Finalmente, muere uno de los dos georgianos apuñalados en la Mina

Los Mossos d’Esquadra siguen investigado el móvil de dicha trifulca entre dos georgianos y miembros de un clan de etnia gitana

Finalmente, muere uno de los dos georgianos apuñalados en la Mina
Una de las víctimas del apuñalamiento de la Mina ha fallecido en el hospital del Mar

Uno de los dos hombres apuñalados este domingo en una pelea en el barrio de La Mina de Sant Adrià de Besòs (Barcelona) ha fallecido en el hospital fruto de las heridas. La víctima, de 30 años y de origen georgiano, ingresó en el hospital del Mar, en estado muy grave tras ser apuñalado por miembros de un clan de etnia gitana, presuntamente vinculados con el tráfico de drogas.

Guerra campal en la Mina

La pelea se produjo pasadas las 18h de este pasado domingo 11 de agosto, cuando dos hombres de nacionalidad georgiana – según la policía, posibles conseguidores habituales de heroína—, resultaron brutalmente apuñalados en la Mina en lo que, según fuentes policiales, podría tratarse de un ajuste de cuentas entre clanes de etnia gitana vinculados al narcotráfico, y el colectivo de georgianos, relacionados con delitos de robo y hurto en viviendas que, desde hace meses, se han instalado en este barrio de Sant Adrià de Besòs.

Tras la agresión, vecinos de la Mina vinculados a los clanes de etnia gitana que participaron en la pelea, realizaron batidas por el barrio dedicándose a apalear a ciudadanos georgianos, toxicómanos y a clientes habituales de algunos camellos de la Mina.

Investigación en marcha

Los Mossos han abierto una investigación para esclarecer el origen y los motivos de la trifulca mortal, pero las primeras informaciones oficiosas apuntan a que los vecinos de la Mina que participaron en la reyerta creyeron que los georgianos eran confidentes de la Policía.

También este domingo hubo lanzamientos contra furgonetas de la BRIMO (antidisturbios) en el barrio, sin que hubiese heridos, según fuentes policiales.

Hasta el momento, la actividad criminal se había multiplicado en el barrio ante una apatía policial absoluta, pero de unos meses a esta parte, la Mina vive descontrolada y, como dice un agente de la Brigada Móvil (antidisturbios), «Nos hacen dar vueltas por el barrio, en dos furgonetas, sin saber a dónde vamos ni contra quién hemos de ir».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here