Graves disturbios al finalizar un segundo macrobotellón por las fiestas de Barcelona

El ambiente fue distendido hasta que, pasadas las 4.00 horas de la mañana, un grupo de jóvenes empezó a tensar el ambiente, finalizando la jornada con graves altercados entre ellos y contra la policía.

Graves disturbios al finalizar un segundo macrobotellón por las fiestas de Barcelona
Imagen de uno de los coches destrozados esta pasada madrugada en la Avenida de María Cristina (Barcelona) / @GUBCNCSIF

Por segunda noche consecutiva, en el marco de las fiestas de La Mercè, miles de personas se volvieron a reunir la madrugada de este sábado en un macro botellón multitudinario en la intersección entre la Plaza Espanya y la Avenida de Maria Cristina de Barcelona. El ambiente fue distendido hasta que, pasadas las 4.00 horas de la mañana, un grupo de jóvenes empezó a tensar el ambiente, finalizando la jornada con graves altercados entre ellos y contra la policía: peleas entre los concentrados con una decena de heridos leves por arma blanca; lanzamiento de botellas, adoquines y otros objetos contundentes a la policía; los cristales de la fachada del Palacio de Congresos rotos, y árboles y coches quemados.

Pasada la medianoche se comenzaron a ver escenas de vandalismo y peleas, y la situación se fue tensionando y complicando a medida que avanzaba la madrugada. Hubo algunos apuñalamientos y peleas con botellas de vidrio que dejaron varios heridos leves, así como varias agresiones sexuales, según han confirmado fuentes no oficiales a esta redacción. También se arrancaron señales de tráfico, lanzamientos de mobiliario en las fuentes de la avenida, y robos de móviles y carteras.

A la espera de la valoración definitiva de los daños

El Ayuntamiento de Barcelona y la Guardia Urbana tienen previsto hacer balance de los daños, detenido y heridos esta mañana. Mientras, el sindicato Csif ha emitido un primer comunicado en el que hablan de vehículos policiales con las lunas rotas y al menos 11 detenidos y 11 heridos en las peleas. Este sindicato cita la asistencia al botellón en 25.000 personas. Cuando el ambiente estaba ya muy descontrolado, equipos antidisturbios de la Guardia Urbana, la UREP, y también furgonetas del ARRO de los Mossos d’Esquadra, han intentado dispersar los grupos de jóvenes que seguían de “fiesta”. Fue entonces que empezó la batalla campal más dura entre jóvenes y policías. Hasta casi las seis y media no se ha recuperado la calma en Plaza de España.

publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here