Falsificaban recetas para conseguir ansiolíticos y revenderlos

Farmacéuticos del distrito de Nou Barris (Barcelona) habían alertado del aumento de recetas falsificadas. Tres jóvenes fueron detenidos por la falsificación y reventa de los ansiolíticos que adquirían ilícitamente

Falsificaban recetas médicas para conseguir ansiolíticos y revenderlos
Revendían los ansiolíticos en el mercado negro / Imagen de archivo

Los Mossos d’Esquadra detuvieron este martes a tres jóvenes por falsificar recetas médicas para conseguir ansiolíticos y luego revenderlos. Este tipo de medicamentos multiplican considerablemente su valor en el mercado negro para utilizarlos mezclados con droga o bebidas gaseosas.

Durante las últimas semanas, y gracias al trabajo conjunto de la comisaría de Nou Barris y los farmacéuticos de la zona, se tuvo conocimiento de un aumento de recetas falsificadas en diferentes farmacias de dicho distrito. A raíz de ello, se estableció un dispositivo durante varios días para localizar y detener a los presuntos autores, dos de ellos menores de edad.

El aviso del farmacéutico fue clave

El pasado martes por la tarde, el trabajador de una farmacia alertó a los Mossos del comportamiento sospechoso de un joven que acababa de comprar una caja de ansiolíticos. Los agentes hicieron una búsqueda por el barrio y, gracias a la cuidadosa descripción que había hecho el farmacéutico, localizaron al joven y a otros dos, mientras intercambiaban un papel y una caja.

publicidad

Una vez identificados, los policías hicieron un registro donde decomisaron dieciocho recetas presuntamente falsificadas que se encontraban entre libros escolares y dos cajas de ansiolíticos.

Con roles y jerarquías diferenciadas

Cada uno de ellos tenía roles diferenciados, mientras uno guardaba las recetas, el otro hacía tareas de vigilancia y el último entraba en los establecimientos para adquirir los medicamentos. Los agentes comprobaron que quien firmaba las recetas no constaba como colegiado con el número que aparecía o que no trabajaba en el centro médico desde donde supuestamente las emitía.

Los Mossos aconsejan a los farmacéuticos que sospechen de todas las recetas que no sean electrónicas y recomiendan que antes de facilitar cualquier medicamento, hagan las comprobaciones pertinentes para asegurarse de que no son recetas robadas o falsificadas. Los detenidos menores quedaron en libertad a instancias de la Fiscalía de Menores y el mayor de edad pasó a disposición judicial, y posteriormente fue puesto en libertad con cargos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here