacional venezolana, esto es, como ya no le gustaba la ley de su país, decidió cambiarla a conveniencia y por decreto para que dejaran de llevarle la contraria a él y a su bigote (así es la democracia en la tierra del realismo mágico, como bien nos enseñó su inventor primero Valle Inclán)…

Desde entonces a esta parte,Venezuela (primer referente en el imaginario de Podemos precisamente porque en Venezuela sí hay una política movida de la de antes con su sed de justicia, sus líderes, sus revueltas y sus cadáveres, y no como en estos países amariconados de Europa y América del Norte dirigidos por un puñado de aburridos funcionarios con aspecto de contables de esos que consideran obscena violencia sexual ponerse un enema con los ojos abiertos y con la luz del baño encendida) es un país con petróleo, pesca, turismo y demás recursos que pasa hambre, en el que no hay dinero para pan ni para medicamentos, y en el que la gente ya sale andando y con lo puesto hacia la frontera más próxima con la misma velocidad desesperada que si los persiguieran un equipo de proctólogos vestidos de buzo.

Pero Peseto Loco el del bigote mostacho, aunque con su gente y con la mitad de los líderes del mundo en contra, dice que ande yo caliente ríase la gente, y que de la burra no le baja a él ni dios…

Cuando la cosa de la desesperación política y social ya llega al delirio, apoyándose en la constitución del país, esto es en la ley vigente, ha llegado el presidente de la asamblea venezolana, ha denunciado el tejemaneje legal de Peseto Loco, le ha destituido y se ha autoproclamado presidente (sin embargo con un gesto ya les ha dicho a ambos el jefe de los tres ejércitos de Venezuela que “para autoproclamado lo que yo tengo aquí colgado”)…

En seguida al mundo, como lo que le sobra son ganas de juerga bélica porque la paz es muy aburrida, se engalla: China, Rusia, Turquía e Irán apoyan al mostachudo Peseto Loco; EE.UU, Canadá, Europa y los países vecinos de Venezuela apoyan al presidente de la asamblea Juan Guaidó, y España está a punto de hacerlo si a Pedro Sánchez le deja Podemos

Y así ya está todo preparado para que caiga Venezuela (coincide con el momento en que dimite Errejón, Espinar y demás, mira tú que casualidad) a la vez que cae Podemos…

Sin embargo hay quien dice que ahora no va a caer Venezuela, sino que ya cayó el día en el que murió Chavez.

Y hay quien dice que Podemos no acaba de caer ahora con lo de Errejón y Espinar, sino que se fue a la mierda ideológica ya el día en el que hubo que votar democráticamente si era aceptable o no que Pablo e Irene ingresaran en la casta y se compraran una buena dacha como dios manda en Galapagar…

Esto de la política da tantas vueltas que ya marea. Pedro Sánchez no deja de flipar con todo esto.

Y, mientras, tan lejos y tan cerca como un cielo de tormenta, tan joven y tan viejo como los Rollings Stones, ante la tele de plasma está Mariano Rajoy fumándose un purazo tamaño póster mientras musita entre dientes “yo de esto ya me he librado”. Chis pum. Oh yeah.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here