En libertad los turistas acusados de drogar y abusar de dos chicas en Barcelona

El juez impone una orden de alejamiento respecto de las denunciantes y les prohíbe salir del área Schengen mientras dure la investigación, por lo que pueden irse de España y regresar a Italia, su país de origen.

En libertad los turistas acusados de drogar y abusar de dos chicas en Barcelona
Un agente de la Policía catalana, entrando en un coche patrulla | MOSSOS

La juez de instrucción, número 10, de Barcelona, en funciones de guardia, ha dejado en libertad con cargos a los dos turistas italianos acusados de drogar y abusar de dos chicas, la semana pasada, en Barcelona. Celebrada la comparecencia, la magistrada acordó orden de alejamiento e incomunicación con las dos denunciantes y prohibición de salida del territorio Schengen, lo que implicaría que ambos detenidos, investigados por un delito de abuso sexual, podrían abandonar España en cualquier momento y regresar a Italia.

Según ha informado este lunes el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), la titular del juzgado de instrucción, número 10, de Barcelona, que estaba de guardia el pasado sábado, ha ordenado también a los dos detenidos, ambos de 23 años, que estén a disposición del juzgado de instrucción —que será el número 24 de la capital catalana— siempre que sean requeridos, pues la investigación continúa abierta.

El juez del 24 seguirá ahora con las diligencias por un delito de abuso sexual cometido supuestamente por cada uno de los dos detenidos, a la espera de los resultados de varios informes forenses.

Niegan haberlas drogado

Los hechos ocurrieron la tarde del 16 de agosto, cuando dos chicas estaban con un grupo de amigas en un local de Sant Adrià de Besòs (Barcelona) y conocieron a unos chicos que estaban sentados en la mesa de al lado.

La madrugada del 17 de agosto, las dos víctimas, en un estado de confusión y aturdimiento, se despertaron cada una en su casa. Al intentar reconstruir lo ocurrido desde que habían conocido a los chicos en el local, se dieron cuenta de que sólo podían recordar que, en algún momento, estaban totalmente desnudas en otro piso, en compañía de dos de los chicos. En su esfuerzo por reconstruir qué había pasado, sólo podían recordar que los arrestados estaban en actitud de mantener relaciones sexuales, aprovechándose de su estado de indefensión y desconcierto. Ninguna de las dos era capaz de recordar cómo habían conseguido irse del piso y cómo habían llegado a su casa. Más tarde y por una aplicación móvil supieron que había sido con un servicio de taxi.

Cuando las dos amigas hablaron para compartir lo que les había pasado coincidieron en el hecho de encontrarse en el mismo estado de confusión. Entonces, se dirigieron a un centro hospitalario de Barcelona, donde les hicieron varias pruebas. La analítica reveló que ambas habían consumido, de forma involuntaria, algún fármaco que contenía benzodiazepinas. Estos medicamentos actúan principalmente sobre el sistema nervioso y provocan efectos sedantes, amnésicos o relajantes. Normalmente se prescriben para tratar el insomnio o la ansiedad.

Ante la jueza de guardia, ambos sospechosos admitieron que hubo un encuentro sexual con las víctimas en el apartamento turístico que ellos habían alquilado, pero aseguraron que se trató de relaciones consentidas, sin aclarar de dónde procedían las substancias psicotrópicas que se hallaron en los análisis que se practicaron horas más tarde a las mujeres, según ha confirmado El Periódico.

A punto de volver a Italia

La Unidad de Investigación del distrito del Eixample de Barcelona de los Mossos d’Esquadra, al mando del caso, aceleró las gestiones ante la inminencia de que los turistas regresaran a su país de origen. Gracias a la descripción ofrecida por las víctimas lograron identificar a los supuestos agresores a través de las redes sociales, así como el domicilio donde se habría producido el abuso, ubicado en el distrito del Eixample. El propietario de un AIRBNB confirmó que hospedaba a unos jóvenes italianos, que la reserva estaba a nombre de uno de los dos sospechosos y concretó el encuentro con los agentes de la Policía catalana, sin que los jóvenes supiesen nada, momento en el que quedaron detenidos.

Los dos turistas ingresaron en los calabozos de la comisaría de Les Corts el pasado miércoles 23, después de negarse a declarar ante los investigadores. Como informa el citado medio, ambos mantuvieron la boca cerrada durante las 72 horas que transcurrieron de arresto policial. El día 20, pasaron a disposición del juzgado de instrucción, número 10, de guardia. Entretanto, las respectivas familias se habían movilizado desde Italia y habían contratado abogados. 

Ante la jueza en funciones de guardia, insistieron en que el encuentro había sido consentido sin dar explicaciones acerca de las sustancias que hallaron en el cuerpo de ambas jóvenes. La magistrada acordó, finalmente, dejarles en libertar con cargos y pudieron regresar a Italia, aunque la investigación permanece abierta por un delito de abuso sexual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here