Encuentran restos de cocaína en 11 de los 12 baños del Parlamento británico

El hallazgo de las trazas de droga se ha producido a la vez que el primer ministro Boris Johnson presentaba su plan de ayuda contra la drogadicción

Hatan restos de cocaína en los baños de Westminster
Imagen de archivo del Parlamento británico l EP

El Sunday Times ha revelado que en al menos 11 de los 12 baños públicos que hay en la sede de la Cámara de los Comunes en Londres se han encontrado restos de cocaína, lo que sería la prueba irrefutable del consumo de droga habitual en Westminster. El presidente de la Cámara, sir Lindsay Hole, ha anunciado que denunciará estos hechos ante la Policía metropolitana de manera inmediata.

Denuncia e investigación

Hole se mostró públicamente consternado por la revelación del consumo de cocaína en las instalaciones del Parlamento, y concluyó que era su deber, pese a lo «embarazoso» del hecho, ponerlo en conocimiento de la policía para que se inicie la investigación correspondiente.

El estricto protocolo que rige en la sede del Parlamento británico, vigente desde la época victoriana, hace que la lista de personas que pueden acceder a las instalaciones de Westminster sea muy escueta. Sin embargo, el acceso a los baños es mucho más generalizado ya que pueden usarlos, además de las y los miembros de la cámara, todos los y las funcionarias, los miembros de los equipos de los parlamentarios, así como periodistas y otros trabajadores de las instalaciones.

7 años de cárcel por el consumo de drogas

Hay que señalar que Reino Unido es uno de los países que tiene una legislación penal más dura contra el consumo de drogas, incluso de forma recreativa. Se estipula para los consumidores de drogas Tipo A, drogas catalogadas como “duras” donde se encuadraría la cocaína, penas de cárcel que pueden llegar hasta los 7 años y cuantiosas multas. Para los traficantes la pena puede ser incluso de cadena perpetua.

publicidad

Fiestas clandestinas

Los partidos de la oposición al gobierno británico no han tardado en aprovechar la ocasión para criticar al primer ministro por una serie de fiestas celebradas por su equipo gubernamental en pleno confinamiento por el Covid.  Aun así, Boris Johnson, que ha reconocido haber consumido cocaína y marihuana en su juventud, promete mano dura también con los consumidores de drogas, y en su plan de lucha –presentado el mismo día que se hizo público el escándalo de los baños- y prevé quitar el pasaporte y el permiso de conducir a quienes la usen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here