El violador en serie de Barcelona no tenía antecedentes en España

Al presunto agresor se le atribuyen cinco delitos contra la libertad sexual ocurridos en los últimos meses en la capital catalana por los que el juzgado que instruye el caso ha decretado su entrada en prisión provisional sin fianza

El violador en serie de Barcelona no tenía antecedentes en España
El presunto autor material de varios delitos contra la libertad sexual ya se encuentra en prisión provisional | Mossos d'Esquadra

El violador en serie de Barcelona no tenía antecedentes penales en España, al menos por este tipo de delitos. Así lo han confirmado fuentes de los Mossos d’Esquadra a este medio. El hombre, de 32 años y nacionalidad colombiana, fue detenido por los agentes en el barrio de Gràcia como presunto autor de dos delitos sexuales durante la noche del viernes en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi. Una vez detenido, los Mossos comprobaron que el sujeto podría estar relacionado con otros tres episodios similares ocurridos en la Ciudad Condal en los últimos meses. 

Según fuentes de la investigación policial consultadas por eltaquigrafo.com se está indagando si el detenido, que ha ingresado en prisión provisional sin fianza, puede haber cometido delitos similares o si tiene antecedentes policiales o penales en Colombia. 

Un violador en serie

En total se le atribuyen cinco delitos sexuales (dos abusos y tres agresiones) cometidos durante los últimos meses en Barcelona. El primer abuso del que se tiene registro sucedió el 29 de noviembre del pasado año en la calle Girona. El 10 de enero de 2020, agredió sexualmente a otra víctima en la Calle Quevedo. Tan solo ocho días después, y a plena luz del día, cometió otra agresión sexual. 

Pero los hechos que han llevado a los investigadores hasta este presunto violador en serie fueron los ocurridos durante la noche del viernes, 22 de enero. Minutos antes de que se decretase el toque de queda, agredió sexualmente a una chica menor de edad en la calle Santaló. Poco después, en un domicilio cercano y con apenas una hora de diferencia, asaltó a otra joven en la Avenida Sarrià, que tuvo que ser trasladada hasta un hospital para ser atendida. Fue precisamente el escaso tiempo transcurrido entre ambos ataques y la cercanía entre las viviendas de las dos mujeres lo que llevó a los investigadores a sospechar que podría tratarse del mismo sujeto en ambos casos. 

Se hacía pasar por repartidor

Por estos presuntos delitos, el magistrado del Juzgado de Instrucción número 11 de Barcelona ha decretado su ingreso en prisión provisional sin fianza. “Los indicios de todos los hechos delictivos que se le atribuyen son claros”, reza el auto de prisión. Tal y como recoge este documento, el hombre fue captado por varias cámaras de seguridad en las zonas en las que se cometieron los diferentes delitos sexuales. Además, la geolocalización de su teléfono móvil lo sitúa en el momento y lugar en el que se cometieron cada uno de los asaltos. Pero, por si esto fuese poco, el propio detenido se encargó de grabar en vídeo una de las agresiones sexuales. En las imágenes “puede observarse la acción delictiva con toda claridad, y se observa la existencia de varios tatuajes en la mano que se corresponden con el mismo (el detenido), además de que la grabación se extrajo de su teléfono móvil, intervenido por los Mossos d’Esquadra”. 

En las cinco ocasiones, el violador utilizó el mismo modus operandi. “Simuló ser un repartidor de una famosa empresa lo cual no levantó la sospecha de las víctimas, que creyeron que se trataba de un repartidor de dicha firma”. Nada más lejos de la realidad. El atuendo que el agresor vestía, gracias a una subcontrata, le permitía entrar con las jóvenes en el portal sin levantar sospechas y, una vez dentro, asaltarlas sexualmente. 

1 Comentario

  1. El socialismo defiende que esta gente no tenga ni cadena perpetúa revisable, PPR, 25 años de cumplimiento integró ( esta por ver) pues no hay perpetúa para estos casos,mientras tanto con con 50 años de edad volverá a estar en libertad, se le mantendrá nuevamente con dinero público y en el momento que el quiera lo volverá a repetir.
    La, cadena perpetúa debería ser un derecho democrático…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here