Éxtasis, la droga del fin de semana

Según el Plan Nacional de Drogas del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, el éxtasis se consideraría una droga de uso minoritario y cuyo consumo incrementa durante los fines de semana.

Éxtasis, la droga del fin de semana
Varias modalidades de pastillas de éxtasis

El 3,4-metilendioximetanfetamina, comúnmente conocido como MDMA o éxtasis, es un derivado de la anfetamina, definido por el ‹National Institute on Drug Abuse› como una droga sintética que actúa como estimulante y alucinógeno. Según han detallado fuentes del Cuerpo Nacional de Policía a eltaquigrafo.com, el MDMA se popularizó dentro de algunos colectivos en Estados Unidos en las décadas de los 70-80. Sin embargo, en España no fue hasta finales de los 90 que se llegó a un pico de consumo generalizado en toda la península; hasta entonces, el consumo se había focalizado en grandes urbes como Madrid y Barcelona, y zonas turísticas, como las Islas Baleares. 

Hacia finales de esa década, el MDMA se expandió por el resto de la península, a partir de lo cual se vulgarizó su consumo en sus diversas modalidades (pastillas, polvo, cristal, éxtasis líquido, etc.). En la actualidad, esta droga sintética, que fue concebida a principios del siglo pasado como un compuesto encaminado a sintetizar medicamentos que controlaban hemorragias, ya ha calado en todo el territorio pero, aun así, su consumo sigue siendo muy minoritario en España, incrementándose durante los fines de semana. 

Una droga de segunda

Aunque durante los últimos años, según datos de la Policía Nacional, se ha percibido un aumento del consumo de éxtasis, sobre todo en ciudades como Barcelona y como consecuencia directa del aumento de narcopisos, el consumo de esta droga sigue siendo minoritario en España, según concluye el Plan Nacional de Drogas del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. 

Esta afirmación se establece tras comparar el consumo de MDMA con el de otras drogas mucho más presentes en nuestro país, como la cocaína o el cannabis. En esta línea, los datos estadísticos que aporta el Informe sobre Drogas de 2019 elaborado por el referido Ministerio, muestran un consumo, entre jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y 34 años, sólo del 1,2% de MDMA, frente al 18,3% de cannabis o el 2,8% de cocaína. 

Aun así, este mismo informe reconoce que el consumo de éxtasis aumenta durante los fines de semana, convirtiéndose en una droga a la que se acude para salir de fiesta y mezclar con bebidas alcohólicas. Dicho estudio comprobó que durante los fines de semana había más residuos de esta droga en grandes urbes y en zonas de ocio nocturno, conciertos o festivales, que entre semana. 

Numerosas incautaciones

Según datos que la Policía Nacional ha proporcionado a este medio, todo lo narrado se refleja en los datos derivados de las intervenciones policiales encaminadas a interceptar ingentes cantidades de esta sustancia ilegal en nuestro país. En este sentido, se continúan interviniendo grandes alijos de MDMA en sus diversas modalidades. 

Concretamente, los investigadores de la Sección de Estupefacientes de la Brigada Provincial de la Policía Judicial (BPPJ) de Barcelona, junto con la Guardia Civil, procedieron a la incautación de 72.125 pastillas de éxtasis y 7,2 kg de MDMA en cristal, en una operación llevada a cabo en 2017, coincidiendo con el momento de máximo esplendor de los narcopisos del Raval

A lo largo de este 2019, han seguido las incautaciones de esta sustancia ilegal en diversas cantidades y formatos, habiéndose producido importantes intervenciones hasta la fecha. 

Dificultad de intervención 

Según afirman fuentes policiales, la investigación policial llevada a cabo para perseguir el tráfico ilegal de MDMA se caracteriza por tener un plus de complejidad, especialmente, «porque, como se ha comentado, estas sustancias se distribuyen en diversos formatos, lo cual facilita su posible camuflaje y dificulta enormemente su detección. Asimismo, el mercado de las drogas sintéticas se reinventa constantemente, apareciendo nuevos compuestos que se van popularizando y que gozan de un lapso temporal de impunidad hasta que se empiezan a hacer visibles sus efectos en la salud de los consumidores».

Por lo tanto, hay que tener en cuenta, insisten las mimas fuentes, que el mercado del MDMA y, en general, el de las drogas sintéticas, es muy cambiante y se innova constantemente, existiendo productos y sustancias de este tipo en todas las partes del mundo, ya que son drogas que se pueden crear en cualquier lugar debido a su origen sintético y no son necesarias, pues, unas condiciones climáticas y de fabricación concretas, como sucede con otras sustancias. 

El papel que juega España

España es un país consumidor, concentrado sobre todo durante los fines de semana, pero no se erige como fabricante ni principal distribuidor, estando dicho negocio en manos de otros países europeos del norte y el este del continente. 

Como dato relevante respecto a la distribución de MDMA llevada a cabo en España, la Policía Nacional destaca que el beneficio que obtienen los traficantes dedicados a ello, y según datos de la Tabla de Precios y Pureza de Drogas en el Mercado Ilícito del segundo semestre de 2019, elaborada desde el Ministerio de Interior, se indica que el precio medio de la dosis de MDMA (250 mg) es de 10,47 euros.

Países Bajos y Bélgica son los principales países europeos donde se fabrica y desde donde se distribuye el éxtasis. Y, en concreto, estos países distribuyen dicha droga a todo el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here