Estafas y ‹phishing›, ciberdelitos más comunes con la COVID-19 como gancho

Las estafas, el robo de credenciales mediante ‹pishing› y los ficheros maliciosos son los ciberdelitos más frecuentes desde que se decretó el estado de alarma, según se recoge en un análisis realizado por la Oficina de Coordinación Cibernética del Ministerio del Interior.

Estafas y ‹phishing›, ciberdelitos más comunes con la COVID-19 como gancho
Este sábado, la Guardia Civil detenía a un ciberdelincuente en Vigo (Pontevedra) | GC

Inmediatamente después de comprobar que la crisis sanitaria por el coronavirus había vaciado las calles de delincuentes, disminuyendo el número de los hurtos y los robos con violencia cerca de un 80%, las autoridades, como recogió este medio, ya advirtieron del crecimiento, en contra, de los ciberdelitos. 

Tras más de 40 días de confinamiento, la Oficina de Coordinación Cibernética (OCC) del Ministerio del Interior ha realizado un estudio en relación con los ciberdelitos más comunes en este momento y, de este modo, poder o intentar prevenirlos. Según su análisis, las estafas, el robo de credenciales mediante phishing y los ficheros maliciosos encabezan la lista de ciberataques más comunes utilizando como gancho el coronavirus. 

En todo el mundo 

El análisis de la OCC se extiende del pasado 13 de enero al 20 de abril y revela que «el incremento de la cantidad de personas que llevan a cabo su ocupación laboral en el modelo de teletrabajo» ha provocado un cambio en la modalidad de los ciberataques. 

Las estafas, seguidas del robo de credenciales mediante phishing y de los ficheros maliciosos, encabezan la lista de los ataques más comunes detectados en todo el mundo y, por supuesto, también en España, relacionados con el coronavirus. En menor medida, también se están detectando actividades de ransomware (secuestro de dispositivos con petición de rescate) y de extorsión.

El análisis de la OCC destaca, además, el número de dominios registrados bajo el paraguas COVID-19, que llegó a su pico máximo el 20 de marzo, con 5.000 registros al día, bajando hasta los 1.800 nuevos dominios diarios la semana pasada.

Estafas por Internet 

Según el portal oficial del Ministerio del Interior, la tipología de estafas por Internet puede ser de muchos tipos y tiene que ver con diferentes aspectos, «falsas amistades, falsas parejas, falsos matrimonios, falsas campañas benéficas, falsas compras, etc.». El estafador, que normalmente utiliza un nombre y correo electrónico falso, cuando obtiene el importe deseado, interrumpe la comunicación y desaparece con el dinero.  

Durante el confinamiento, se ha apreciado, según el Ministerio, coincidiendo con informaciones anteriores de los cuerpos policiales, un gran incremento de portales web y direcciones relacionadas con el coronavirus. En este sentido, algunas de las estafas más destacadas han sido las falsas campañas benéficas y la falsa venta de productos sanitarios de prevención al contagio de la COVID-19 (sobre todo, mascarillas y gel desinfectante). 

En este sentido, la Policía Nacional detuvo durante esta cuarentena a un hombre de nacionalidad china como presunto autor de una ciberestafa tras vender, a través de una aplicación de compraventa, un pack con 22 mascarillas quirúrgicas, por 600 euros, que la compradora nunca recibió. 

Robo de credenciales 

En segunda posición, tras las estafas, el informe de la OCC sitúa el robo de credenciales mediante la técnica del phishing. Este es un término informático que denomina a un conjunto de técnicas que persiguen el engaño a una víctima, haciéndose pasar por una persona, empresa o servicio de confianza, para manipularla y conseguir que realice acciones que no debería realizar, normalmente, con fines económicos. 

De este modo, el delincuente consigue que la víctima revele información personal, como podrían ser contraseñas, datos de sus tarjetas de crédito o de la seguridad social, así como número de cuenta bancaria, entre otros. 

En este sentido, durante las últimas semanas, Google ha detectado 18 millones de intentos diarios de malware y phishing en su servicio de correo electrónico. La mayoría de las estafas que usan el coronavirus como gancho llegan a través de correos de phishing, advertía Google esta semana. Durante esta cuarentena, se difundió un correo malicioso, haciéndose pasar por la empresa Endesa, en el que se pedía a los clientes que ingresaran un extra si no querían perder el servicio que les ofrecía la eléctrica. 

El análisis de la OCC también sostiene que «en muchas ocasiones, las páginas maliciosas recurren a temáticas que, supuestamente, ofrecen información sobre la COVID-19, así como ofertas de suministros, de equipos de protección individual o de donaciones para la Organización Mundial de la Salud (OMS) u otras organizaciones de ayuda y ONG» para estafar y obtener un beneficio económico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here