En Barcelona todas somos putificables

Núria González
Núria González

¿Alguien se imagina unas jornadas organizadas por un sindicato ilegalizado por ser su principal actividad ilegal, al que acudieran representantes de todos los partidos políticos como participantes, y además estuviera organizado por una administración pública? Pues eso es exactamente lo que va a pasar el próximo 8 de junio en Barcelona.

Bajo el tan surrealista título de “Trabajo sexual, derechos laborales y sindicación”, se celebrarán este próximo sábado unas jornadas organizadas por el ilegalizado sindicato OTRAS (ilegalizado por la Audiencia Nacional el pasado noviembre por atentar contra la libertad sexual, precisamente), y donde colabora, como no, el Ayuntamiento de Barcelona, con su alcaldesa en funciones a la cabeza, la mayor entusiasta de la regulación de la prostitución de toda España, con diferencia. Algún día nos enteraremos de por qué, o eso espero.

Colabora con dinero público, por supuesto. Igual de público que aquellos 25.000 euros aproximadamente que fueron a parar a la Asociación APROSEX entre 2015 y 2017, otra de las organizadoras de la jornada, para organizar cursos de “como iniciarte en la prostitución” o el célebre “aprende a hacer las mejores mamadas”, que incluían prácticas reales de lo aprendido con entusiastas voluntarios.

En el desarrollo de dicho encuentro se ha organizado una “mesa política” a la que acudirán todos los partidos excepto VOX y el Partido Popular. El resto, acudirán orgullosos bajo sus siglas a participar en un debate organizado para defender que la explotación sexual de las mujeres, es un trabajo, que la violación previo pago de miles de mujeres y niñas en nuestros país (algunos estudios elevan el número a 100.000 mujeres) en lugar de ser abolido tiene que ser promocionado como salida laboral empoderante, sobre todo para las pobres, y que las víctimas de trata, el 90% de las mujeres prostituidas, de las que necesita nutrirse el mercado del puterío para satisfacer la demanda de miles de puteros al día (4 de cada 10 hombres en España), en realidad están ahí porque quieren o cumpliendo generosamente una función social.

Los participantes en esa mesa política son Ciudadanos, Podemos, Esquerra Republicana, los “Comunes” (como no) y una señora llamada Nuria Arroyo, que es una conocida militante del PSOE, pero que ha decido acudir en calidad de “doctora en derecho”.

Los partidos políticos se sentaran en una mesa a debatir sobre cuál es la mejor manera de sacar rentabilidad del cuerpo de las mujeres

Dicen por ahí que cuando vieron las siglas del PSOE en tan “folklórico” programa a alguna se le pusieron los pelos de punta, levantaron el teléfono rojo y obligaron a la doctora a participar en calidad “individual”. Yo lo entiendo; ser el partido responsable de la legalización del sindicato de la prostitución OTRAS que organiza las jornadas (aquel inolvidable “gol por la escuadra”), participar en una mesa para blanquear el negocio de la explotación sexual de seres humanos, luego autodenominarse “partido abolicionista” y pretender que alguien se lo crea, es demasiado. Pero al final, ahí está ella participando.

El caso es que todas las representantes de estos partidos políticos (diputadas, regidoras y “activistas”) se sentaran en una mesa a debatir sobre cuál es la mejor manera de sacar rentabilidad del cuerpo de las mujeres, otra vez, y ya de paso, como el Estado, que se convertiría en estado prostituyente en el mismo momento que reconociera que el consentimiento sexual se puede sustituir por un billete, podría sacar rentabilidad fiscal de esos 4.100 millones de euros que genera la prostitución en España, nada menos que el 0,35% del PIB al que Hacienda, de momento, no pega dentellada. Y con los tiempos que corren, ya sabemos que hay muchos que piensan que eso es directamente un despilfarro.

Y todo este debate moderado por una de las caras más conocidas del ilegalizado sindicato OTRAS. Ferviente persona defensora de que la prostitución es un trabajo “normal”, ella misma en sus redes sociales reproduce ofertas de trabajo en este sector. La última que pudimos ver era, literalmente, “sentir el sabor de 100 corridas de tíos diferentes en la boca y que te paguen 300 euros”. Perdón por la explicitud pero transcribo literalmente la oferta para que no se nos vaya a escapar ni un detalle. Igual si todo les funciona como pretenden acabamos viendo este tipo de “ofertas laborales” en Barcelona Activa. Todo muy normal. Todo muy feminista.

En Barcelona todas somos putificables

Si no fuera porque es terriblemente real, el panorama que acabo de describir sería surrealista, como he dicho al principio. Sin embargo, lo más sórdido del asunto es que este show esperpéntico se produce en plenas negociaciones por ver quién va a tener la vara de mando en el ayuntamiento de Barcelona los próximos cuatro años. Los dos principales partidos implicados en esa negociación participan en esta jornada de la vergüenza, donde legitiman al muy poderoso lobby putero simplemente con su asistencia, dándole rango de interlocutor válido y legítimo.

“Celebremos” pues, que tanto Barcelona En Comú como Esquerra Republicana de Catalunya parece que ya han encontrado, al menos, un punto en de encuentro en sus negociaciones, que es el absoluto desprecio por los derechos humanos de mujeres, niñas y niños consumidos por el sistema prostituyente. BeC, ERC y quien ofrece sus votos para que este modelo de ciudad convertido en destino preferente de turismo sexual del sur de Europa, y donde todas las mujeres somos putificables, se perpetúe y normalice.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here